Ernesto Cardenal

“Epigramas”

[Epigramas: poemas breves y satíricos a imitación de los epigramas de la antigüedad clásica.
Sátira: composición  poética que censura or ridiculiza personas o cosas; discurso, dicho o escrito agudo, picante y mordaz.]


Te doy, Claudia, estos versos

     Te doy, Claudia, estos versos, porque tú eres su dueña.
     Los he escrito sencillos para que tú los entiendas.
     Son para ti solamente, pero si a ti no te interesan,
     un día se divulgarán tal vez por toda Hispanoamérica
5   Y si al amor que los dictó, tú también lo desprecias,
     otras soñarán con este amor que no fue para ellas.
     Y tal vez verás, Claudia, que estos poemas,
     (escritos para conquistarte a ti ) despiertan
     en otras parejas enamoradas que los lean
10 los besos que en ti no despertó el poeta.


Cuídate, Claudia, cuando estés conmigo

     Cuídate, Claudia, cuando estés conmigo,
     porque el gesto más leve cualquier palabra, un suspiro
     de Claudia, el menor descuido,
     tal vez un día lo examinen eruditos,
15 y este baile de Claudia se recuerde por siglos.

     Claudia, ya te lo aviso.


De estos cines, Claudia

     De estos cines, Claudia, de estas fiestas,
     de estas carreras de caballos,
     no quedará nada para la posteridad
20 sino los versos de Ernesto Cardenal para Claudia
               (si acaso)
     y el nombre de Claudia que yo puse en esos versos
     y los de mis rivales, si es que yo decido rescatarlos
     del olvido, y los incluyo también en mis versos
25 para ridiculizarlos.


Esta será mi venganza

     Esta será mi venganza:
     Que un día llegue a tus manos el libro de un poeta famoso
     y leas estas líneas que el autor escribió para ti
     y tú no lo sepas.


Me contaron
30
     Me contaron que estabas enamorada de otro
     y entonces me fui a mi cuarto
     y escribí ese artículo contra el Gobierno
     por el que estoy preso.
     ............


De pronto suena en la noche

35 De pronto suena en la noche una sirena
     de alarma, larga, larga,
     el aullido lúgubre de la sirena
     de incendio o de la ambulancia blanca de la muerte,
     como el grito de la cegua en la noche,
40 que se acerca y se acerca sobre las calles
     y las casas y sube, sube, y baja
     y crece, crece, baja y se aleja
     creciendo y bajando. No es incendio ni muerte:
          Es Somoza que pasa.


Yo he repartido

45 Yo he repartido papeletas clandestinas,
     gritado: VIVA LA LIBERTAD! En plena calle
     desafiando a los guardias armados.
     Yo participé en la rebelión de abril:
     pero palidezco cuando paso por tu casa
50  y tu sola mirada me hace temblar.
     .............


Somoza Desveliza La Estatua de Somoza en el Estadio Somoza

     No es que yo crea que el pueblo me erigió esta estatua,
     porque yo sé mejor que vosotros que la ordené yo mismo.
     Ni tampoco que pretenda pasar con ella a la posteridad
     porque yo sé que el pueblo la derribará un día.
55 Ni que haya querido erigirme a mí mismo en vida
     el monumento que muerto no me erigiréis vosotros:
     sino que erigí esta estatua porque sé que la odiáis...


Nuestros poemas no se pueden publicar todavía

     Nuestros poemas no se pueden publicar todavía.
     Circulan de mano en mano, manuscritos,
60 o copiados en mimeógrafo. Pero un día
     se olvidará el nombre del dictador
     contra el que fueron escritos,
     y seguirán siendo leídos.
     ...........


Al perderte yo a ti

     Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido:
60 yo porque tú eras lo que yo más amaba
     y tú porque yo era el que te amaba más.
     Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:
     porque yo podré amar a otras como te amaba a ti
     pero a ti no te amarán como te amaba yo.


Muchachas que algún día

70 Muchachas que algún día leáis emocionadas estos versos
     y soñéis con un poeta:
     sabed que los hice para una como vosotras
     y que fue en vano.

Ana María Fagundo

“Casi un poema”

     Acosar a la palabra no quiere decir poema
     sino necesidad de que se remonte
     toda la ansia en cumbre sobre la vida
     y se diga un "sí" rotundo a la marcha
5   y vayamos haciendo camino
     o creyendo que lo hacemos desde dentro
     para no morir,
     para dejarse vencer por el tiempo
     que pone arrugas de horas a nuestra piel,
10 fragilidad a nuestros huesos
     y niebla de espera a la fatiga.
     Por eso la palabra como única mariposa
     en el interior de la camisa
     y un calor más entre los pechos
15 para seguir sin que se note el frío;
     porque hay frío en las rendijas de las ventanas íntimas
     y suena a dios ido entre los pliegues
     de las faldas y el crujir de los zapatos
     sobre el asfalto.
20 Aunque apretados en sazonado racimo
     vamos todos por las aceras de la vida,
     sentimos los epacios separándonos,
     llenándonos de huecos los tibiores del contacto
     y nadie sabe decir porqué el calor del otro
25 no le llega
     o le llega como un frío.

     Sí, convocamos a la palabra a la cita de hoy,
     a la de siempre,
     para que ella intente decirnos algo
30 que llene los huecos de algún calor
     que sepa a lumbre de permanencia.

     La convocamos por si pudiera llegar a ser
     fuego confortador de poema.


Ana María Fagundo

“Trinos”

     Contra tu ventana trinan los pájaros
     un canto perfumado de azahares
     esta mañana tímida de marzo,
     esta mañana llena de verdades,
5   Y recojes sus trinos desde el viento
     que brota la primavera en tus manos
     este marzo que trae de sustento
     cuarenta y cuatro inviernos entrecanos
     Sientes que tu apagado hogar se alumbra,
10 que trinan tus silencios por la casa;
     que hay niños que alborean tu penumbra:
     que suena a isla, a mar, a lava;
     que irrumpe la alegría con su jungla
     de amor que te persigue enamorada.


Nancy Morejón

“Renacimiento”

     Hija de las aguas marinas,
     dormida en sus entrañas,
     renazco de la pólvora
     que un rifle guererillero
5   esparció en la montaña
     para que el mundo renaciera a su vez,
     que renaciera todo el mar,
     todo el polvo,
     todo el polvo de Cuba.


  1. PRÁCTICA: Figuras retóricas y tropos
  2. El enamorado y la muerte
  3. Doña Alda
  4. Garcilaso de la Vega, Santa Teresa, San Juan
  5. Francisco de Quevedo, Lope de Vega, Sor Juana Inéz de la Cruz
  6. José de Espronceda, Gertrudis Gómez de Avellaneda, Gustavo Adolfo Bécquer
  7. José Martí, José Asunción Silva, Rubén Darío
  8. Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez
  9. Gabriela Mistral, César Vallejo, Vicente Huidobro, Juana de Ibarbourou, Federico García Lorca
  10. Luis Palés Matos, Nicolás Guillén
  11. Pablo Neruda, Gloria Fuertes, Octavio Paz
  12. Ernesto Cardenal, Ana María Fagundo, Nancy Morejón
  13. Práctica II (preguntas e identificaciones)
  14. Un bosquejo de los movimientos poéticos del siglo XX

[S302 Main page]

[Syllabus]

[Course info]


Contact: Fred F. Jehle

Home: http://users.ipfw.edu/jehle/

Indiana University - Purdue University Ft. Wayne

Last updated: Feb. 27, 2003

Fort Wayne, IN 46805-1499 USA

URL: http://users.ipfw.edu/jehle/courses/s302/mvments2.htm