End notes for the Reference version of Schevill & Bonilla's DON QVIXOTE, tomo III.

For formatting differences between these notes and those given in the original S-B version of the text, see the beginning of the notes for tomo I.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 457


NOTAS

    En esta Segunda Parte empleo las abreviaturas que siguen:

    B. A. E. = Biblioteca de Autores Españoles, de Rivadeneyra.

    N. B. A. E. = Nueva Biblioteca de Autores Españoles.

    R. M., u. e. = D. Francisco Rodríguez Marín: Edición crítica del Quijote = última edición, siete tomos, 1927-28.

    Clem. = D. Diego Clemencín: Edición del Quijote, seis tomos, 1833-39; los hijos y amigos de Clemencín publicaron los tomos IV-VI.

    Cort. = D. Clemente Cortejón: Edición crítica del Quijote, seis tomos, 1905-13.

    Cej. = D. Julio Cejador: La Lengua de Cervantes, Gramática y Diccionario, dos tomos, 1905-6.

    Cov.= Covarrubias: Tesoro de la Lengua Castellana.

    Para las Obras Completas de Cervantes (menos el cuarto y último tomo del Quijote) cito los diez y siete tomos publicados de esta edición, 1914-1934.

    El primer número de los que figuran a la izquierda de cada nota se refiere a la página, el siguiente a la línea del texto.

    Portada. Conde de Lemos: véase la nota en Pers. y Sig., I, 325; añad. el libro de Alfonso P. M. de Villena, Marqués de Rafal, titulado Un Mecenas español del


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 458

siglo XVII: el Conde de Lemos, etcét., Madrid, 1911; Otis H. Green, The literary Court of the Conde de Lemos at Naples, 1610-16, en la Hisp. Rev., I, 1933, págs. 290 y ss.; Azorín: Lemos y Cervantes, en Los valores liter., 1913, pág. 15 y ss.

    13-13.   En algunos ejempl. ha caído la g.

    13-23.   El texto: del.

    14-8.     Acerca de este Lic. Franc. Murcia de la Llana véase la nota en D. Q., I, 22-8; Pérez Pastor: Bibliogr. madrileña, III, 434.

    15-11.   Sobre el Doctor Gutierre de Cetina cons. la nota Viaje del Parnaso, pág. 135.

    17-16.   El texto: guadia.

    17-17.   No ha sido posible comprobar todas estas alusiones. Pausanias vió, durante sus viajes, varias estatuas levantadas a Dionisio (Baco) (a quien Cerv., I, 15, llama “el alegre Dios de la risa”), y hace mención también de fiestas que le dedicaron varios pueblos de Grecia; cons. la gran edic. de Pausanias publ. por Frazer, libr. II, xxiii-7; III, xix-6; VI, xxvi-1; VII, xxi-6, etcét. No he encontrado el mencionado libro de Bosio, tit. De signis Eccles.* En cuanto al pasaje aludido del primer libro de la obra De legibus, de Cicerón, es posible que Valdivielso se refiera a I, 8, donde el filósofo y orador romano dice que antes de emprender otro trabajo el que está preocupado por muchos cuidados, necesita el alivio de tranquilidad y holganza: opus est et cura vacare et negotio. El verso latino se encuentra en la conocidísima obra: Disticha de Moribus, nomine Catonis inscripta, cum Latina & Hispanica interpretatione; tengo delante la edic. de Londres, 1543.

Interpone tuis interdum gaudia curis,
ut possis animo quemvis sufferre laborem, p. 78.

*Del apéndice a este tomo (p. 511):

    Don Quijote, III, pág. 17-17: Debo a la atención de su Eminencia Mgr. Eugène Tisserant, Pro-Prefetto della Bibl. Apos. Vaticana la nota siguiente acerca de Bosio: “No he encontrado ningún libro impreso, titulado: De Signis Ecclesiae, atribuído a Bosio. Es posible que el autor fuese el Evangelista Bosio de Padua, O. S. A., el cual era Regente de los Estudios y Profesor desde 1569, hasta su muerte en 1593. (Vid. Encomiasticon Augustinianum, auctore R. P. F. Phil. Elssio..., Brux. I 1654.) Dicho Bossio publicó Theoremata Theologica, Roma, 1591. No se sabe que una obra suya De Sig. Eccl. llegase a imprimirse.”

Y del apéndice al tomo IV (p. 459):

    Don Quijote, III, página 458, nota 17-17: Por casualidad he encontrado en el desván de la Biblioteca Municipal de San Francisco de California, entre varios libros antiguos todavía sin catalogar, la obra de “Bosio”. Se titula: De Signis Ecclesiae Dei Libri XXIIII, auctore Thoma Bozio, Eugubino congregationis Oratorii Presbytero; in tres tomos divisi, Lugduni, 1594; Sumptibus Petri Landry. En la Bibl. Nat. de París se conserva un ejemp. de la edic. de 1592, Coloniae Agrip.

    17-24.   El texto: limpiando.

    17-30.   Valdiuielso: véase Viaje del P., 135 (3-13).


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 459

    20-29.   Sobre ediciones cervantinas, y acerca de la influencia que han tenido las obras de Cervantes en los países mencionados, cons. Leop. Rius, op. cit.; J. D. M. Ford and R. Lansing: Cervantes, a tentative Bibliogr. of his Works, etcét., Cambridge, Mass., 1931; Givanel y Mas, J.: Catáleg, etc., op cit.; G.-M. del Río y Rico: Catálogo Bibliogr. de la Sección de Cervantes de la B. N., Madrid, 1930; reseña del libro de Ford y Lansing en Romanic Review, XXIV, 2, 1933; J. Brimeur: Supplément français à la bibliogr. de Cervantes, en Rev. Hisp., XV, 1906, pág. 819 y ss.; M. Bardon: Don Quichotte en France au XVIIe et au XVIIIe siècle (1605-1805), 2 tomos, París, 1931; Esther J. Crooks: The Influence of Cervantes in France in the seventeenth Century, Baltimore, 1931; E. Mele: Per la fortuna del Cerv. in Italia nel Seicento, en Studj di Filologia moderna, II, 1909, pág. 229 y ss.; Farinelli: (1) Die Beziehungen zw. Spanien u. Deutschland in der Litt. beider Länder, Berlín,1892; (2) Divagazioni erudite: Italia e Spagna, pág. 221 y ss., Spagna a Germania, pág. 347 y ss., Torino, 1925; (3) Ensayos y Discursos de Crit. lit., etcét., 2 tomos, Roma, 1925, II, España y Francia, página 305 y ss.; E. Dorer: Cerv. u. seine Werke nach deutsch. Urtheilen, etcét., Leipzig, 1881; Fitzmaurice-Kelly: Cervantes in England, Londres, 1905; B. Croce, Saggi nella lett. del Seicento, pág. 125 y ss.

    22-13.   Márquez Torres publicó un libro titulado Discursos consolatorios al Excmo. Sr. D. Christoval de Sandoval y Rojas, Duque de Uceda, etcét. (llamándose el autor “Capellán maestro de Pajes” del Illmo. Señor D. Bernardo de Sandoval y Rojas, Card. Arz. de Toledo), Madrid, 1616. En su carta dirigida al Cardenal y fechada el 26 de marzo de 1616, Cervantes se llama “su humilde criado”. ¿Es posible que Márquez conociese a Cervantes en el palacio arzobispal, y que, con tal motivo, escribiese el elogio precioso de esta Aprobación? Véase también R. M. u. e., VII, apén. xxi; Pérez Pastor: Bibliogr. madrileña, tomo II, núm 1405.

    27-1.     En las Novelas (1613), las Comedias y Entremeses (1614) y en esta Segunda Parte del Quijote el Prólogo precede a la Dedicatoria, y es posible que se conservase el orden, tal como estaba en el manuscrito.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 460

    27-8.     Ya en la Portada Cerv. había tenido presente al personaje malvado de la pieza, es decir, al desconocido autor “natural de Tordesillas”, precaviendo a los lectores de los tiempos venideros que él sólo era el autor de la Primera y de la verdadera Segunda Parte. A pesar de muchas pesquisas no se sabe todavía quién era Alonso Fernández de Avellaneda. Véase la Introducción de este volumen.

    27-8.     No lo he dar: Comp. la nota más adelante, pág. 28-27.

    27-15.   Allá se lo aya: de estos dichos populares hay otros ejemp. en D. Q., I, 310-27, 350-2; comp. Cejador: Fraseología, II, 606; III, 223.

    27-17.   que me note de viejo y de manco: Las palabras de Avellaneda son: ... “con la copia de fieles relaciones que a su mano llegaron, y digo mano, pues confiesa de sí que tiene solo una; y hablando tanto de todos, hemos de dezir del, que, como soldado tan viejo en años cuanto moço en bríos tiene más lengua que manos, etcét .
    ... Y pues Miguel de Cervantes es ya de viejo como el castillo de San Cervantes, y por los años tan mal contentadizo, que todo y todos le enfadan, y por ello está tan falto de amigos, que, quando quisiera adornar sus libros con sonetos campanudos, había de ahijarlos, como el dize, al Preste Juan de las Indias, etcét.”
    La contestación de Cervantes de “no haber nacido su manquedad en ninguna taberna, sino en la más alta ocasión que vieron los siglos pasados etcét.”, recuerda uno de los romances del Cid (núm. 50 en la antología de Wolf; Men. y Pel.: Antología, VIII, pág. 91:

Calledes, hija, calledes, —que si un hijo me han muerto,
ahí me quedaban cuatro. No murió por las tabernas,
ni a las tablas jugando: mas murió sobre Zamora
vuestra honra resguardando.

    27-27.   que el soldado mas bien parece, muerto en la batalla, etcét.; comp. Pers. y Sig. II, 207.

    28-11.   la inuidia... de dos que ay: una es pecado


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 461

mortal, la otra es la emulación; comp. Saavedra Fajardo: Idea de un Príncipe polít. crist., empresa IX, sobre la invidia: “La emulación gloriosa, la que no invidia a la virtud y grandeza ajena, sino la echa de menos en sí, y la procura adquirir con prueba de su valor y ingenio, ésta es loable: no vicio, sino centella de virtud, nacida de un ánimo noble y generoso”.

    28-16.    familiar del Santo Oficio: el aludido “sacerdote” es Lope de Vega, que recibió órdenes sagradas en la primavera de 1614; y, por consiguiente, Cerv. no pudo perseguir a Lope como sacerdote en 1605, fecha de la Ira Parte del Quijote; el título de “familiar del Santo Oficio” le fué concedido a Lope probablemente en 1608.

    28-22.   De las novelas de Cerv. dice Avellaneda que son “más satiricas que exemplares, si bien no poco ingeniosas”. Poco favor tuvieron con Suárez de Figueroa, que dice en su Plaza Universal (1615, fol. 276) aludiendo a las Novelas entre otras obras, que combatieron con sus “dislates lascivos la virtud de las mujeres casadas, la castidad de las donzellas, y la preciosa honestidad de las viudas”. En cambio, para otros Cerv. era el “Bocacio español”. Lope no dejó de mencionarle, pero quizá solamente porque el nombre de Cervantes venía bien de consonante para el verso; vgr.: en El premio del bien hablar, I, x:

    ¿Cómo discreta? Cicerón, Cervantes,
ni Juan de Mena, ni otro después ni antes
no fueron tan discretos ni entendidos.

    En la dedicat. de sus Novelas a la Sra. Marcia Leonarda, Lope escribe: “también ay libros de novelas dellas traduzidas de Italianos, y dellas propias en que no le faltó gracia y estilo a Miguel de Cervantes”.
    Tirso, en el prólogo que puso Al bien intencionado vid. (Cigarrales de Toledo), parece aludir a las doce Novelas ejemp., de las cuales Cerv. había afirmado que eran “suyas propias, no imitadas ni hurtadas”. Tirso escribe: “También han de seguir mis buenas o malas fortunas doze novelas, ni hurtadas a las toscanas, ni ensartadas unas tras otras como procesión de diciplinantes”.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 462

En la comedia La fingida Arcadia (I, i), Tirso pone en boca de Angela este elogio:

    Notable falta hace agora
en nuestra España Cervantes.

    Y en El castigo de penséque leemos (I, x):

RODR. ¿Hay sucesos semejantes?
CHINCH.   Cuando los llegue a saber
Madrid, los ha de poner
en sus novelas Cervantes.


    De estas alusiones al gran novelista hay bastantes en las comedias de la época, pero casi siempre su nombre está indicado por la consonancia.

    28-27.   no se ha añadir: me parece justificado no corregir el texto; en D. Q., I, 270-9, se lee no hay pasar; en D. Q., I, 316-19: no hay usar; ahora bien, es posible que se confundiesen en el habla del vulgo dos usos impersonales, el de no hay añadir, y no se ha añadir; en el Prólogo, pág. 27-8 se lee no te he dar, donde el uso ha dado, al parecer, un paso más por tratarse de una locución personal; comp. este tomo 186-12; vid. también Lope: El mayor imposible (II, xxiii): “Pero no lo has mover”. En el falso Quijote (edic. B. A. E.), cap. XIX, Avellaneda escribe: “estas han ser las dellos”.

    29-32.   Auia en Córdoba otro loco, etcét.: comp. el cuento del loco en Alemán: Guz. de Alf, II, 2, 8, tomado quizá de la Floresta esp. de Melchor de Santa Cruz, 6ta pte., cap. iii, núm. 4: “de locos”. La prim. ed. de la Floresta parece ser de 1574, apud Gallardo, número 3860; hay reimpresión en Bibliof. madr., 1910, cons. el tomo I, 99; vid. también Giannini: Don Chisciotte della Mancia, III, pág. 341.

    30-20.   El texto: en en.

    30-30.   Las palabras de Avellaneda son: “Quexese de mi trabajo por la ganancia que le quito.”

    30-31.   la Perendenga: Entremés del que no hay noticia


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 463

alguna de haber sido impreso; quizá se encuentre en algún manuscrito.

    31-6.     Sobre D. Bernardo de Sandoval y Rojas, Cardenal Arzobispo de Toledo, m. 1618, cons. Navarrete: Vida de Cervantes, 183 y ss.; se conserva la carta autógrafa que le dirigió Cerv. con fecha del 26 de marzo de 1616.

    31-8.     El texto: tienes; de las Coplas de Mingo Revulgo hay edic. en Gallardo, I, núm. 758; cons. Men. y Pel.: Antología, III, pág. 5 y ss.; VI, pág. xii y ss.

    32-4.     oluidaseme: quizá por oluidabaseme, que es como Cerv. lo escribe en otros lugares, vgr., Nov., I, 252, D. Q., I, 257-29, D. Q., III, 317, 24.

    33-18.   El Emperador de la China... con un propio: Fernández Guerra (en Gallardo, I, col. 1314) opinaba que esta Embajada festiva del Emperador de la China se inspiró en un episodio histórico del año 1612, es decir, en una carta de dicho monarca, “que ha traído cierto fraile descalzo para S. M., en la que desea la amistad de acá y corresponder en lo que se ofreciere de sus reinos”. Cons. Cabrera de Córdoba: Relaciones de las cosas sucedidas en la Corte de Esp. desde 1599 hasta 1614, Madrid, edic. de 1857, pág. 462.

    33-25.   El texto: portardor.

    38-20.   El romance del cura: cons. la nota en R. M. u. e., VII, apén. xxii.

    39-12.   El texto: alfenique.

    40-15.   El texto: recogimiente.

    41-3.     disparaua: Clem. enmienda: disparataba; sin embargo, véase D. Q., I, 32-24; D. Q., 2a Pte, cap. 43: “solo disparaua en tocándole en la cauallería” etcét.; D. Q., 2a Pte, cap. 54: “disparaua con vna risa, etcét.”

    45-5.     En el error en que está: comp. D. Q., I, 198-7; Cej.: Gramática, págs. 433, 439-40.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 464

    45-21.   El texto: qulen.

    46-24.   Así por Cirongilio; vid. D. Q., II, 83-5.

    46-30.   Turpin en su Cosmografía: Cerv. le mencionó en D. Q., I, 98-27; cons. Men. y Pel.: Orígenes de la Novela, I, cxxviii y ss. No se atribuye ninguna Cosmografía a Turpín, de cuya autoridad como “verdadero historiador” Cerv. se había burlado antes.

    47-6.     Alg. ed. me; quizá esté el vicio de la frase en pues por puesto que; vid. Hartzenbusch, nota 1.036.

    47-7.     El texto: su.

    48-21.   El texto: descubrir.

    48-28.   ¿Qué tan...? lo mismo que cuán; vid. Hanssen: Gramática, op. cit., párr. 552; Bello-Cuervo, párr. 1156; “consideren con tanto real qué tantos gansos comprarían el rey y la reina” se lee en Avellaneda, cap. xxi.

    49-1.     En esto de gigantes... mundo: Clem., III, 432, da alfabéticamente noticia de los muchos gigantes que se nombran en los libros de las Caballerías.

    49-7.     En la isla de Sicilia se han hallado Canillas: Haedo: Topografía de Argel (1612), vid. edic. de Bibliof. Esp., II pág. 39 y ss., habla de restos de gigantes hallados en Africa, en Sicilia y otras partes; pero es más probable que Cerv. se acordase de los hallazgos sicilianos mencionados por Ant. de Torquemada en el El Jardín de flores, etcét., 1570, fols. 39 y 40: “Por mayor marauilla tendreys lo que escriue Sinforiano Campegio (Symphorien Champier) en su libro que llamó Ortus gallicus (Hortus gallicus, 1533), lo qual dize por autoridad de Iuan Bocacio, que affirma el mesmo auerlo visto, y fue que en Sicilia... hallaron... vn hombre sentado, de tan admirable grandeza que, espantados y atonitos comenzaron a huyr, etcét”. “Boluamos a lo que el mesmo Sinforiano Campegio dice, que vio cabe la ciudad de Valencia... los huessos de vn gigante, que sacando por buena geometria la estatura del cuerpo, conforme a ellos, era mayor que quarenta pies”. Mi colega D. J. Elsdon


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 465

ha terminado una tesis doc. sobre Ant. de Torquemada y su libro El Jardín de Flores raras o curiosas.

    50-30.   Cerv. había citado ya en D. Q., II, 406, el segundo verso de este pasaje; véanse Clem., IV, 29; Pellicer, III, 275.

    51-5.     El primer poeta aludido es Luis Barahona de Soto; de su obra La primera parte de la Angélica hay ejemplares en la biblioteca de la Hisp. Soc. de N. Y. y en el Museo Brit.; Comp. D. Q., I, 457; Gallardo, II, col. 14. El segundo poeta “famoso y unico” es Lope de Vega; ejemplares de su obra La Hermosura de Angélica se custodian en la Bibl. Nac. y en el Mus. Brit. Vid. también Rennert-Castro: Vida de Lope de Vega, página 148.

    51-14.   damas fingidas: R. M. enmienda sin comentario este pasaje difícil y lee: “no fingidas, o fingidas, en efecto, de aquellas, etcét.” Pellicer había leído “fingidas o no fingidas (en efecto de aquellas a quienes ellos escogieron, etcét.)”, enmienda que parece aceptable, pero aun así el paso queda oscuro y defectuoso; véase también Cort., IV, 54. ¿Es posible que hubiera en el ms. otro verbo en lugar del segundo fingidas? Clem. y Cej. rechazaron la enmienda de Pell. prefiriendo, al parecer, conservar la falta de claridad del original.

    51-15.   El texto: aquellos.

    51-21.   no ha llegado a mi noticia ningun verso infamatorio contra la señora Angelica: hubo, sin embargo, versos satíricos de Góngora, titulados Angélica y Medoro, escritos en 1602; véase la edic. Romances de Góngora, por J. M. de Cossio, núm. 49; en Durán, núm. 411. De Quevedo hay un “Poema heroico de las necedades y locuras de Orlando el enamorado”, B. A. E.: Obras de Quevedo, III, 287.

    52-2.     El texto: peudencia.

    52-20.   engañifas: voz que no he hallado en ningún autor anterior a Cerv.; tampoco la ha usado ningún contemporáneo suyo, que yo sepa.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 466

    52-25.   comilón que tú eres: parece locución no muy corriente en castellano; comp. Weigert: Untersuchungen zur Span. Syntax, op. cit., pág. 100; Cej.: Gram., 441; Dicc., 913; Hanssen, op. cit., 543.

    52-27.   cuatro ciudades: en el sentido que registra el Dicc. Acad.: “Ayuntamiento o cabildo de cualquiera ciudad”.

    54-3.     Yo seguro: Comp. R. M. u. e., VII, apén. xxiv.

    54-21.   Quando caput dolet, caetera membra dolent: En las glosas puestas a las Coplas de Mingo Revulgo (en Gallardo, I, col. 825) el verso “la cabeça desgreñada” lleva por comentario: “Nota que quando la cabeça enferma, todos los miembros duelen, quier presuponga dezir por la cabeça o regidor principal, y por la cabeça et vniuersidad desgouernada... la cosa pública es perdida y cayda”. También lo cita Pero López Ayala, (Poesías, edic. Kuersteiner, estr. 191) para darle un sentido político:

    Los físicos, lo dizen, si bien me viene miente,
si la cabeça duele, todo el cuerpo es doliente;
y agora, mal pecado, oy es este açidente,
ca nuestro mayoral en todo mal se siente.

    57-27.   Aun la cola falta por desollar: Véase Cej., Fraseología, I, 315; D. Q., III, 441-18; Correas, edic. de 1924, pág. 71; Cov., voz rabo.

    57-30.   Caloñas (ant. Calumnia): Cov.: voz calonia; también significaba pena pecuniaria: “quien lo desir fesiere, pechar deue caloña” se lee en Juan Ruiz, estr. 1517 d.

    58-20.   Cidi Hamete Berengena: véase la nota Don Quijote, I, 130-28.

    60-14.   El texto: de.

    60-15.   Aura: así el texto; algunos edit. leen había o habría; si el ms. tenía el futuro, sería un cambio inconsciente


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 467

al discurso directo desde “algun sabio, o ya amigo, etcét.”, hasta “escriuieron”.

    61-25.   Por el hábito de San Pedro: vestido del clero secular; es exclamación popular: “Por el hábito de San Pedro, que se han de ir ellos solos, porque yo a mi casa me vuelvo”, se halla en El Donado hablador, del Dr. Jer. de Alcalá, I, 1. Clem. cita también a Suárez de Figueroa: El Pasajero, V (edic. Bibliof. esp. 277).

    61-28.   El texto: anido.

    62-8.     El texto: tla.

    62-11.   se está imprimiendo en Amberes: no hubo edic. de Amberes hasta 1673; tampoco se conoce edición alguna de Barcelona anterior a la de 1617. Cerv. habría oído hablar de una edic. de Bruselas,1607.

    63-27.    pedir cotufas en el golfo: véase D. Q., II, 58-4.

    66-4.     El texto: los; Correas, op. cit, 71, registra el dicho; véase Cej.: Fraseología, IV, 538.

    66-22.   gouernador he visto por ay: R. M. enmienda sin comentario: gobernadores; esta falta de concordancia es frecuente en Cerv. y se puede sobrentender un sujeto mental en plural.

    66-32.   ni me tiro ni me pago: Cej.: Fraseología, IV, 595; R. M. u. e., IV, 89; encuentro una variante en el Quijote de Avellaneda (cap. XXXI): “pues no me tiro ni pongo con gente que no tiene más de palabra, cual estos encantadores y nigrománticos”.

    67-25.   mezclar berzas con capochos: vid. Cov.: voz herreñal; Cej.: Fraseología, I, 156; en Correas, op. cit., 419, se halla la variante: “¿qué tienen que ver berzas con gazpachos?”

    67-31.   El pintor de Vbeda: aludido en el cap. LXXI.

    68-8.     El texto: las.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 468

    68-31.   De paja o de heno mi vientre lleno: así se registra en Pedro Vallés y en el Refranero del Comendador Griego, Hernán Núñez.

    69-4.     Alfonso [Tostado Ribera] de Madrigal, obispo de Avila (m. 1450), llamado “el Tostado”, nombre proverbial, y símbolo durante años de una laboriosidad de polígrafo infatigable, cuyas obras descansan hoy en un olvido completo. Vid. Nic. Antonio: Bibliotheca vetus, II, cap. vii, libro x, que da una idea de la ingente labor del Tostado; Palau y Dulcet: Manual, V, 12.

    69-10.   Del bobo tratan Crawford: en Romanic Rev., II, 1911, pág. 376; Hendrix: Some native comic types, etcét., Columbus, Ohio, 1924; Clem.: D. Q., IV, 64; R. F. E., XIII, 1926, pág. 309.

    69-18.   No hay libro tan malo, etcét., dicho que nos viene de Plinio el mozo (Epis. 5, libro iii), quien lo atribuye a su tío Plinio el mayor. Es pensamiento trivial y discutible que no merece el que lo repitiesen tantas veces los autores del Renacimiento. Cerv. vuelve a citarlo en el cap. LIX.

    70-14.   aliquando bonus dormitat Homerus: es parte de un verso (359) de Horacio: de Arte poética: Indignor quandoque bonus dormitat Homerus.

    70-28.   de (sic) stultorum infinitus est numerus: de la Vulgata: Eccles, I, 15.

    71-1.     Alli no se declara: comp. D. Q., I, 495.

    71-15.   El texto: Anejo.

    71-16.   la Espina de Santa Lucia: cons. Cej.: Fraseología, II, 522; R. M. u. e., IV, 102.

    71-17.   oislo: comp. D. Q., I, 113-6; Com. y Entr., IV, 32-25.

    71-18.   sati[s]fare: R. M. deja la forma satifaré; del original, considerándola natural en boca de Sancho. Pero, según I, 321-13, Sancho dice satisfare, y Cerv. no


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 469

atribuye al gracioso escudero una pronunciación particular y rústica, con la excepción de ciertas voces mal apropiadas al habla villana, como personages, focil (docil), gramatica, revuelto por resuelto (Teresa P.) friscal, autorizar el litado, y hasta citas en latín: quien ha infierno, nula es retencio.

    73-2.     Brunelo: Cerv. se inspiró en Ariosto: Orlando furioso, canto xxvii, estr. 84; quizá también en Boiardo: Orlando Innam., II, v, 40; vid. Clem., D. Q., IV, 71.

    73-14.   maleador: sustantivo raro que no registró el Dicc. de Aut. ni lo he hallado en ningún otro autor de la época; Hidalgo: Voces de Germ., trae solamente maleante en el sentido de burlador (comp. D. Q., I, 63-3, 227-21).

    74-7.     El texto: para para.

    74-16.   mas de lo que ella se está: de esta forma refleja tratan Cej.: Gramática, 224; Hanssen, op. cit., pág. 200, párr. 515; R. Lenz: La Oración y sus partes, pág. 245.

    75-5.     en hallando que halle: sobre el gerundio con la prep. en y con verbo comp. Weigert, op. cit., página 106; Hanssen, pág. 261; Cej.: Gram., pág. 462; Bello-Cuervo, nota 107; véase también D. Q., I, 381-26.

    75-15.   El texto: a.

    76-4.     a la ciudad de Zaragoza: Don Quijote cambió este itinerario en el cap. LIX, al percatarse de la existencia del falso Quijote que realiza el proyecto de “hallarse en unas famosas justas en Zaragoza”, ya mencionado en el último cap. de la primera parte.

    76-21.   Sí, no ha de ser todo “Santiago y cierra España”: Mayáns, en la edic. de Tonson (1780) cambió este ; en y; todos los editores le han seguido; me parece una repetición del , que tiempos ay, etcét., , [que] no ha de ser todo, etcét.; comp. que, válgame Dios, NO ay para obligar, etcét., III, 244-21; Si que para preguntar necedades... no he menester, etcét., III, 280-22.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 470

    76-24.   en: algunos editores enmiendan: entre.

    77-5.     de acha y capellina: véase D. Q., I, 129-8.

    77-13.   nacido soy: comp. Comed. y Entr., IV, 28-2; Cej.: Fraseología, III, 138.

    77-14.   en hoto de otro: de fautus, favorecido; el Dicc. de Aut. considera hoto voz anticuada; comp. Cej.: Fraseología, II, 662. En Cov. leemos: “vocablo cast. antiguo, vale hucia, fucia o fiducia, conviene a saber, confianza”.

    77-20.   me haga las muelas: Cov.: “algunas vezes hazer vale deshazer, como hazerse las narizes, etcét... hazerse, deshazerse, congoxarse”. En Miguel Moreno: Flores de España, (Epigramas), 1635, se lee:

    Que le hicieron las narices
riñendo, a Sileno, afirmas;
y el hispanismo confirmas,
sin ver que te contradices.

    77-31.   no que: Vid. D. Q., I, 360-21; II, 118-4; y R. A. Haynes: Negation in Don Quijote, Austin Texas, 1933, pág. 29 y ss.

    78-4.     El texto: in.

    78-13.   nacieron en las malvas: comp. Com. y Entr., IV, 111-1; Cej.: Fraseología, III, 14.

    78-28.   El texto: de de.

    79-8.     quatro castellanas... a quien llaman dezimas o redondillas: Const. Argote de Molina: Discurso sobre la poesía cast., edic. de E. F. Tiscornia (1926), pág. 26, donde se halla una “copla castellana redondilla”; son cuatro versos (a b a b) octosílabos; Dorotea Clarke: Sobre la quintilla, R. F. E., XX, 1933, pág. 288; R. M. u. e., IV, 118; Cov.: voz copla: “cierto verso castellano que llamamos redondillas”; lo mismo en la voz redondillas.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 471

    80-18.   trae[i]s: R. M. conserva el traes del orig., pero acentúa traés, considerándolo forma rústica; pero como Teresa Panza dice luego: quereis, veis, sabeis, etcét., es más lógico leer también traeis.

    80-26.   maguer: vid. D. Q., I, 46-14; 367-28; 387-14; III, 368-15; maguera, 413-1, y cap. XLIX; cons. Men. Pidal: Mio Cid, III, 739; Richardson: Vocab. to the Libro de Buen Amor, 142; Lope: Dorotea (Acto II, esc. 7):

    Esté en buen hora la honra de las viudas
... maguer aunque con poca dicha.

    Cronica sarracina, 2a pte., cap. 99, f.166, edic. Alcalá, 1587: “maguera que era ella vna de las hermosas donzellas que el auia visto”.

    81-1.     El texto: tercera a.

    81-24.   estar para armas tomar: recuerda un verso del romance: “Asentado está Gayferos”, en Durán, núm. 377:

    Si asi fuesedes Gayferos,
para armas tomare,
como sois para dados
y para tablas jugare, etcét.


    82-29.   En fin en fin: “Como todas las artes al fin al fin harten, y todas las sciencias por dulces que sean al fin al fin empalaguen”; Guevara: Libro Aureo, Rev. Hisp., núm. 169, pág. 37; Cej.: Gram., 519.

    83-1.     algo que: comp. Pers. y Sig., I, lviii-3; Hanssen, Gram., pág. 221.

    84-26.   El texto: casasse.

    85-2.     Sanchica ha de ser condesa, etcét.: véase Pellicer, IV, 52; Morley: Notes on Spanish sources of Molière, en Publications of the Mod. Lang. Assn., XIX, 1904.

    85-23.   pazpuerca: no he encontrado esta palabra en


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 472

ningún autor de la época de Cerv., ni sé por qué el Dicc. Acad. afirma que se dice “de la mujer sucia y grosera”. Antes parece relacionarse con pacer y así significaría que Teresa, en vez de andar entonada a lo condesil, estaría mejor con la faena de apacentar puercos.

    86-20.   doña Urraca: véase el romance núm. 763, en Durán, I, pág. 498.

    87-23.   El texto: ponga.

    87-32.   El texto: dexo: la Acad., 1780, pág. 43, conserva la palabra y puntúa así: “de su baxeza (que por estas mismas razones lo dexó el padre a la alteza de su prosperidad) fuere bien criado, etcét.”

    91-14.   El texto: vuesse.

    91-20.   El texto: aner.

    92-17.   que el buen cauallero andante... no le han de espantar: anacoluto, que enmiendan alg. edit. leyendo al buen caballero.

    92-22.   conchas de un cierto pescado: comp. Clem., IV, 104.

    93-20.   Si lo tal oyera: acerca de lo tal vid. Bello-Cuervo, párr. 342; Hanssen, párr. 630; D. Q., III, 381-31, 394-13.

    95-15.   El principio de la casa Otomana: cons. la obra monumental de J. v. Hammer Purgstall: Geschichte des Osmanischen Reichs, seg. edic., Pest, 1840; Nicolae Iorga: Geschichte des Osmanischen Reichs, Gotha, 1908-13; comp. D. Q., II, 217-29, donde hay nota a la cual se puede añadir la obra de Hammer Purgstall: Ueber die Namen der Araber, Viena, 1852.

    95-15.   En la cumbre que le vemos: vid. D. Q., III, 45-5, 103-27; alg. edit.: la vemos.

    97-9.     al: así el texto, por a la, quizá por omisión inconsciente de una a al dictarse el pasaje al cajista.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 473

    97-21.   Son versos de la Elegía primera (vs. 202-4) de Garcilaso.

    100-28. la oración de Santa Apolonia: vid. Clem., IV, 117; R. M. u. e., IV, 153; Rivadeneyra: Flos Sanctorum, Barcelona, 1790, I, 358; Nov. ejempl., II, 317-20.

    102-5.   apostaré yo... que me entendio, sino que: sobre este sino que cons. Bello-Cuervo, pág. 335; Cej.: Gram., 391; Weigert, pág. 180; Haynes, pág. 148 y siguientes.

    102-6.   El texto: oryme.

    102-24. El texto: esta.

    103-27. se al blanco que tiras: D. Q., I, 53-4; 198-7; III, 45-5, 95-15.

    104-3.   me acuerdo auer leydo: cons. Cuervo: Dicc. de construcción etc., I, 141, col. 2 y ss.

    105-4.   entró Sanson Carrasco y la sobrina deseosos: por descuido se le olvidó al autor, o al impresor, incluir al ama, a quien luego dirige la palabra el bachiller; es falta que suplen los edit. mod. leyendo o el ama en lugar de la sobrina, o el ama y la sobrina deseosas. Es otro caso de sujeto plural con verbo singular: cons. Weigert, 21.

    105-13. donde mas largamente se contiene: vid. D. Q., II, 49-29.

    105-17. mas: el texto: mal.

    106-7.   tu magnificencia: muchos editores leen su; pero tu puede ser burla del bachiller, “socarron famoso”.

    106-14. trastulo: del ital. trastullo,  juguete, pasatiempo; comp. Pellicer, IV, 67; Giannini lo traduce en su versión ital. con sollazzo.

    106-26. El texto: su.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 474

    108-20. El texto: maldicionee.

    108-23. endechaderas: Cov. registra solamente endecheras en la voz endecha; en el Dicc. de Aut. se hallan ambas voces con ejemplos; cons. Clem.: IV, 130; el lector se acordará del entierro (en Lazarillo de Tor., III), en el que iba la mujer del difunto “y con ella otras muchas mujeres”, sirviendo de plañideras.

    109-8.   cosas tocantes a la bucolica: bucólica o bocólica, con el sentido de comida, de bucca, boca; se halla en la Dorotea, de Lope de Vega, acto IV:

    No quiero más ventura
que tener la bucólica segura.

    En Estebanillo González, cap. IX: “me mandó que tuviese cuidado de visitar todos los oficios tocantes a la bocólica”; en Luis Vélez: El Diablo Cojuelo, tranco VII: “Esta tropa inumerable... es de oficiales de boca... que toca a la bucólica”.

    110-25. por felicissimo aguero: lo mismo en el capítulo IV pág. 75-31; vid. Clem.: IV, 76, y más extensamente VI, 164 y ss., acerca de los agüeros.

    112-12. El texto: fortalezara.

    113-6.   todas eran de oro, sirgo y perlas contestas y texidas: es alusión a la Egloga tercera (vs. 53 y ss.) de Garcilaso; los Dicc. de la Acad. no registran contexto-a como adjetivo, pero se encuentra como tal en el de Salvá.

    113-27. debe de andar mi honra a coche acá, cinchado: se conocen tres interjecciones o gritos, que, me parece, no deben considerarse idénticos: (1) coche acá o coche allá; (2) coche acá, cinchado; (3) harre acá, cinchado. Con el primero se llama al cerdo, y varios escritores aluden a este grito con frecuencia; lo explica bien Horozco en su Cancionero, pág. 244: Sobre los Coches:


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 475

    Ya las mugeres han dado
en querer andar en coches...
Hasta la del escudero
quiere ya doquier que va
que la lleve su cochero;
no hace más el porquero:
coche acá, coche acullá.
 
    Si para hazer huir
al puerco dizimos coche,
no sé do pudo venir,
aviendo en él ellas de ir,
usar aquese reproche, etcét.


    El segundo, coche acá, cinchado, se halla en el Dicc. Acad., voz coche, pero no registra el cinchado ni es aplicable a lo dicho por Sancho la definición dada allí: “Empeñarse trabajosamente en hacer cumplir bien a quienes rehuyen hacerlo”, explicación que parece algo forzada. Ahora bien, Cej.: Dicc., define cinchado con “puerco listado en lomo y vientre”, con lo cual sigue a D. Juan Calderón (Cervantes vindicado, etcét., página 138), quien, mofándose de la ignorancia de Clemencín, añade: “es cosa sabida que estos animalitos (los de la gran lista blanca) siguen muy mal en su camino la línea recta, cuando van de mala gana”. Pero no se entiende por qué, en un ganado de cerdos, el puerco listado sea precisamente el único inclinado a seguir muy mal la línea recta, para que tenga que gritarle el porquerizo “coche acá, cinchado”. En Correas, pág. 531, se halla: “andar a coche acá, cinchado, lo que andar a arre acá, cinchado, cuando uno no puede bien atraer a otros a hacer lo que deben, etcét.” “A harre acá, cinchado” fué registrado por Pedro Espinosa en una lista de frases condenadas (edic. Rodr. Marín, pág. 195). Cardaillac (trad. del Quijote, II, tomo I, 95), habiendo mal entendido la explicación de Calderón, comprendió con “listado el lomo y vientre” “bardé de toile”, y, metiéndose a porquerizo, añade: “Ce caparaçon de toile et de bois, dont nous avons vu jadis des porcs recouverts... a pour effet... surtout de gêner leurs mouvements indociles”. Me parece menos complicada la explicación de estos gritos: si está claro


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 476

que el coche acá es grito del porquerizo para llamar o ahuyentar al cerdo, no lo está tanto el cinchado, voz que, según la frase “arre acá, cinchado” parece antes aplicarse a la bestia jumento, o lo que sea, cinchado, al que grita el porquerizo mientras conduce a su ganado. Y Sancho, que en su vida habría visto un puerco bardé de toile et de bois, querría decir sencillamente que andaba su honra maltratada, enlodada, “aquí y allí, barriendo las calles”.

    114-18. una maliciosa sátira contra las damas cortesanas: ¿será; alusión a una “Sátira contra las damas de Sevilla” de Vicente Espinel? La publicaron E. Mele y A. Bonilla en Rev. de Arch. Bibl. y Mus., 1904, X, págs. 410 y ss.

    115-9.   El templo de la Rotunda: es el antiguo Panteón, consagrado al culto de todos los dioses, reedificado en su forma actual por Hadriano y otros emperadores; fué dedicado en 607 por Bonifacio IV, al culto de la Iglesia, y se llama hoy il Tempio di Sta Maria della Rotonda. La “ventana o claraboya redonda que está en su cima” tiene ocho metros y medio de diámetro. De la estancia de Carlos V en Roma habla Prudencio de Sandoval en su Historia de la vida y hechos del emperador Carlos V (libr. XXIII, año 1536): “anduvo disfrazado por Roma y para mejor poder mirar su antigua grandeza subió encima de la Redonda, maravillado de tan suntuoso edificio”. Algo parecido dice Alonso de Santa Cruz en su Crónica del Emp. Carlos V, Madrid, 1922, III, pág. 329. En cuanto a la anécdota “de lo que sucedió al emperador con un Caballero en Roma”, no la he hallado en ningún otro escritor; ¿es posible que Cerv. la oyese contar en Italia? Nos ha dejado algunos recuerdos de su residencia en Roma en el libro IV del Persiles.

    116-14. [Julio] Cesar: en vez de Cesar, por lo que pregunta Sancho más tarde sobre “esos Julios o Agostos”.

    117-6.   lujuria: el texto injuria; al parecer D. Q. habla de los siete pecados mortales.

    118-16. Artemisa: así, por Artemisia, se lee también


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 477

en Cov., quizá por confundirse en el habla pop. con una hierba medicinal artemisa venerada por los caminantes por ser “muy provechosa para los que se han despeado en el camino”.

    118-18. las siete marauillas del mundo (miracula septem): dicho conocido ya por Amiano Marcelino, siglo IV; véase su Hist. del imp. rom., XXII, 15, 28. En el Viaje del P., 88-17, se alude a tres: el Sepulcro de Mausolo, el Coloso de Rodas y el Faro de Alejandría. Las restantes son: las Pirámides, los Jardines de Babilonia, el Templo de Diana en Efeso (arriba 114-30) y la Estatua de Zeus de Fidias.

    118-23. El texto: digama.

    120-25. El texto: la.

    122-3.   Verso del romance El Conde Claros; Durán, núm. 362; Men. y Pel.: Antología, IX, núm. 190; XII, 399 y ss.; Dicc., voz filo.

    122-18. aguero: comp. pág. 110-25; R. M. u. e., VII, apéndice xiii.

    123-18. aunque: = pero; cons. Bello-Cuervo, párrafo 1225, pág. 324.

    124-30. Comp. R. F. E., XXI, 1934, pág. 192.

    125-24. El texto: cantantando.

    125-26. la huuistes: sobre la cons. Hanssen, párrafo 502; Cej.: Gram., 305.

    125-27. Roncesvalles: Men. y Pel.; Antología, IX, pág. 113; XII, pág. 374. Quiñones de Benavente (Entremeses, Libros de Antaño, I, 293):

    Mala la hubisteis, franceses,
la caza de Roncesvalles.

    Así han enmendado al texto algunos edit.; comp. Cort., IV, 153; R. M. u. e., IV, 191.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 478

    126-4.   El romance de Calaínos: Durán, I, número 373; Men. y Pel., Antología, IX, núm. 193.

    129-1.   El texto: la.

    129-24. Algunos ejemp.: extetiores.

    130-7.   donde no piensa, etcét.: algunos leen piensan, otros se piensa; Correas (p.150) registra: “de adonde no piensan salta la liebre”, pero en el Dicc. de Aut. se halla: “donde menos se piensa, etcét.”, y Pedro Vallés lo da así: “de do no pensays salta la liebre”; Bowle cita a Blasco Garay: “donde hombre no piensa salta la liebre”.

    130-10. El texto: los.

    131-22. mensajero soys, amigo: del romance: “con cartas y mensajeros”; Durán, I, núm. 654; Men. y Pel., VIII, pág. 23; XI, 176 y ss.; Milá y Fontanals: De la poesía heroico-pop.-cast., tomo VII de sus Obras completas, pág. 130 y ss.

    131-26. os mando mala ventura: Correas, pág. 281, registra: “Llegaos a mi, que no os faltará mala ventura”.

    131-30. buscar a Marica por Rabena: según el Vocab. della Crusca, es buscar una cosa allí donde no se puede hallar; cons. Giannini, traduc. del Quijote al ital., III, pág. 350.

    132-27. tener la mía siempre sobre el hito: vid. el cap. LXX: tener la suya sobre el hito; dar en el hito, cap. LI; ya han mudado del hito, en Gracián, El Criticón, edit. Cejador, I, 64; Boscán, trad. de Castiglione: El Cortesano (edic. Libr. de Antaño), III, 400; Cej.: Fraseología, II, 644 y ss.

    133-3.   El texto: Sancha.

    133-25. El texto: la.

    134-13. El texto: mayorcas.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 479

    134-23. El texto: vinenen.

    135-2.   El prado concejil: Cov., voz concejil: “que es del común”; de las dehesas vedadas, llamadas más tarde ejidos, reservadas para el uso común de los pueblos, y de su historia trata J. Klein, The Mesta, Cambridge, 1920, vid. págs. 301 y ss.

    136-8.   talente: los más editores leen: talante, como lo suele escribir Cerv., vgr., cap. xi, pág. 147-1; comp., sin embargo, Juan Ruiz, estrofa 1178: “a los que allá van con el su buen talente”.

    136-19. El texto: y rota, o caída del todo en algunos ejemplares.

    137-6.   Mas jo, que lo estrego, burra de mi suegro: vid. Juan de Luna: Diálogos familiares, 1619, pág. 458: “Xo, que lo estriego, que largas le nacieron a v. m.” y lo traduce: “Ho, que je t'estrille, o qu'elles vous sont venues longues”. También Celestina, I, edic. Cej., pág. 92; Cov., voz estregar; el dicho de Cerv. se encuentra en Avellaneda, cap. XXXV.

    137-8.   señoritos: R. M. y otros, señoricos; ninguno de los ej. que he examinado tiene señoricos, aunque si, algunos una t rota, semejando una c.

    137-10. dexenmos hazer el nueso: de — mos trata Hanssen, párr. 170; de nuesso por nuestro, Morel-Fatio, Romania, XXXIII, 272.

    138-26. alcotan: R. M. deja acotan, como se lee en el orig. por ser pronunciación de Sancho. Cerv. no da a Sancho, en casos semejantes, una locución distinta de los demás.

    138-30. haze correr la hacanea como una zebra: “fuyendo va el rey Marsin, caballero en una zebra”, dice el romance de dicho rey; vid. Men. y Pel., Antol., IX, 246; cons. A. Castro R. F. E., XV, 173, sobre zebro.

    139-32. mas: los edit. modernos leen mal.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 480

    140-25. El texto: ninugna.

    143-9.   Pedro Vallés registra el refrán: “quien me vido y me ve agora, ¿quál es el coraçon que no llora?”

    146-7.   Angulo el Malo: comp. Nov. ejemp., III, 239-4.

    146-10. Las Cortes de la Muerte: quizás sea el auto aludido el publicado por Men. y Pel. en Obras de Lope de Vega, III, 1893, pág. 592; cons. sus Estudios sobre el teatro de L. de V., I, 127; es de interés el artículo del Prof. Crawford: The Devil as a dramatic figure in the Span. relig. drama before L. d. V., en Romanic Rev., N. Y., 1910, 302 y ss., y 374 y ss. Parece también posible que Cerv. se inspirase para este episodio burlesco de la carreta guiada por un diablo en Amadís de Gaula, II, cap. xii: “Conociendo los caballeros que en la carreta venían, e a Leonoreta e a sus doncellas con ellos, hubo gran duelo de los ver... E cabalgando luego [Beltenebrós] en su caballo, demandó a Enil que le diese las armas; mas él le dijo: — ¿Para qué las quereis? Dejad primero pasar estos diablos que aquí vienen. — Dadmelas, —dijo Beltenebrós—, que antes que pasen quiero tentar la misericordia de Dios, si le placerá que por mí sea quitada tan gran fuerza que entre sus enemigos hacen...” Vid. también, Florence Whyte, The Dance of Death in Spain and Catalonia, Baltimore, 1931, p. 145.

    147-3.   la farandula: comp. Clem., IV, 195 y ss.; Cov., voz farandulero; Men. y Pel., Orígenes de la Nov., IV, N. B. A. E., XXI, pág. 498.

    147-10. sacudir el suelo con las bexigas: incidente que recuerda uno parecido en Lope de Rueda: Colloquio de Socrato y Camila, edic. acad., II, pág. 68.

    147-16. notomia: comp. Quevedo: Obras, B. A. E., III, 276:

    Esta que miras al cabo,
triste, bolsicalavera,
notomia de las lindas,
esqueleto de las feas, etcét.

    147-18. El texto: todo.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 481

    149-9.   Compañías reales y de título: vid. Comed. y Entr. I, 9-7; Rennert, The Span. Stage in the time of L. d. V., New York, 1909, pág. 146, y cap. X.

    153-6.   El texto: pafo.

    156-10. Son versos del romance “A fuera, a fuera, a fuera”, incluído por Pérez de Hita en las Guerras civiles de Granada; véase la edic. de Paula Blanchard-Demouge, Madrid, 1913, I, pág. 62; Durán, núm. 88.

    156-12. de amigo a amigo la chinche: cons. Cej.: Fraseología, I, 83; Bonilla, edic. de El Diablo coj. (1910), pág. 116; R. M. u. e., IV, 250.

    156-23. de las cigueñas el cristel... la lealtad del caballo: cons. Clem., IV, 211; Cov., en las voces ibis (cigüeña), vómito, perro, grulla, hormiga, elefante, donde trata de las especies folklóricas referidas por Cerv.

    158-14. atonitos: algs. edits. enmiendan atentos.

    159-27. O la del: R. M. suple de leyendo: o de la del; otros edits. suprimen de la, y la del, dejando “es por ventura del numero de los contentos o de los afligidos”.

    161-27. que se den de las astas; “Yo y mi estudiante nos dabamos de las astas bien a menudo.” — Estebanillo González, cap. XI.

    163-14. en el sudor de nuestros rostros: en el sudor, en vez de con el sudor, que es como Cerv. suele decirlo; comp. Nov. ejemp., II, 104-7; es recuerdo del latín in sudore vultus, etcét. Génesis, cap. III, vs. 19; “en el sudor de tu rostro” dice también la trad. de Cipr. de Valera.

    164-22. El texto: patezco hombre soy vno bestia.

    166-30. a mí y hijos: todos los edit. suplen a mis, sin comentario, y leen: a mi y a mis hijos.

    169-12. escudero de agua y lana: vid. Cej.: Fraseología, I, 43; a lo cual se puede añadir; “a las veces pone


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 482

Dios un desengaño en un hombrecito de agua y lana, que quiso tener encubierto a los nobles y cortesanos de gran estofa” (Luj. de Sayavedra: Guz. de Al., II, 2, 8, pág. 394, edic. B. A. E., de lo cual se colige que de agua y lana es lo opuesto de de gran estofa; también R. M. u. e., IV, 272.

    169-25. quien: relat. para las cosas; cons. Hanssen, pág. 212; Bello-Cuervo, párr. 329; Cej.: Gram., pág. 442; D. Q., I, 147-18.

    170-8.   esta bota es tan deuota mía: el mismo juego de palabras se lee en Gasp. Lucas Hidalgo: Diálogos, I, cap. iii: “cuando el vino sale de bota es bebida muy devota”.

    171-24. De este cuento pop. traído quizá por españoles, hay huellas en el sur de los EE. UU.: Mod. Lang. Notes, 1908, pág. 185; Comed. y Entr., IV, 44-14.

    173-20. El texto: no.

    174-2.   los toros de Guisando: cons. Miguel de Asúa: Los Toros de Guisando, Madrid [1922].

    174-5.   la sima de Cabra: comp. Viaje del P.,133-9; Madoz: Dicc. geogr., V, pág. 46.

    175-4.   Sobre estos versos véase Clem., IV, 239; son un recuerdo de dos de la Araucana de Ercilla, I, estrofa 2.

    175-30. El texto: fredo.

    176-20. que NO aya alguno tomado: de este no pleonástico trata R. A. Haynes: Negation in D. Q., op. cit., pág. 42 y ss. (pág. 60).

    179-13. martas cebollinas: Dicc. Acad., Cov., voces marta y cebellina; vid. Comed. y Entr., III, 101-2.

    179-19. beuamos y viuamos: el mismo juego de palabras en Guz. de Alf., II, 2, 7: “debajo desta capa suele vivir un mal vividor”. Correas (pág. 151) añade:


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 483

por gracia dicen algunos “hay buen vividor (en vez de bebedor) por la semejanza de la palabra”.

    181-15. El texto: demasiadada.

    183-7.   Así el texto: tardarades; para que no resulte una condición mixta, alg. edit. enmiendan tardaredes.

    184-5.   pasagonzalo: “habeis de recebir de la mano de vuestra amiga tres pasagonzalos en esas narices bien pegados”. Lope de Rueda: Registro de Represent., quinto paso; Quevedo: Obras, B. A. E., III, 226, col. 1.

    184-8.   accion: así por acion; R. M. u. e., IV, 296.

    186-4.   viuo y vió: los edit. omiten este y redundante.

    186-9.   pespetiua: muchos edit, enmiendan perspectiva. Ocurren en esta frase mesmo (4 veces) y mismo (2 veces).

    186-12. no lo has creer: comp. la nota arriba, 28-27.

    187-23. [d]el bachiller: así enmiendan el pasaje Hartz. y R. M.; otros omiten el; F.-K. omite el ante atrevido y lee: “es atrevido... el bachiller, etcét.”

    187-32. quedarades: así el texto, quizá por quedaredes.

    188-24. El texto: a que.

    193-4.   El texto: lo.

    194-6.   El texto: viroria.

    194-25. No es bueno que: comp. D. Q., I, 153-18; 215-7; este tomo 170-31; Dicc. Acad., voz bueno, acep.17.

    196-4.   El texto: pruena.

    196-14. con cataratas en los ojos: en el cap. X Cervantes había puesto en boca de D. Q. lo siguiente: “el maligno encantador me persigue y ha puesto nubes y


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 484

cataratas en mis ojos”; ahora, olvidándose de dicho pasaje, hace de Dulcinea un retrato que no se conforma a lo escrito antes, porque D. Q. dice que la vió convertida en una zafia labradora, y que era ella quien tenía cataratas en los ojos.

    196-20. El texto: en aqualquiera.

    198-15. Cauallo: la mayor parte de los edits. enmiendan cuello.

    198-32. Dos versos citados antes: D. Q., II, 366 (Primera pte, cap. 49).

    200-6.   El texto: lo.

    203-12. El texto: lgenuas.

    205-9.   El texto: heroycas.

    206-11. El poeta nace: vid. Pers. y Sig., I, 115-18, donde se lee: el poeta nascitur; es dicho pop. reconocido ya como tal por Celio Rhodigano (1450-1525) en sus Lectiones antiquae, vii, 4: vulgo certe iactatur nasci poetam, oratorem fieri; véase también Notes and Queries, 6a serie, 1883, pág. 255.

    206-15. est Deus in nobis: de Ovidio, Fasti, VI, 5; citado ya en Nov. ejemp., II, 93-10.

    206-28. El texto: essencias.

    207-5.   si hiziere satyras... rompaselas: comp. Viaje del P., IV, 8 y ss.:

    Desde mis tiernos años amé el arte
dulce de la agradable poesía,
y en ella procuré siempre agradarte.
    Nunca voló la pluma humilde mía
por la región satírica, baxeza
que a infames premios y desgracias guía.


    207-13. a las islas de Ponto: alusión al destierro de Ovidio, mencionado también en Viaje del P., IV, 6.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 485

    207-24. El texto: honrados.

    212-8.   El texto: que que.

    214-8.   El texto: fantasia.

    214-10. sea servido dexarme: R. M., de dejarme.

    215-4.   El texto: replcio.

    215-19. saco por la uña que el tal leon, etcét.: “ciertos rasguños suyos en verso... me bastaron, como por las uñas sacar al leon”. — Pineda: Agricultura Christ., 5, 1; Cov., voz uña.

    215-27. no: redundante: vid. Weigert, 150; Haynes, 57.

    217-6.   don Manuel de Leon: cons. D. Q., II, 363-24.

    217-14. una espada... del perrillo: comp. Nov. ejemp., I, 252-14; Pellicer: D. Q., IV, 173; Clem., IV, 301; R. M. u. e., IV, 343.

    217-25. Que visto el leonero: alg. edit. añaden: habiendo, y leen: que habiendo visto.

    219-12. boluiose acostar: los editores suplen la prep. a.

    223-27. al avaro: muchos edit. leen el avaro; pero puede ser construcción mixta de “es más fácil venir el pródigo a ser liberal que el avaro” y “es más fácil al pródigo ser liberal que al avaro”.

    224-2.   El texto: caualleros.

    225-10. tinajas del Toboso: véase R. M. u. e., IV, 356.

    225-15. Son versos de Garcilaso, soneto X.

    226-26. lobos marinos: vid. Clem., IV, 325; R. M. u. e., VII, apén. xiii, pág. 205.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 486

    228-18. El texto: pocas.

    228-31. las licencias que se dan en las universidades: comp. Nov. ejem., II, 113-4; Clem., IV, 328.

    230-3.   el pexe Nicolao: cons. Clem., IV, 331; Gallardo: Ensayo, I, núm. 960: Pez Nicolao: Relación de como el peçe Nicolao se ha parecido de nuevo en el mar, etcét., Barcelona, 1608; de estos monstruos del folklore habla Torquemada en su Jardín de flores curiosas; recuérdese la seg. pte. anón. del Lazarillo (1555) hecho atún. Comp. G. Marañón, Las ideas biológicas del Padre Feijóo, Madrid, 1934, págs. 236 y siguientes.

    231-4.   Alg. edic. omiten el.

    232-5.    yo diré mi glosa: La oración pide la conclusión: “él diría su glosa” en vez de la prim. persona, cambio inconsciente, tal como se ha señalado en otros lugares.

    232-19. El texto: glossau.

    233-35. boluiesse: así por viniesse, como reza la copla glosada.

    234-1.   Viuo: el verso pide vivir.

    234-19. vn poeta que Dios perdone: Según el manuscrito núm. 3796 de la Bibl. Nac. (fol. 346), Liñan de Riaza (m. 1607) es el autor de cierto soneto satírico con el verso “laureado por Chipre y por Gaeta”; luego dicho poeta será el aludido “que Dios perdone”. Comp. Galatea, II, 320.

    237-9.   perdonar los sugetos, etcét.: comp. pte 2a, cap. 52: “mi profesión es perdonar a los humildes y castigar a los soberbios”, y la versión festiva (II, 396-30): “Oh humilde con los soberbios y arrogante con los humildes”; el pensamiento es recuerdo de la Eneida, VI, 853: “parcere subiectis et debellare superbos”. Es posible que Cerv., sin acudir al original, tomase la idea de la trad. esp. de Hernández de Velasco donde se conserva


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 487

la palabra sujetos: “A soberbios bajar con cruda guerra, y perdonar a humildes y sujetos”.

    240-32. El texto: tienia.

    244-24. que no las corten: comp. tenerlas (I, 249-25), pelarlas (I, 307-30), haberlas con (este vol., 379-2), mala la hubistes (arriba, 125-26).

    244-30. todos son toledanos: acerca de “hablar como el toledano”, véase Viaje del P., cap. VI, 91-6; Ticknor: Hist. d. l. lit. esp., 2a época, cap. 5, pág. 110; R. M. u. e., IV, 390-2.

    245-8.   El texto: picaredes.

    245-11. llevar cola: comp. La Pícara Justina, edic. Puyol, tomo III, 142; Cov., voz cola.

    246-23. más espesas que higado: frase que falta en el Dicc. Acad. ¿Tendría su origen en que los puercos y los patos después de cebados con higos, tienen el hígado muy crecido y espeso?

    247-28. Con omitir este y se lee con más claridad: “y no queriendo esperar al escriuano... assi determinaron, etcét”.

    250-14. El texto: sessegado.

    250-18. El texto: contiua.

    251-8.   El texto: hiziere.

    251-30. El texto: las las.

    253-21. El texto: de a dos a.

    253-26. El texto: enrejados; la enmienda de Hartz. en rejales es la más aceptable, por necesitar menos cambio; R. M., enrejalados.

    256-22. gaita Zamorana: R. M., IV, u. e., 411.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 488

    260-12. deue de tener más de satírico que de vísperas: debe de ser más inclinado a decir sátiras que a rezar la hora de vísperas.

    260-27. A la barba de las habilidades de Basilio: expresión de desprecio, como “darle a uno por las barbas”; “decírselo en sus barbas”, etcét. Giannini la traduce: “alla barba di Basilio e delle sue capacità!” Cardaillac: “nargue des talents de Basile!” Ormsby: “A fig for the accomplishments of Basilio.” Tieck: “Schade was um Basilios Geschicklichkeiten.”

    262-2.   El texto: tbien.

    262-5.   las altas torres... choças de los pobres: “I Oracio lo sintió igualmente cuando dijo: Asi la muerte palida iguala de los pobres las tavernas como las torres fuertes de los reyes”, en Sucesos de M. Alemán, edic. Bushee, pág. 52; vid. también D. Q., I, Pról., 34-16.

    262-20. tente en buenas: como en el caso del pronombre la, las (arriba 125-26); hay otras locuciones en las que el sustantivo no está expresado, dando al femenino el carácter del neutro; comp. “de buena te libraste”; “ésta sí que es buena”; “si buena me la dices, buena me la torno”; Cej.: Fraseología, I, 201.

    262-24. El texto: que si como tienes buen natural y discrecion: casi todas las edic. desde la de Tonson (1738) suplen un verbo, y leen: “que si como tienes buen natural tuvieras discreción”; parece más aceptable atribuir el defecto de la frase a la omisión mecánica de una letra. Es frecuente la contigüidad de así y como.

    264-20. El texto: blanca.

    265-5.   ella es vna chapada moça y que puede passar por los bancos de Flandes: acerca de “moza de chapa” vid. D. Q., I, 363-16; “pasar por los bancos de Flandes” es pasaje que ha sido bastante discutido a causa de los varios sentidos que tuvo en el lenguaje corriente de aquel entonces; las acepciones son estas tres: (a) alusión a los bancos o bajíos de la costa flamenca,


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 489

tan peligrosos para la navegación (comp. Zapata: Miscelánea, pág. 297: “pasó catorce veces el canal de Inglaterra y los peores que Scila y Caribdis, los temerosos bancos de Flandes”; también Lope de V.: Al pasar del arroyo, I, esc. 5; Laz. de Tor., 2.a pte., de incierto autor, cap. 14, B. A. E., III, pág. 105. (b) alusión a los bancos o casas de crédito de Flandes (comp. Lope d. V., El mayor imposible, III, esc. 22: “mando que se le den y paguen veinte mil ducados librados en los bancos de Flandes, de lo que hubiere procedido de las naves que allí se pierden”; también El príncipe perfecto, 1ra pte., II, esc. 2; otros ejempl. en Clem., IV, 389. (c) se aludía a ciertos muebles de casa, es decir, a los bancos sobre los cuales se pusieron las camas, mesas, etcét.; vid. Cej.: Fraseología, I, 134; R. M. u. c., VII, apén. xxvi, pág. 300. Luego parece que Sancho quería decir de Quiteria que, por su belleza, edad, riqueza y otras prendas (de moza chapada), la joven estaba ya en condiciones para poder afrontar el matrimonio con los peligros que trae consigo la vida azarosa de casada. Sin embargo, no se habrá de dar ningún significado tan literal a la voz Flandes, suponiendo que venían de Flandes dichos muebles, o la madera de la que se fabricaban. Los estudios sobre moblaje españ. nos dicen que las maderas empleadas eran (1) de roble (2), de nogal y (3) de pino, siendo este último el más usado para muebles de gente humilde. Ahora bien, uno de los pinos más comunes en las sierras del centro de Esp. y de Andalucía es el pinus pinaster Solander (vid. Laguna: Flora forestal esp., 1883, I, pág. 89), conocido por el nombre vulgar de pino de Flandes (vid. Colmeiro: Dicc. de los diversos nombres vulg. de muchas plantas, etcét., pág. 151). Luego ¿no es probable que los bancos aludidos se hiciesen del pino de Flandes en la propia España? No hemos de suponer que los muebles usados por gente rústica, como lo eran Sancho y Teresa Panza, se fabricasen de madera importada, y precisamente de los Países Bajos. Si en el origen del nombre hubo influencia flamenca en cuanto al estilo de dichos bancos, cofres, sillas, etcét., ora sea en la forma, ora en el adorno, no lo he podido averiguar.

    267-3.   del azerada: así el texto, quizás por omisión


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 490

de una a cuando hay dos inmediatas, o por hallarse el artículo delante de una palabra con inicial a, ora sea con o sin acento sobre la prim. síl. Comp. Bello-Cuervo, párr. 271, pág. 70.

    269-20. El texto: come.

    270-16. los: R. M. y otros: les.

    270-29. no milagro sino industria: Para episodios parecidos de heridas fingidas comp. Tragicomedia de Lisandro y Roselía, en Libros raros o cur., III, página 199; Laz. de Tormes, de Luna, cap. xi.

    276-28. algo: quizá por alto; Máinez: algo alto; Hartzenbusch: algo recio.

    278-17.  pinta: quizá por pintaba.

    279-5.   De estas torres y fuentes tratan Bowle: Anot., 59; Pellicer, IV, 235 y ss.; Clem., IV, 408 y ss.; R. M., IV, 447 y ss.; acerca de las fuentes de Madrid, vid. la Guía de M. para el año 1656, publ. por don L. Martínez Kleiser, 1926, pág. 51; Madoz: Dice. geogr., X, 700 y ss.

    279-7.   El texto: a aun.

    279-9.   Virgilio Polidoro: historiador ital. n. en Urbino hacia 1470, estudió en Bolonia, siguiendo la carrera eclesiástica; pasó más de cincuenta años de su vida en Inglaterra; volvió a Urbino, donde murió hacia 1550; fué nombrado archidiácono de Wells, alcanzando hasta la dignidad de obispo de Bath y de Wells. Su obra más importante es la titulada Anglicae Historiae libri xxvi (Basileae, 1534, Mus. Brit.), tema que le fué propuesto por Enrique VII. De su obra De inventoribus rerum en tres libros hay edic. de Venecia, 1499 (Mus. Brit.), aumentada hasta ocho libros, Basileae, 1521(Mus. Brit.). Su Liber proverbiorum (adagia) se imprimió en Venecia, 1498; hay edic. Bas., 1521 (Mus. Brit.). El bach. Franc. Thamara tradujo el Libro de Polidoro Vergilio que tracta de la invención y


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 491

principio de todas las cosas, prim. edic. Amberes, 1550. Vid. Palau: Manual, VII, 208.

    280-22. si, que: vid. Bello-Cuervo, párr. 392 y la nota, pág. 57; ocurre otra vez en las págs. 76-20 y 281-22 de este tomo III.

    281-3.   Acerca de la cueva de Montesinos, véase Azorín: La ruta de Don Quijote, 1912; Antonio Blázquez: La Mancha en tiempo de Cerv., conferencia en la R. Soc. geogr., Madrid, 1905; A. Baig Baños: La Mancha y Cer., 1934; sobre la leyenda de Montesinos y los encantados que D. Q. halla en el país maravilloso debajo de la tierra cons. Philip S. Barto: The subterranean Grail Paradise of Cerv. en P. M. L. A., xxxviii, página 401; véanse también La demanda del Sancto Grial, N. B. A. E., VI, vgr. 306a: los romances en Durán, número 382 y ss.; Pellicer, D. Q., IV, 248-263; John Ormsby (que visitó el sitio), en su traducción del Quijote, dice del mapa incluído por Pellicer: “the map misplaces the cave and several other points, and is entirely misleading!”; Clem., IV, 420 y ss. Merece ser comparado con este episodio de la cueva de Mont. un pasaje de la Selva de Aventuras de Jer. de Contreras (libr. VI), B. A. E., III, pág. 498; allí entra Luzman en una cueva, hallándose luego en un hermoso prado donde se maravilla de lo que ve; encuentra a la sabia Cuma, quien le declara las cosas que en su tiempo habían de suceder. Contreras se inspiró en el sexto libro de la Eneida.

    281-27. tal empresa para mí estaba guardada: al final del Quijote, Cerv. dice a su pluma:

¡Tate, tate, folloncicos!
De ninguno sea tocada;
porque esta empresa, buen rey,
para mí estaba guardada.

    Los dos últ. versos son de un antiguo romance, según Clem. (VI, 464), que no lo da. Se hallan en las Guerras Civiles de Granada, de Pérez de Hita, pte. I, cap. 17, edic. Blanchard-Demouge, I, pág. 308:


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 492

Aquesta empresa, Señor,
para mí estaba guardada.

Comp. más adelante, pág. 367-8: “para otro caballero deue de estar guardada y reservada esta aventura”; lo mismo al principio del cap. xli de la seg. pte.

    282-2.   en manos está el pandero que, etcét.: el mismo refrán en Nov. ejem., I, 296-20; Cej.: Fraseología, III, 36; Santillana y Hern. Núñez registran: “en manos está el pandero de quien lo sabrá tañer”. El que del texto se refiere a de alguno, un sujeto mental omitido.

    283-13. El texto: Sancho (y) se, con y redundante; Mayáns (edic. de Tonson) enmendó: Sancho el se.

    283-18. la Peña de Francia: Nuestra Sra. de la Peña de Francia: es alusión a un monasterio de frailes dominicos en la Sierra d. l. P. d. F., entre Ciudad Rodrigo y Salamanca; Clem., IV, 416; la Trinidad de Gaeta: Se refiere a una capilla dedicada a la Trin. que se halla en el promontorio de Gaeta, al norte de Nápoles. No la considero en boca de Sancho (no muy ducho en cosas del mar) “recuerdo de las invocaciones de los navegantes”, sino mera exclamación, tal como se lee en la Trag. Policiana, Orígenes de la Novela, III, 40, N. B. A. E. XIV:
    Sol. “Nuestro amo pide de vestir y manda que nos armemos. Según Dios le hizo de asno, pensará que auemos de yr con el.” — Sal. “Donoso recaudo tiene; en tus manos lo encomiendo, Solino; que (por la Trinidad de Gaeta, allá no vaya!”
    También Contreras, Selva de Aventuras, recuerda el monasterio de la Trinidad de Gaeta. Selva, VI.

    285-4.   Al final del folio 89 r. del texto: hermosos ojos; debajo de ojos el reclamo Con; luego a la vuelta de la hoja: cuchauan. Puede haber errata solamente en el reclamo, el que, con leer Es- en vez de Con, subsana la falta; luego no sería necesario suplir Con atención.

    285-21. estadme todos atentos: R. M. enmienda


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 493

todos dos atentos considerando el texto defectuoso otra vez por la omisión mecánica de dos después de todos; pero esta enmienda ¿no quita al pasaje la gracia de principiar D. Q. su alocución dirigida sólo al primo y a Sancho con “estadme todos atentos”? Tampoco comprueba el que tengamos que leer todos dos aquí el hecho de que tres renglones atrás el autor haya dicho que estaban “todos tres sentados en buen amor y compaña”.

    286-20. El texto: abiertas.

    287-28. gorra milanesa: Con voz gorra: “La forma de la gorra redonda y en tiempos atrás se traía llana sobre la cabeza, y era u de aguja u de paño, y las finas traían de Milán. Estas sustentauan con unos cartones, y las de Milán con un cerquillo de hierro que la tenía tiesa.”

    288-16. El texto: y y.

    288-21. acarriba: así el texto, que todos los edit. resuelven en acá arriba.

    288-24. lleuadole: alg. ejem. lleuandole, y así lo copió la edic. de Bruselas, 1616.

    288-25. Trata de la muerte de Durandarte el romance núm. 387 en Durán, I, B. A. E.

    288-28. buydo: Quevedo, en una poesía que “encarece la suma flaqueza de una dama”, dice que es “débil, magro, sutil, buida, ligera, etcét.” Obras, III, 144, B. A. E.

    290-6.   le saqué el corazón con mis propias manos: de esta leyenda y de sus relaciones con el Roman du Châtelain de Couci trata Gaston París en el tomo 28 de la Histoire litt. de la France, pág. 352 y ss.

    290-9.   el que tiene mayor corazon es dotado de mayor valentía del que le tiene pequeño: comp., sin embargo, a Cov., voz corazon: “los animales medrosos tienen el corazon mayor en proporción que los demás,


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 494

como es la liebre, el ciervo, el ratón y otros animales cobardes, de que hace mención Arist., lib. 3, de part. animalium, y, assí tener gran corazon un hombre o un animal, quando le loamos de animoso, no es tenerle materialmente grande en cantidad, sino en fuego, etcét.”

    291-9.   la qual: así el texto; casi todos los editor. enmiendan a la cual; pero con semejantes mejoras se vicia el orig. por ser muchos los ejemplos de tales omisiones; no es sino un caso de anacoluto.

    291-21. El texto: llamas; sobre las lagunas de Ruidera vid. arriba la nota 281-3.

    291-24. una Orden que llaman de San Iuan: cons. Madoz: Dicc. geogr., voces Guadiana y Ruidera.

    292-10. los peces del Guadiana: cons. Clem., IV, 436; R. M., IV, u. e. 470.

    294-6.   Y no toma, etcét.: Desde este punto no es D. Q., sino Montesinos quien habla, continuando el relato.

    295-22. alla baxo: alg. edit., entre ellos Hartz. y R. M. enmiendan allá abajo, lección propuesta por Clem. en una nota; pero allá baxo ocurre otra vez en la pág. 297-10, y así pudo estar en el manuscrito.

    298-7.   quando de Bretaña vino: comp. D. Q., I, 64-16.

    299-5.   El texto: le.

    300-8.   hasta los: alg. edit. enmiendan hasta a los, R. M., atribuyendo la falta de a a omisión mecánica. ¿Y si faltase en el manuscrito?

    300-20. ser un Fucar: vid. R. Ehrenberg: Capital and Finance in the age of the Renaissance; a study of the Fuggers, Londres, 1928; K. Haebler: Die Gesch. der Fuggerschen Handlung in Spanien, Weimar,


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 495

1897; The Fugger News-letters etcét. (1568-1605) edic. V. v. Klarwill, N. Y. y Londres, 1924-6.

    300-32. espirar en mitad de la montiña: D. Q., I, 88- 9.

    301-5.   las siete partidas del mundo, etcét.: no se debe el decirse siete en vez de cuatro partidas del mundo “a contaminación con el nombre del famoso codigo de las Siete Partidas”, como opina R. M. Ya en tiempos del Rey Sabio la gente hablaba de las siete partes del mundo, y el propio Alfonso explica por qué se decía así en su General Estoria (edic. Solalinde, I, 66):
    “Estas siete estrellas eran ya mas arriba a mas celestiales a de la natura de Dios que los elementos, e dexaron de aorar aquellos a aoraron a estas. E fizieron los ende siete partes del mundo, siete templos muy grandes, etcét.” Góngora escribió en un romance (edic. Cossío, 1927, pág. 67):

de la Cosmographia
pasó pocas millas
aunque oyó al Infante
las siete partidas.

    Comp. D. Q., II, 349-26, donde hay mención de “todas las quatro partes del mundo”. Cerv. recuerda el Libro del Infante Don Pedro de Portugal, que anduvo las quatro partidas del mundo; las edic. antiguas son rarísimas: un ejemp. de la edic. de Salamanca, 1547, se conserva en la Bibl. Nat. de París; hay edic. de Burgos, 1563, Bibl. Nac. ejemp. que fué de Gayangos; Gallardo, núm. 1028, citó una edic. de Zaragoza de 1570. En Vélez de Guevara hay alusión al Infante don Pedro d. P. el que anduvo las siete partidas del m. Vid. El diablo coj., edic. Bonilla en Bibliof. Mad., 1910, pág. 185; cons. Viajes del Infante D. Pedro de P. en el siglo XV, etcét., por D. Ces. Fernández Duro, en Bol. de l. Soc. geog., 1903.

    301-14. ay: alg. edits. enmiendan: haya.

    302-17. esta desta cueva: alg. edits. suplen a, leyendo


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 496

a esta, etcét.; parece ser uno de los muchos casos de anacoluto que hay en la prosa de Cerv.

    303-28. la antigüedad de los naypes: cons. Catherine Perry Hargrave: A History of playing cards and a bibliography of cards, etcét. Boston and New York, 1930; alg. datos de interés en Clem., V, 4; R. M., V, 10; de “la invención de los dañosos naypes”, por Bilhan habla Juan de la Cueva, vid. Los quatro libros de los inventores de las cosas, III, en Parnaso esp., tomo IX, pág. 306.

    304-30. si me atreuiere: en la edic. de Madrid, 1647, se lee ya: atreuiera; Pellicer, Fitzmaurice-Kelly y R. M.: atreviese.

    306-25. que llegasen a ella... encaminó el rucio a la hermita: Alg. edit., vgr., la Acad., 1780, Hartz. y R. M. cambian la frase, leyendo la hermita en lugar de ella, y ella en lugar de la ermita. Aun así no se remedia del todo el defecto del texto, y es posible que algo del manuscrito se omitiese en la impresión.

    308-28. alferez: aquí forma plural.

    309-8.   el que: anacoluto; varios edits. leen al que.

    309-14. las libreas que por sola ostentación auian dado: muchos detalles de interés acerca de la vida de la servidumbre en palacio se hallan en el Diálogo de la vida de los pajes de palacio, por Diego de Hermosilla, edit. de Donald Mackenzie, Valladolid, 1916.

    309-15. espilorcheria: Cov. registra espilocho: “vocablo italiano... llaman espilocho a un pobretón desarrapado que no tiene casa ni hogar”; ital. spilorceria = mezquindad, miseria.

    311-22. sobrino: descuido de Cervantes por primo.

    316-28. de en uno en otro pueblo: comp. Numancia, Com. y Entr., V, 202-2.

    317-22. masse Pedro: conservo el texto, por hallarse


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 497

en el orig. unas veces mase y otras maese; ambas formas se usaban en tiempos de Cerv.; vid. R. M. u. e., V, 34.

    318-18. vn famoso titerero: del teatro de títeres habla Cotarelo y Valledor: El Teatro de Cerv., pág. 574 y ss. Véase también Helen H. Joseph: A Book of Marionettes, N. Y., 1920; Creizenach: Gesch. d. neueren Dramas, I, 388; y el hermoso libro de Alfred Altherr: Marionetten (Erlenbach-Zürich, 1927), con varias láminas de las figurillas y del aparato escénico construído por Otto Morach para la ópera de D. Manuel de Falla, El Retablo de maese Pedro.

    318-20. El texto: vn retablo de Melisandra dada; la enmienda libertada, hecha por la Acad., 1780, parece ser la más aceptable, porque trae consigo poco cambio del orig.; R. M. lee: “un retablo de la libertad de M. dada por, etcét.”

    318-28. Algun. ejemps.: pregunta.

    319-19. ¿qué pexe pillamo? Giannini registra “Che pesci si piglia?” D. Q. se refiere a “la noticia de las cosas que están por venir”, la cual les había de dar el mono adivino. El bon compaño ocurre otra vez en el cap. liv.

    319-28. voto a rrus: Correas registra la expresión y añade: voto a tal, juras de poca pasión; como exclam. se halla en la Comedia Selvagia, Libros raros, V, pág. 25, notada ya por Pellicer: “voto a rus, bien se ha ordenado”.

    321-6.   vn jarro que cabe vn buen porqué de vino: comp. más atrás 253-12: “que cada vna cabía un rastro de carne”; vid. Bello-Cuervo, pág. 195, y Cuervo, Dicc. de Constr., II, pág. 9, voz caber; “les costó buen porqué de su sangre” se leyó en D. Q., I, 170-18.

    321-11. La giganta Andandona: comp. Amadís, III, cap. iii, pág.190; cap. vi, pág. 202, B. A. E.; Clem., V, 31.

    323-16.  figuras judiciarias: Clem., V, 35; Cov., voz


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 498

    figura; Pers. y Sig., I, 110, II, 172 y ss.; de Ambrosio de Morales hay un discurso sobre “Una consideración por donde se puede bien entender cómo algunas veces las estrellas tienen poderío sobre todo el hombre”; vid. Obras del maestro F. Pérez de Oliva, Córdoba, 1586, f. 186 v.; el lector puede consultar con provecho el artículo de la Enciclop. de Espasa, VI, pág. 804 y ss. con bibliografía.

    325-30. operibus credite, etcét.: de San Juan, capítulo 10, vs. 38; Cipr. de Valera lo traduce: “mas si las hago (las obras), aunque a mí no creáis, creed a las obras”.

    325-30. manos a labor: lo mismo en D. Q., II, 40-12.

    327-5.   callaron todos, etcét.: es verso de la traducción de la Eneida, II, 1, que hizo Greg. Hernández de Velasco. La prim. edic. parece ser la de Amberes de 1555; hubo otra de Toledo del mismo año (ejemplares Mus. Brit. y Hisp. Soc. N. Y.); cons. R. Schevill: Studies in Cerv., III, Virgil's Aeneid, en Transactions of the Conn. Acad., New Haven, 1908.

    327-7.   El texto: declatador.

    327-26. Estos versos son los primeros de unas octavas halladas por Pellicer (IV, 304) acerca de los romances de Gayferos; vid. Men. y Pel., Antol. de poetas, IX; 61, núm. 173; XII, 378 y ss.; Durán, núm. 374 y ss., Men. Pidal, L'épopée cast., pág. 20.

    328-13. harto os he dicho, miradlo: verso del romance 378 de Durán; Clem., V, 47; R. M. u. e. V., 50; véase también el Entremés de Melisandra, impreso entre las Comedias de Lope d. V., Valladolid, 1609, f. 333; en Cotarelo: Colec. de Entremeses, I, pág. 108.

    328-16. El texto: despachado.

    329-25. Clem., V, 52, recordó que estos versos se hallan también en una jácara de Quevedo: núm. 335, Obras, III, B. A. E., pág. 97.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 499

    329-27. apenas no: de esta construcción dice Bello, pág. 321, que no debe imitarse; se halla varias veces en Cerv.; vid. Weigert, pág.152, y Haynes, pág. 76 (D).

    330-15. aquí;: el texto: a quien su esposa, resultando anacoluto que pide cuya esposa; la más aceptable enmienda, propuesta por R. M., es aquí por a quien.

    330-23. dos versos del romance 377 de Durán.

    332-2.   que no viessen: de esta negación superflua tratan Hanssen, pág. 273; Cej.: Gram., 361; Weigert, 147.

    333-11. supercheria: “injuria o violencia hecha con abuso de fuerza, (Dicc. Acad.); comp, Nov. ej., III, 74-18.

    333-19. El texto: merisma.

    334-9.   El texto: ventana.

    334-32. Con estos versos maese Pedro recuerda un romance del Rey Rodrigo; cons. Men. y Pel.: Antol. VIII, núm. 5; XI, 133 y ss., y 169.

    339-24. El ventero: anacoluto; el pasaje pide: al ventero.

    340-10. que el jurar: alg. edits. enmiendan al jurar; otros en jurar.

    341-4.    falta de emprenta: comp. D. Q., I (Prólogo), págs. 9, 495; II, 420.

    341-32. El texto: aacaba.

    343-2.   El texto: ciudadad.

    344-6.   se auia errado en dezir que dos regidores auian sido los que rebuznaron; pero que, segun los versos... no auian sido sino alcaldes: en vez de pero que las más edic. leen porque; R. M. considera pero que italianismo; tal como está parece ser frase elíptica, pero teniendo la fuerza de empero, sin embargo, con


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 500

el que redundante, como otras veces: “sin embargo (que), según los versos, etcét.”

    344-32. El texto: mirarauan.

    346-8.   alli se declaran: véanse los romances del Cid en Men. y Pel.: Antol., VIII, pág. 74 y ss.

    346-17. el pueblo de la Reloxa: cons. Gallardo: Ensayo, I, Col. 1.317; R. M. u. e., VII, apén. XXX.

    346-30. los varones prudentes... por cuatro cosas han de... poner a riesgo sus personas, etcét.: En el siglo XVI muchos humanistas escribieron en pro o en contra de la guerra; vid. Cort., V, 61-2; Clem. V, 78; según la doctrina de Santo Tomás (Summa Theologica), II, II, quaest, 40 (1), de bello, tres cosas son necesarias para justificar la guerra: “Primo quidem, auctoritas principis, cuius mandato bellum est gerendum. Secundo, requiritur causa iusta. Tertio, requiritur ut sit intentio bellantium recta.” Vid. también quaest, 108, de vindicatione; otra obra que tiene autoridad eclesiástica es la de Luis de Molina, De iustitia et iure, sec. xcix. El que con más insistencia escribió contra la guerra en todos sus aspectos fué Erasmo. Los escritos que tanta enemistad le acarrearon son dulce bellum inexpertis (entre los Adagia), Querela pacis, e Institutio principis christ. Cons. Erasmus against war. Introd. by J. W. Mackail, Boston, 1907.

    348-2.   El texto: pusiere.

    351-3.   El texto: pero no en dexar de dezir: los edits. se han percatado de que la frase es viciosa porque dice lo contrario de lo que pide el sentido; pero no han introducido ninguna enmienda en el texto. En la página 44-27 se lee: “no podia dexar de contarle”, y en la pág. 384-27: “no puedo dexar de dezir”, y en otros pasajes Cerv. escribió: “no pensaba dexar persona viua” (I., 74-22); “pensar que dexaré de abrasar los que quedan” (I, 179-5); creo que se puede suplir o puedo o pienso por en del texto.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 501

    352-9.   El texto: todo todo: con la excep. de R. M. los edit. omiten un todo.

    355-10. Pues ¿qué tanto ha? = cuánto; véase Hanssen, párr. 670; Bello-Cuervo, párr. 1156; “consideren, señores, con tanto real, qué tantos gansos comprarían el rey y la reina”, se lee en el Quijote de Avellaneda, cap. XXI.

    355-16. Diose D. Q. vna gran palmada en la frente: lo mismo en D. Q., I, 32-23; y Celestina, aucto sesto.

    355-22. El texto: consuman.

    355-31. El texto: en quanto mas tan mas tanto: leo como se halla en otros lugares, vgr., “no repararé en tanto mas quanto”, D. Q., I, 375-7.

    356-10. O pan mal conocido; Cov. voz pan lo registra y añade “al ingrato”.

    358-2.   Acerca del barco encantado véase Clem., V, 93, donde trata de episodios en que se pudo inspirar Cerv.; Bowle: Anot., pág. 78. También hay un barco encantado en el Libro del esforzado cauallero Conde Partinuples, etcét. Alcalá, 1513.

    361-21. Si yo tuuiera aqui vn astrolabio: acerca del arte de navegar hubo en tiempos de Cerv. varios tratados: vid. Men. y Pel.: Ciencia española, III, pág. 346 y ss.; una obra que todavía tiene interés es la Suma de Geographia de Mart. Fernández de Enciso, Sevilla, 1519; en su introducción explica todos los términos náuticos que D. Q. usa un poco más adelante (363-4).

    362-2.   Ptolomeo el mayor cosmógrafo: Véase The Geography of Claud. Ptolemy, transl. into Engl. and edit. by E. L. Stevenson, N. Y. 1932; Winsor J. A.: A Bibliography of Ptolemy's Geography, Cambridge, Mass., 1884; sobre la prim. versión lat. del Almagesto vid. Haskins and Lockwood, p. 75 y ss. en Harvard Studies of Class. Phil., vol. 21, 1910; Erasmo publicó el texto griego de la Cosmografia de Tolomeo en 1533


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 502

(Basilea); el Almagesto (en latín) se publicó en 1515, el texto griego no se imprimió hasta 1538 (Basilea).

    363-4.   cliticas: todas las edic. que yo sepa, enmiendan: ecliticas o eclipticas; Cov. registra ecliptica.

    363-22. algos: en Fray Juan de Pineda: Agricultura christ., 1589, se lee: “a quantos ay en el mundo tengo por hijos de algo y aun de algos, como todos tengan padre y madre, y cada persona es un algo y dos son dos algos, II, 3.

    366-1.   El texto: vozes.

    366-2.   el reclamo fol.113: arrojaron, pero el texto: rrrojaron.

    366-21. dize: alg. edic. enmiendan: dices.

    374-20. tanto que mejor: comp. Cej.: Fraseología, IV, 569, donde se registra también tanto que peor.

    374-27. El texto: ya no hay triste figura. El figuro sea el de los leones. Prosiguio el Duque, etcét.: el paso tal como está parece muy defectuoso; alg. edits. consideran el figuro errata, y el pasaje ha sido enmendado de varios modos sin mejorarlo; vid. Cort.: D. Q., V, 100; el vicio no estará en figuro: comp. otras combinaciones cervant., vgr.: “cuentas ni cuentos”, “insulas ni insulos”, “donas ni dones”, “cazas ni cazos”. Por eso leo figura ni figuro. Luego la contestación del duque encaja bien con lo demás. En el Quijote de Avellaneda hallo: “no hay que firmar para ella [Mari-Gutiérrez] no necesita ella de firma ni firmo”, (cap. XXXV).

    376-12. [casa]: el texto: plaça; es corriente la frase casa de plaçer; el compositor por influencia de plazer supliría plaza por casa; vid. pág. 370-25.

    378-15. Sobre estos versos que ocurren D. Q., I, 64-9, vid. Men. y Pel.: Antol., XII, 446, y VIII, romance 148.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 503

    378-21. de mi no podreys lleuar sino vna higa: comp. Cej.: Fraseología, II, 631; R. M. u. e., V, 132.

    378-24. no perdera la quinola de sus años por punto menos: comp. Com. y Entr., I, 283-18:

Tu moriras, borracho,
bardaja fementido;
quinola punto menos.

    Aquí “el sacristán parece motejar a los moritos de malhadados, sujetos a perder siempre en sus juegos por no lograr una quinola completa, sino punto menos”. Sancho moteja a la dueña de vieja por tener una quínola completa de años, a la cual no falta un punto.

    378-26. El texto: encencida.

    382-7.   El texto: aguna manos.

    382-17. El texto: las.

    384-15. se ahogó en la Herradura: el 19 de octubre de 1562; vid. Galindo y la Vera: Mem. histórica de las Posesiones hispano-africanas, pág. 196 y ss.; Com. y Entr., I, 104-12.

    384-26. Después de Sancho alg. edic. suplen dijo don Quijote.

    385-8.   combidó vn labrador: los más edit. a un labrador.

    385-16. El texto: Higalgo.

    385-21. Después de hijo alg. edic. añaden dijo el eclesiástico, o dijo el religioso.

    386-17. El texto: dissimalaron.

    386-27. El texto: Senora.

    392-7.   El texto: mesma.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 504

    393-3. el agrauio y la afrenta: comp. Pers. y Sig., II, 87-12.

    394-11. entender en el error en que está: comp. D. Q., I, 198-7; arriba 45-5; Bello-Cuervo, nota 138, página 127.

    394-31. El texto: comiada.

    395-7.   Xauon napolitano: vid. la nota de Giannini, en su trad. del Quijote, III, 369; Ben. Croce, Due Ilustrazioni, etcét., en Homenaje a Men. y Pel., I, 186.

    395-11. creyendo: muchos edits. enmiendan creyó; pero, si se omite la conj. y redundante después de las barbas, l. 13, la oración está bien. En cuanto a la ceremonia intercalada aquí, ya señaló Pellicer un episodio parecido que se cuenta del Conde de Benavente (vid. Zapata: Miscelanea, Mem. hist. esp., XI, 114.)

    395-30. El texto: las.

    397-4.   y aun que si me las rapassen: alg. edits. enmiendan: y aun si, pero está bien el orig. que dice: “lo he bien menester, y aun (si me las rapasen a navaja) que lo tendría a más beneficio”.

    397-5.   El texto: rapassan.

    397-10. El texto: orros.

    401-19. De estas altas señoras trata Clem., V, 160; la historia de Alastrajarea se cuenta en la Coronica de los muy valientes y esforçados y inuencibles caualleros Don Florisel de Niquea y el fuerte Anaxartes, etcét. (libr. X y XI de Amadís); cons. Gallardo: Ensayo, I, 376 y ss.; es crónica en tres partes, con dos libros de una 4ta parte; hay ejemp. de la prim. edic. de Valladolid de 1532 (partes 1ra y 2.a) en el Mus. Brit. Vid. Catál. d. l. Exposición, pág. 12 y ss. Gayangos: Catál. de los libros de Caball., B. A. E., XL, pág. lxix.

    401-26. vn vicioso leuantado: comp. 96-11 arriba.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 505

    402-17. El texto: vno.

    402-20. El texto: sespondio.

    403-6.   Roncesualles: comp. D. Q., I, 52-20.

    403-11. Anteon, hijo de la tierra: comp. D. Q., I, 52-22; Anteón, en vez de Anteo, se escribía a veces en tiempos de Cerv.

    403-20. El texto: alquel.

    403-26. El texto: creeo.

    405-16. El texto: le.

    406-12. dexarse lauar... y como se la lauó: R. M. suple la después de dexarse, entendiendo otra vez que falta por omisión mecánica.

    406-26. El texto: semajantes.

    406-30. ceremonias: para justificar lo que dice la duquesa después (pág. 409-1) es posible que tuviese el manuscr. aquí: cirimonias.

    407-14. estrechas, y penantes búcaros: alg. edic. leen estrechos; no he encontrado penante en otro escritor, pero sí penado, vgr., en Carlos Boil: El marido asegurado, I:

Calla, pues me quieres dar
la purga en taza penada.

    408-1.   a traer: quizá por al traer.

    410-10. El texto: bian.

    411-2.   todas: Máinez y R. M. enmiendan: cosas; no hace falta porque todas se refiere a burla y mentira de la línea anterior.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 506

    411-17. El texto: qua.

    411-32. El texto: apuel.

    413-1.   maguera: vid. la nota 80-26.

    413-14. limiste: un paño de Segovia; comp. el francés limestre, que se encuentra en Rabelais, y según el Dicc. Trévoux, fué el nombre del primer fabricante; vid. Gamillscheg, Etym. Wörterbuch d. franz. Sprache: “El vestido era todo de paño, punto menos de limiste, perpetuo bonete y guantes, etcét.” Suárez de Figueroa: Pasagero, alivio III (edic. Biblióf. esp., pág. 139); de esta industria principal segoviana de aquel entonces dice Alcalá Yáñez y Ribera en El Donado hablador, II, xi: “Segovia es rica por tener, como tiene, el trato mejor y de tanto caudal, tan honroso y necesario como es el de los paños, cuyos hacedores son sin número los que tiene Segovia gente principal de todas naciones...; y así, ejercitándose en la fábrica de lana, no sólo adquieren con su industria caudal suficiente y hacienda, sino que también son verdaderos padres de familias, sustentando innumerables oficiales, a quien, por su trabajo, dan de comer.”

    413-28. el labrador Bamba: vid. D. Q., I, 385-28.

    413-32. si las trobas... no mienten: véase la nota página 334-32, sobre los romances del rey Rodrigo; los versos citados no se hallan en la misma forma en Durán, núm. 606; de la penitencia de Rodrigo se trata con mucha extensión en la Crónica Sarracina, II, cap. ccliiii (fol. 218, edic. de Alcalá, 1587).

    414-11. quiere más ser más labrador que rey: todos los edit. omiten un más; pero es posible que Doña Rodríguez quería, a su modo, reforzar la frase con la repetición de más. No parece lícito enmendar la plana al original.

    414-27. que con otro... lo deseche: Com. y Entr., III,


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 507

124-4; IV, 107-5, y sobre todo la enmienda, V, 362; ya lo había aclarado Arrieta en su D. Q., V. 333.

    414-30. El texto: lealess.

    415-15. El texto: tres.

    415-18. El texto: razon razon.

    417-18. El texto: de tomar yo.

    418-13. Micael Verino: De los dísticos latinos de Miguel Verino hubo varias edic., entre ellas algunas impresas en España, después de la primera de Florencia, 1487. Vid. el Manual de Palau, VII, 159; la cita latina del texto es de un epigrama que en honor de Verino compuso Policiano, y que se halla al frente de los dísticos. Estos sirvieron, al parecer, de texto en las escuelas, con lo cual se explica la frecuencia con que se publicaron. Cons. el art. Miguel Verí; en la Enciclopedia Espasa.

    418-25. El texto: las.

    420-2.   El texto: assí niñas.

    421-12. Fué Sancho quien contó a la duquesa la aventura de la cueva.

    422-26. puesto [se]: es enmienda de Mayáns en la edic. de Tonson, 1738.

    423-8.   del: enmendado por otros edits.: della; puede aludir a un sujeto mental masc. árbol, en vez de encina.

    423-9.   pugnando subir: así el texto; es posible que Cerv. pensase haber escrito procurando subirse como pocos renglones atrás.

    424-21. Sobre este romance véase Gallardo (Ensayo,


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 508

IV, col. 316) donde describe un pliego suelto, que quizá sea el mismo de la B. N. mencionado por R. M., V, 212.

    426-22. El Comendador Griego: es alusión a su colección de refranes, impresa en Salamanca en 1555, vid. Gallardo, III, 982, núm. 3243 y ss.

    426-23. El texto: son menos en de.

    426-29. paranzas (y) presto: considero esta y redundante; ya ocurre con frecuencia en este párrafo, en el que y aparece 14 veces; alg. edic. leen y puestos; vid. Hartzenbusch, nota 1.300.

    427-24. vn postillón (que) en trage, etcét.: para Clem. esta frase no se entiende; como ocurre a menudo en Cerv. parece haber un que pleonástico; con omitirlo la construcción queda bien.

    427-25. El texto: voz.

    428-28. El mismo lugar que: comp. D. Q., I, 53-4; arriba, págs. 45-5 y 95-15.

    430-6.   El texto: los.

    431-7.   Lirgandeo: acerca de los personajes de los libros de caball. aludidos en este pasaje cons. Clem., V, 210 y ss.; también D. Q., II, 288-1.

    433-10. diciplinante de luz: cons. Nov. ejemp., III, 163-19, Com. y Entr., II, 6-23.

    434-14. Merlin: en vez de Merlín, esperamos a Montesinos, a quien el diablo postillón había anunciado antes, como reparó Clem.; pero Cerv. supo hacer de este cambio inesperado otro incidente divertido. Sobre Merlín véase K. Pietsch: Spanish Grail Fragments, I, 57: La estoria de Merlin e cuyo Fijo fué. De El baladro del sabio Merlín y La Demanda del sancto grial, hay reimpr. en Libr. de Caball., I, N. B. A. E. Es


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 509

evidente que Cerv. estaba bien enterado en la materia de estas leyendas. Comp. D. Q., I, 167-25; II, 365-31, arriba 281-3; Clem., V, 222.

    435-14. El texto: se de deue.

    435-34. El texto: Duulcinea.

    437-21. El texto: machuelo.

    439-3.   El texto: Dulcina.

    439-12. El texto: a que, al parecer por ã que.

    441-5.   correo (y) dio: otra vez y redundante.

    442-17. El texto: los.

    443-15. El texto: las.

    445-2.   las obras de caridad... ni valen nada: por ser error teológico este pasaje fué suprimido en la mayor parte de edic. impresas en España, desde la de Valencia, 1616; véase Rius, I, 17; Fitzmaurice-Kelly, edic. D. Q., II, 287; R. M. u. e., VII, apén. xxxi.

    447-21. Calongia: véase Cov., voz canonigo.

    450-11. Algunos ejempl.: vaestro.

    451-6.   Algunos ejempl.: vindas.

    451-20. de lueñas y apartadas tierras: Cerv. escribe lueñes tierras en otros lugares, vgr., D. Q., II, 38-27, y 453-22 de este tomo; muchas edic. enmiendan aquí el texto lueñes; cons. Bello-Cuervo, p. 32, nota 17 de Cuervo; ¿es posible que el manuscr. tuviese luengas, que es como se lee en las edic. de Valencia, 1616, y de Barc., 1617? Cej.: Lengua de Cerv., registra solamente lueñas en la pág. 668, pero en la pág. 1072 da lueñes (voz tierra). Cov. registra lueñes, y luengo, pero no lueñas.

    453-14. El texto: la.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, NOTAS, p. 510

    454-12. mi barbero: alg. edic. leen mi boticario; vid. R. M. u. e., V, 261.


LA TABLA

    513.      El texto: el el.

    513.      El texto omite de.

    514.      El texto: dio dio.

    515.      El texto: sobrosa.

    515.      El texto: De donde.


DON QVIXOTE DE LA MANCHA, TOMO III, p. 511


APÉNDICE

    Don Quijote, I, pág. 72-1: lo qual, visto; léase: lo qual visto.

    Don Quijote, III, pág. 17-17: Debo a la atención de su Eminencia Mgr. Eugène Tisserant, Pro-Prefetto della Bibl. Apos. Vaticana la nota siguiente acerca de Bosio: “No he encontrado ningún libro impreso, titulado: De Signis Ecclesiae, atribuído a Bosio. Es posible que el autor fuese el Evangelista Bosio de Padua, O. S. A., el cual era Regente de los Estudios y Profesor desde 1569, hasta su muerte en 1593. (Vid. Encomiasticon Augustinianum, auctore R. P. F. Phil. Elssio..., Brux. I 1654.) Dicho Bossio publicó Theoremata Theologica, Roma, 1591. No se sabe que una obra suya De Sig. Eccl. llegase a imprimirse.”


Volver a Works of Cervantes home page (http://users.ipfw.edu/jehle/cervante.htm)
Texto electrónico por Fred F. Jehle <jehle@ipfw.edu>
URL: http://users.ipfw.edu/jehle/cervante/dqsb3n.htm
Last updated on June 19, 2002