This listing was originally published as a series in nine volumes Journal of Hispanic Philology, 13.1 (1989) through 16.3 (1992). The introductory remarks before some of the individual pieces have been extracted and placed before item number 1.

[1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20]
[21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40]
[41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60]
[61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80]
[81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97]


Research Topics in Classical Spanish Literature

by Daniel Eisenberg


     With this issue JHP begins a new regular feature: a listing of potential research topics, inspired by Homero Serís' Guía de nuevos temas de literatura española (New York: Hispanic Society, 1973), which still contains a great many valuable ideas.1 The intent is to provide suggestions for those looking for dissertation topics.
     It is not possible to guarantee that research is not in progress or published on any of these topics. If a page is sent with the number of the topic and a description of work undertaken or completed, such will be filed and a copy sent in response to any future inquiries about that topic.

     Existe la posibilidad de duplicación de trabajo de los temas en este fichero. No podemos ofrecer ninguna garantía de que tal cosa no ocurra, ni tampoco de que no se hayan hecho ni publicado estudios que ignoramos sobre estos temas. En breve publicaremos una lista de los que hemos llegado a conocer sobre los temas ya publicados en números anteriores.
     Nos ofrecemos a hacer lo siguiente. A quien la solicite, mandaremos una brevísima nota informándole si sabemos que alguien está trabajando en el tema de estas fichas que le interese. En caso afirmativo, le comunicaremos los datos que tengamos. Por dicha solicitud, nos autorizará a comunicar su nombre y señas a quien pregunte por el mismo tema en el futuro.

     Esta sección [33-43] está concebida como un trabajo colectivo. El texto que merece editarse y estudiarse; el manuscrito que se deteriora y que hay que rescatar; la pista que Ud. no tiene el tiempo para seguir; la cuestión que le interesa que alguien estudie; el tema que se presenta pero que no va a investigar, ni sus alumnos tampoco: para todo ello ofrecemos este fichero. A no ser que desee el anonimato, se hará constar su participación.

     Recommended by your editor: David Sternberg, How to Complete and Survive a Doctoral Dissertation (New York: St. Martin's, 1981).

     Contributions to this section are most welcome, and contributors will be acknowledged.

     Publicaremos gustosamente colaboraciones firmadas a este fichero.


1. Preparing an edition locating and examining different states of the text, selecting a base text, the intense concentration that editing requires, deciding what to modernize and annotate, and preparing the notes and introduction can be wonderful, enriching discipline. An introduction to modern editorial practice, with an extensive annotated bibliography, is found in William Proctor Williams and Craig S. Abbott's An Introduction to Bibliographical and Textual Studies (New York: Modern Language Association of America, 1985).
     A text which cries for a edition, or several partial editions, is Pedro del Corral's Crónica sarracina. A highly influential, pro-Gothic mix of myth and history, some fragments were edited by Ramón Menéndez Pidal in Floresta de leyendas heroicas españolas. Rodrigo, el último godo, I (Clásicos castellanos, 62),2 who calls it “la primera novela histórica española” (p. lxxxix) and “escrita para el lector de libros de caballerías” (p. xcviii). Menéndez Pidal provides a description of manuscripts, updated in the Bibliography of Old Spanish Texts, 3rd edition (Madison: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1984). There is a 1499 princeps, and Palau cites eight sixteenth-century editions, of which five are included in the microfilm Hispanic Culture Series, reels 81 and 82. Martín de Riquer, “El África de Petrarca y la Crónica sarracina de Pedro del Corral,” Revista de bibliografía nacional, 4 (1943), 293-95. A source of Zorrilla and Hartzenbusch, says the Diccionario de literatura española.

2. A simpler text editorially, because there were fewer editions, yet also much in need of editing, is Miguel de Luna's Verdadera historia del rey don Rodrigo (Pt. 1, Granada, 1592; second part 1600; both parts Zaragoza, 1603). A good example of a false historical work which feigns truthfulness, it would provide an excellent introduction to sixteenth-century intellectual history. On the work, Francisco Márquez Villanueva, “La voluntad de leyenda de Miguel de Luna,” NRFH, 30 (1981 [1983]), 359-95.

3. “The Erotic Fiction of Feliciano de Silva.” Silva, who provides material for many studies, is one of the most understudied authors of Spanish literature. Of Jewish ancestry himself, he married over opposition a girl from a family of even more recent ancestry. The god of love, in the fictional “Sueño” which concludes Amadís de Grecia, says when seeing Silva, “Éste es mi hijo muy amado, con quien yo mucho me he gozado.”3
     Condemned by Cervantes, who describes him (falsely) as impossible to understand, no one has dared edit and publish his chivalric fiction in the face of such a condemnation, and few have studied him. It seems increasingly likely that Cervantes' condemnation was to “protect” readers from the sexual elements in Silva's fiction, which, presumably to avoid attracting readers, Cervantes does not mention. By the standards of sixteenth-century Spain, Silva's work was positively racy: “Dexad en mal punto essas sandezes y lealtades de amor... y démonos a plazer en cuanto podamos.”4
     For an introduction to Silva, see Marie Cort Daniels, “Feliciano de Silva: A Sixteenth-Century Reader-Writer of Romance,” in Creation and Re-creation: Experiments in Literary Form in Early Modern Spain. Studies in Honor of Stephen Gilman, ed. Ronald E. Surtz and Nora Weinerth (Newark, Delaware: Juan de la Cuesta, 1983), pp. 77-88, and the article of Constance Rose in the same volume. Also Sydney Cravens, “Feliciano de Silva and his Romances of Chivalry in Don Quijote,” Inti, No. 7 (Spring, 1978), pp. 28-34, and my “Amadís de Gaula and Amadís de Grecia,” in the book cited in note ?. (I have abandoned plans to edit Amadís de Grecia and hope someone else is able to undertake it.)

4. “Lorca and Classical Spanish Literature.” With the partial exception of his productions of Golden Age plays, Lorca scholars have yet to deal with the influence on him of classical Spanish literature. Yet Lorca knew the literature well, giving lectures on Góngora and Soto de Rojas, and almost singlehandedly resurrecting the poetry of the latter. (“Yo tengo el orgullo de haberlo ‘descubierto,’” he said in an 1933 interview, mentioning unfulfilled plans to edit and annotate him.) One newspaper article stated that “García Lorca ha encontrado en las bibliotecas flores del siglo XVII que ni en aquel siglo fueron publicados”;5 what these are, if the statement is accurate, is not known. Jorge Manrique was open on his desk when writing the “Llanto por Ignacio Sánchez Mejías,” and only days before his death he is reported to have been reciting Berceo from memory. In Impresiones y paisajes, along with Verlaine and Lautréamont we find references to San Juan and Santa Teresa, the only classical Spanish authors mentioned. The collection and indexing of all the citations and allusions in his writings would itself be a worthy topic. Lorca hardly mentions Cervantes: why?

5. A topic for a M.A. thesis: a bibliography of necrologies, other biographical studies, and lists of publications of Hispanists and Spanish literary and linguistic scholars. Where does one turn for a list of the publications of Pfandl, Rennert, Amado Alonso, José Toribio Medina, Sir Henry Thomas, Merimée, Foulché-Delbosc, S. Griswold Morley, Serís himself? Who were Pascual de Gayangos, Francisco Icaza, Aureliano Fernández-Guerra, Milton Buchanan, Diego Clemencín, Luis Astrana Marín, “Andrenio,” “Medina Azara”? A starting point are homage volumes, which often contain biographical and bibliographical information. Up to 1956 there is Herbert H. Golden and Seymour O. Simches, Modern Iberian Language and Literature: A Bibliography of Homage Studies (Harvard Univ. Press, 1958); after 1958 these can be found listed at the beginning of volumes of the MLA International Bibliography. Much would also be found by a volume-by-volume perusal of major scholarly journals.

6. For someone who enjoys working with computers and has access to the hardware: a protocol by which an optical scanner and character recognition software can read old printed books in Spanish. With “instruction,” certain scanners can read any typeface or character. The different alphabet used then, with obsolete characters such as~qandp/, requires decisions to be made (assigning each, for example, to some character not otherwise needed, such as ¥, £, or ¢). Procedures (“macros”) must be developed to purify the text: removing unneeded hyphens, replacing colons with periods (and the like), resolving archaic abbreviations (dõde > donde or donde). The formatting contained in printed books (columns; checkwords; page numbers; chapter headings; etc.) must all be dealt with in preparing a clean and usable text file. Once this labor is done, however, the data and procedures can be used by anyone with access to similar equipment to scan other books with the same type and page format.

7. The canon as shaped by literature textbooks. What was the first Spanish literature textbook? The first for English-speaking students? What view of Spanish culture and literature did they portray? How have these changed over the years? When did the Jewish element in Hispanic culture start appearing in textbooks, if it has at all? How do they handle women authors?


8. A study of López de Hoyos, “cathedrático del Estudio desta villa de Madrid,” as he described himself (Luis Astrana Marín, Vida ejemplar y heroica de Miguel de Cervantes Saavedra [Madrid: Reus, 1948-59], II, 180), is very much in order. There is abundant material: his publications, his will and other documents, and his activities as censor de libros, references to which are found in Volume 13 of José Simón Díaz's Bibliografía de la literatura hispánica (Madrid: CSIC, 1984). (Simón does not mention Hoyos' prefatory letter to the Lyra Heroyca of Francisco Núñez de Oria [1581], cited by Maxime Chevalier, L'Arioste en Espagne [Bordeaux: Institut d'Études Ibériques et Ibéro-Américaines de l'Université de Bordeaux, 1966], p. 209.) For an introduction, see Américo Castro, “Erasmo en tiempos de Cervantes,” RFE, 18 (1931), 329-89, revised in Hacia Cervantes, 3rd edition (Madrid: Taurus, 1967), pp. 222-61, and Astrana, II, 164, 171-73, 176-82, 207-08, and III, 129-33 and 263-68. (A Study of Don Quixote, p. 9 n. 24; also see p. 32 n. 83.)

9. The Spanish Walter Burley. (Contributed by Nick Round, Department of Hispanic Studies, University of Glasgow, Glasgow G12 8QL, Scotland UK. Inquiries on this topic to him.) Since the work was edited (in a manner exemplary in its day) by Hermann Knust (Tübingen, 1886) little fresh attention has been paid to the Castilian version of Walter Burley's De vita et moribus philosophorum. Burley, who died in 1337, was a teacher at Toulouse and Bologna and a diplomat in papal Avignon. His work anticipates the efforts of English friars later in the fourteenth century to raise the moral standards of their time by commending the examples set by pagan virtue. To this end Burley applied the formula of Bocados de oro —brief biography plus sentence-anthology— to over a hundred Greek and Latin sages, using all the additional sources —classical, patristic, or medieval— that came to hand. Besides Bocados, he had in view the model of Diogenes Laertius; he was also aware of thirteenth-century encyclopedists like Vincent of Beauvais and John of Wales. Avoiding the inordinate chapter-lengths of Bocados de oro and furnishing detailed references to many of his sources, Burley succeeded in producing an accessible and informative piece of work. Besides winning many readers in fourteenth-century France and Italy, the De vita et moribus had made its way into Spain by shortly after 1400 perhaps directly from Bologna, perhaps by way of the Avignon papacy and Pedro de Luna. The Castilian version must in any case be earlier than 1435, the terminal date for a copy in the Palacio library in Madrid. There are four early sixteenth-century editions of what is either a revised or a wholly new translation into Castilian. La vida y excelentes dichos de los más sabios Philósophos que uvo en este mundo (Seville, 1520; Toledo, 1527; Seville, 1535; Seville 1538 [?]; Seville, 1541), attributed in these editions to one Hernando Díaz; the MSS of the Castilian De vita et moribus are anonymous. (See Theodore S. Beardsley, Jr., Hispano-Classical Translations Printed Between 1492 and 1699 [Pittsburgh: Duquesne University Press, 1970], pp. 4, 31).
     Anyone producing a modern edition will want to give attention to these, as well as to the MSS in the Escorial (edited by Knust) and Palacio libraries. Quite extensive fieldwork, then, will be involved. But the work of relating Burley's text to its own sources, and to the Castilian writers of the fifteenth century who used it as a valued reference-item, can be pursued in any reasonably-equipped university center. For my own part, I have found Burley hovering around the fringes of my 15th-century researches for years, and would be happy to put my acquaintance with that period (such as it is) at the disposal of anyone who wanted to undertake the project as a Ph.D. topic in Glasgow.

10. Centenaries. The year 1992 has already been called “mythical” in Spain. Centenaries always seem to serve that sort of function, and such is unappreciated. “In 1592, 1692, and 1792, nothing took place in Spain to commemorate the centennials of Columbus' discovery of the New World. However, in 1892. ...October 12 was for the first time declared a Spanish national holiday and... the idea of ‘el Día de la Raza’ was established” (from a review of 1892 el IV centenario del descubrimiento de América en España: Coyuntura y commoraciones, by Salvador Bernabeu Albert [Madrid: CSIC, 1987], Bulletin of the Society for Spanish and Portuguese Historical Studies, October, 1989, p. 29). It would seem that the beginning of observance of centenaries in the nineteenth century reflects the birth of modern nationalities and the need for modern, secular myths. The independence of its former colonies, which troubles some Spaniards even today, created the need for an affirmation, in Spain, that in some mythical sense the independence had not taken place. What, however, was the background of the great Columbian Exposition in the United States in 1892, about which virtually nothing is said today either in Spain or the U.S.? What has changed that we are no longer commemorating Columbus? Lewis Hanke claimed that centennial commemorations were typically Hispanic (“How Should the Five Hundredth Anniversary of the Discovery of America be Commemorated?,” in Les cultures ibériques en devenir. Essais publiés en hommage à la mémoire de Marcel Bataillon (1895-1977) (Paris: Fondation Singer Polignac, 1979), pp. 421-29), but the earliest which comes to mind is the U.S. Centennial of 1876.
     In literature, the commemoration of Góngora in 1927 is often mentioned, but the that of Lope in 1935 seldom: why? Even the relevance of Góngora to that generation, and what they wished to accomplish by reviving and promoting him, are anything but understood. The famous program in Seville has been described by its participants and the photo of them endlessly reproduced. Yet the plaque with Góngora's sonnet to Córdoba which the group erected in that city, overlooking the Guadalquivir, is seldom mentioned.
     It would be useful to have an examination of Cervantine commemorations. The earliest, that of 1905, has been the most studied. (Alfred Morel-Fatio, “Cervantes et le troisième Centenaire du Don Quichotte,” Archiv für das Studium der neueren Sprachen, 116 [1906] 340-61, and very perceptively, Javier Blasco, “El Quijote de 1905 (apuntes sobre el quijotismo finisecular),” Anthropos, Nos. 98-99 [1989], 120-24.) It brought the publication of Navarro Ledesma's very popular novelized biography, Unamuno's Vida de Don Quijote y Sancho, Menéndez Pelayo's “Cultura literaria de Miguel de Cervantes” (the most-reprinted article on Cervantes), and the erroneous plaque which may be seen in Madrid at Atocha 87, on the site of Cuesta's shop and building of the dormant Sociedad cervantina de Madrid. (The project to turn this site into a museum, described in Cervantes, 2 [1982], 193, 5 [1985], 84, and 7 [1987], 83, has not yet born fruit.)
     The centenary of 1916, though smaller, has been less studied. It brought the Real Academia Española's series of facsimiles of Cervantes' works, in part a response to the edition of Schevill and Bonilla. The activities of the year 1947 have received even less attention. Along with many special issues of scholarly publications, it brought an unfulfilled attempt at an Obras completas, whose only published products have been a new and improved edition of Rodríguez Marín's “nueva edición crítica” of Don Quijote, the introduction to Amezúa's projected edition of the Novelas ejemplares (Cervantes, creador de la novela corta española), and thirty-five years later Herrero García's edition of the Viaje del Parnaso. There is surely much more to be said about 1916 and 1947. The 1985 centennial of La Galatea was observed only in the United States.

11. A chivalric text needing editing: Arderique (1517). The original language of composition, and its links with Spanish Arthurian texts, both need study. If it can be shown to be a text originally written in Catalan, it would be immediately publishable, and likely publishable anyway. The edition once planned by a student of mine has long ago been abandoned, much to my regret.

12. Also needing editing and study: works of Pablo de Santa María. “Una Suma de las corónicas de España, en prosa, queda todavía inédita y, a pesar de su mención por varios investigadores, apenas estudiada” (Alan Deyermond, “Historia universal e ideología nacional en Pablo de Santa María,” Homenaje a Álvaro Galmés de Fuentes [Madrid: Gredos, 1985], II, 313-24, at p. 313). “Queda patente la necesidad urgente de una edición crítica de Las edades del mundo. Tal tarea fue emprendida por Hiram Peri.... Peri murió pocos años después.... Es de esperar que el trabajo de Peri no se pierda, aunque seguramente se tendrá que enmendar a la luz de manuscritos recién descubiertos.... Poquísimos son los estudios sobre otros aspectos del poema” (p. 324).

13. A topic for an M.A. thesis: an index to the valuable but unindexed Cervantine bibliography of Raymond L. Grismer: Cervantes: A Bibliography; Books, Essays, Articles, and other Studies on the Life of Cervantes, his Works and his Imitators (New York: H.W. Wilson, 1946; Volume 2, Minneapolis: Burgess-Beckwith, n.d. [1963?]; both reprinted by Kraus Reprint, 1971).

14. An edition of the correspondence of John Bowle, the first scholarly editor of Don Quixote, with the English Hispanist John Dillon. It is located in the University of Capetown; Merritt Cox (William and Mary, deceased) had a microfilm. For background and references, Thomas Percy and John Bowle, Cervantine Correspondence (Exeter: University of Exeter, 1987).


15. “For those who may be interested in collaborating but have no particular text in mind, either John Nitti or Charles Faulhaber can offer suggestions concerning important texts which are either completely unedited or exist in uncritical and untrustworthy 18th- or 19th-century editions.” (Charles B. Faulhaber and Francisco Marcos-Marín, “ADMYTE: Archivo Digital de Manuscritos y Textos Españoles,” La corónica, 18 [1990], 131-45.) Nitti's address is Hispanic Seminary of Medieval Studies, 3734 Ross Street, Madison, Wisconsin 53705. Faulhaber's address is Dept. of Spanish and Portuguese, University of California, Berkeley, CA 94720.

16. An edition of Juan de la Cuesta's Libro y Tratado para enseñar leer y escriuir breuemente y con gran facilidad cõ reta pronunciacion y verdadera ortographia todo Romance Castellano, y de la distincion y diferencia que ay en las letras consonãtes de vna a otras en su sonido y pronunciacion (Alcalá: casa de Juan Gracián, 1589). An important source for students of orthography, education, and Cervantes. It is also of interest for printing history, as it was possibly typeset by its author; the only other such example of self-typesetting in Spain is the Institución y origen del arte de la imprenta y reglas generales para los componedores by Alonso Víctor de Paredes, “profesor del mismo arte” (ed. Jaime Moll, Madrid: El Crotalón, 1984; rev. D. W. Cruickshank, JHP, 8 [1984 (1985)], 239-41). I discussed Cuesta's book briefly in “On Editing Don Quixote,” Cervantes, 3 (1983), 3-34, at pp. 24-28.

17. There is no shortage of study of Madrid. We do need a study of the Golden Age culture of Toledo. Toledo was of course the city of Garcilaso, of which it was very conscious and proud; it was also of Paravicino, Valdivielso, Tamayo de Vargas and a considerable list of lesser-known authors. Both Lope and Cervantes visited more than incidentally. Toledo was an important publishing center, and, with Seville, the most important city visited by travelling comedia companies. The Toledan comediante Agustín de Rojas said in his Viaje entretenido that “los mejores de nuestro oficio han sido toledanos.” Toledo was also Spain's religious capital. The cigarrales de Toledo aluded to by Tirso were a specific set of gardens, that of the palace of Buenavista. It belonged to Cardenal Sandoval y Rojas, famous for his help to Cervantes. A possible point of departure are the writings on Toledo of Gregorio Marañón; also the works of Luis Moreno Nieto, Toledo y los toledanos en las obras de Cervantes (Toledo: Diputación Provincial, 1982) and Toledo en la literatura: antología (Toledo: Diputación Provincial, 1983).

18. “Il est banal de dire que l'histoire de la Prédication en Espagne reste à faire, et en particulier que l'éloquence sacrée au Siècle d'Or (nous dirons plutôt la Oratoria sagrada) est le chapitre le plus mal traité de l'histoire de la littérature espagnole. Mais mème en dehors de tout point de vue littéraire, on peut affirmer en tout cas que ni les historiens des idées, ni les historiens tout court ne se sont assez servi de l'immense accumulation des sermons imprimés que peupient encore tant de rayonnages de bibliothèques publiques ou privées, civiles ou religieuses.” (Francis Cerdan, “La vision de la société dans les sermons de Fray Hortensio Paravicino,” in La contestation de la société dans la littérature espagnole du Siècle d'Or [Toulouse: Université de Toulouse-Le Mirail, 1981], pp. 45-55, at pp. 46-47.)

19. San Pedro Pascual: “Su auténtica biografía, desde un punto de vista científico, considero que está por hacer” (Guadalupe Saiz Muñoz, “Críticas contra el profeta Muammad contenidas en la obra El obispo de Jaén sobre la seta Mahometana de Pedro Pascual (siglo XIII),” in Homenaje al Prof. Darío Cabanelas Rodríguez, O.F.M. [Granada: Universidad de Granada, Departamento de Estudios Semíticos, 1987], I, 477-90, on p. 477, n. 1.)

20. A 1992 topic: There is a need for a study of the literature about the conquest of Granada in 1492. How was it viewed in Castile and elsewhere? How did the losers see it? The noun used to describe it is significant: Spanish writers spoke of “la reconquista de Toledo,” but never “la reconquista de Granada.” The term was “la toma” or “la conquista de Granada.” Why?
     The first step would be to survey the literature on the topic, which has never been done. There are of course the historians, the Christian ones of which are generally accessible (survey in Benito Sánchez Alonso, Fuentes de la historia española e hispanoamericana, 3rd ed. [Madrid: RFE, 1952], I, 339-43; 344-46 on the Gran Capitán). Andrés Soria Ortega, El gran capitán en la literatura (Granada: Universidad de Granada, 1954), little known, as are so many works on Granada (missing in José Simón Díaz's Manual; not reviewed in Ínsula, RFE, etc.). The novela morisca is another possible source; it is competently surveyed by María Soledad Carrasco-Urgoiti, The Moorish Novel (Boston: Twayne, 1976). Poetry has also been somewhat studied: besides the romances moriscos, used by Pérez de Hita in his mendacious Guerras civiles de Granada, one can use the studies of Emilio Orozco Díaz, Granada en la poesía barroca (Granada: Universidad, 1963), El poema Granada de Collado de Hierro (Granada: Patronato de la Alhambra, 1964), and the article cited in the following ficha. There is a villancico of Juan del Encina, “Levanta Pascual levanta” (Obras, ed. Ana María Rambaldos, Clásicos castellanos 218-20 [Madrid: Espasa-Calpe, 1978], III, 333-36), and a search through the romancero nuevo would certainly be fruitful.
     The comedias are the least-known area. There is Lope's Cerco de Santa Fe, studied by María Soledad Carrasco, “El cerco de Santa fe, de Lope de Vega, ejemplo de comedia épica,” Homenaje a William L. Fichter (Madrid: Gredos, 1971), pp. 115-25, and his earlier Los hechos de Garcilaso de la Vega y moro Tarfe. Menéndez Pelayo's comments on both may be found in his Estudios sobre el teatro de Lope, edición nacional (Madrid: CSIC, 1949), V, 227-48. Orozco studies “Visiones barroco-impresionistas de Granada en el teatro de Lope de Vega,” pp. 55-67 of his book cited above. An anonymous Triunfo del Ave María may be read in volume 49 of the BAE. Presumably there are plays on the topic by other authors. La toma de Granada was a play, apparently improvised, put on by the Spanish prisoners in the baño in Algiers (for references, see Eisenberg, “Repaso crítico de las atribuciones cervantinas,” NRFH, in press, n. 26). Finally, it would be useful to have:

21. An edition of “la comedia inédita del maestro Antonio de Acevedo La toma de Granada.... La obra Ms. n.o 161.562 de la Biblioteca Nacional sigue la línea del teatro de Lope y corresponde a la primera mitad del siglo XVII, y como en las comedias de aquél utiliza el romance no sólo en las relaciones, sino también en las descripciones.” (The quote from Emilio Orozco Díaz, “La Alhambra en la poesía barroca,” in Homenaje al Prof. Darío Cabanelas Rodríguez, O.F.M. [Granada: Universidad de Granada, Departamento de Estudios Semíticos, 1987], II, 427-49, at pp. 440-41.)

22. A study of the period during which Granada was capital of Spain. Why is this such a surprising fact? Fernando and Isabel made it their home. Both are buried there, as are Juana la Loca and Felipe el Hermoso. Carlos V's unfinished palace —abandoned in part because of international pressure— is a standard tourist stop. It was in the Generalife gardens (there is a plaque) that Navagiero suggested to Boscán the introduction into Spain of Italian meters. Narciso Alonso Cortés long ago studied Valladolid's much briefer stint as Spain's capital; why is there no study of Granada?

23. The austere Escorial as answer to and replacement for the ornate and sensual Alhambra, with Carlos V's unfinished palace as an intermediary step. The Escorial built in the middle of nowhere, as there was no central city where the King felt welcome; the creation of Madrid as a city of bureaucrats, economically beholden to the crown. There is a vast bibliography on both the Alhambra and the Escorial. On Carlos V's palace, Earl E. Rosenthal, El palacio de Carlos V en Granada (Madrid: Alianza, 1988), and Emilio García Gómez, Foco de antigua luz sobre la Alhambra (Madrid: Instituto Egipcio de Estudios Islámicos, 1988), Appendix 2.

24. A study of the campaign to substitute Teresa for Santiago as patron saint of Spain, for which one of the primary sources is Diego de San José's Compendio de las solenes fiestas que en toda España se hicieron en la Beatificación de N. B. M. Teresa de Jesús fundadora de la reformación de Descalzos y Descalzas de N. S. del Carmen en prosa y verso (Madrid, 1615). Ultimately unsuccessful (Quevedo's contribution was “Mi espada por Santiago”), but it aroused surprisingly broad support. A turning point in Spanish intellectual history. For an introduction, T. D. Kendrick, Saint James in Spain (London: Methuen, 1960), a book yet to be translated into Spanish.

As a recreation, your editor suggests speculation on the topic, “What would Spain have become with a woman, of Jewish ancestry, as its national symbol?”

25. A brief text needing editing: “Diálogo de Scipión Africano y Sócrates,” British Lib. Additional MS 9939, ff. 9-13 (cited by Ana Vian Herrero, “La ficción conversacional en el diálogo renacentista,” Edad de oro, 7 (1988), 173-86, at p. 180.


26. López Pinciano's Pelayo. Scholars of Cervantes are well aware of the impact of Alonso López Pinciano on his concept of the novel. Cervantes, who coincided with the doctor in both Madrid and Valladolid, may well have known him personally. Pinciano's Philosophía antigua poética (1596) is one of the few comprehensive treatises on literary and genre theory in any language. Its republication by Carballo Picazo in 1953 illustrates well the influence an edition can have. Prior to that, only Schevill, among Cervantes scholars, seems to have used it.
     As Pinciano was so influential, it would be worth studying his only published literary work, the epic poem Pelayo (Madrid 1605). The remote setting, also used by Cervantes in his lost work on Bernardo del Carpio, allowed the artist creative freedom without conflict with historical truth (see A Study of Don Quixote, pp. 67-68).
     Pinciano also translated “la obra de Tucídides sobre la peste de Atenas que es lo más sublime, al decir de Morejón, de cuanto se conoce en el género descriptivo, pero esta traducción quedó inédita. D. Andrés Piquer imprimió un trozo de ella, dice que para modelo de la juventud española.” (The quotation from Mariano Alcocer Martínez, Historia de la Universidad de Valladolid. VII. Bio-bibliografías de médicos notables [Valladolid: Cuesta, 1931], 253, helpfully supplied by Anastasio Rojo Vega. The “Morejón” is Antonio Hernández Morejón, Historia bibliográfica de la medicina española, who discusses Díaz in Vol. 3 [Madrid, 1843], pp. 408-09.)

27. Cervantes and medicine. Cervantes' contact with doctors and the world of medicine is also worthy of study. In addition to his knowledge of López Pinciano's literary ideas, Cervantes wrote a preliminary sonnet to a urology treatise, Francisco Díaz's Tratado nuevamente impressso de todas las enfermedades de los riñones, vexiga, y carnosidades de la verga (Madrid, 1586). Díaz is studied by Juan Riera, Cirujanos, urólogos, y algebristas del renacimiento y barroco (Valladolid: Universidad de Valladolid, 1990), a copy of which was kindly sent by Anastasio Rojo Vega. In the “Canto de Calíope” Cervantes praised Díaz and also Dionisio Daza, “cirujano de cámara del rey” and author of the Práctica y theórica de cirugía en romance y latín (Valladolid, 1584; the second part, 1595, “trata de todas las heridas” ).
     By good fortune we know the names of two medical books owned by Cervantes' cirujano father: the Libro o práctica en Cirugía of Juan de Vigo and Luis Lobera de Ávila's Libro de las quatro enfermedades cortesanas que son catarro, gota arthética, sciática, mal de piedra y de riñones e hijada, e mal de búas, whose second part is the Libro de experiencias de medicina. Cervantes was a constant reader: surely he must have looked at, and probably inherited, these books. He probably also owned a copy of the expensive translation of Dioscórides, referred to specifically in I, 18. (For references, see my “La biblioteca de Cervantes,” in Studia in Honorem prof. Martín de Riquer, II [Barcelona, Quaderns Crema, 1987], 271-328.)
     Anastasio Rojo Vega has proposed that Cervantes was a friend of Antonio Ponce de Santa Cruz, “clérigo, médico, erasmista y catedrático de la Universidad de Valladolid.” He points to various ideological links between then, including interest in licanthropy, free will, the role of love in causing madness, and a parallel between the madness of the licenciado Vidriera and an anecdote told in the Dignotio et cura affectuum melancholicorum of Antonio's father, Alfonso de Santa Cruz. Alfonso de Santa Cruz was a court physician of Felipe II and, as expert on mental illnesses, charged with treatment of prince Carlos. (“Erasmismo tardío en la medicina española del siglo XVII: Antonio Ponce de Santa Cruz,” Investigaciones históricas [Valladolid], 4 [1983], 85-97.)

28. The physician-writer. There has been considerable study of the portrayal of physicians in Spanish literature. (For a start, Yvonne David-Peyre, Le personnage du médicin et la relation médicin-malade dans la littérature ibérique, XVIe. et XVIIe. siècles [Paris: Eds. Hispano-Americanas, 1971], and the various earlier studies to be found in the general bibliographies of Fernando González Ollé, José Simón Díaz, and William Moseley et al.) However, despite the many topical studies, anthologies, and bibliographies of types of writers (soldados poetas, franciscanos escritores, etc.), there has been very little study of physicians who were writers. A survey of the doctor-writer in Spain is very much in order.
     In Spain there is an illustrious tradition of physicians who were also humanists and writers on subjects other than medicine. It begins in Muslim Spain with Maimonides and others. León Hebreo was the physician of Fernando and Isabel. In Golden Age Spain, besides López Pinciano, there is Sánchez de Viana, translator of Ovid. Andrés de Laguna, translator of Dioscorides, Cicero, Aristotle, and Lucian (Michael Zappala, “Andrés Laguna, Erasmus and the Translation of Lucian's Tragopodagra,” RLC, 53 [1979], 419-31), was proposed by Bataillon, in a controversial thesis, as author of the Viaje de Turquía. (For an introduction to this controversy see Fernando G. Salinero's edition of the text [Madrid: Cátedra, 1980], and Marie-Sol Ortolá, Un estudio del Viaje de Turquía. Autobiografía o ficción [Madrid: Tamesis, 1983], reviewed by Dennis Seniff in JHP, 4 [1984 (1985)], 85-87.) Other physician-writers include Barahona de Soto, author of Las lágrimas de Angélica (José Lara Garrido, “Luis Barahona de Soto y la medicina. Consideraciones para la biografía de un médico humanista del XVI,” Analecta malacitana, 60 [1974], 682-714, cited in his edition of the Lágrimas de Angélica, p. 16), Jerónimo de Alcalá Yáñez (Alonso, mozo de muchos amos), Carlos García (La desordenada codicia de los bienes ajenos), and Cristóbal Pérez de Herrera (Discursos del amparo de los legítimos pobres). Mateo Alemán was the son of a doctor and studied medicine, and Mosén Diego de Valera was the son of the physician Alonso Chirino. In the modern period, the psychiatrists Luis Martín Santos (Tiempo de silencio) and Castilla del Pino, the historian and politician Gregorio Marañón, the essayists Pedro Laín Entralgo (España como problema), Santiago Ramón y Cajal, and Félix Martí Ibáñez. This list must be incomplete.

29. Mal Lara's Psyche. “Se conserva manuscrita la Psyche de Joan de Mallara dirigida a la muy Alta y Poderosa Señora Doña Iuana, Ynfanta de las Españas y Princesa de Portugal en un ms. de la Biblioteca Nacional, signatura 3949…. Se trata de un poema castellano en verso suelto sobre la fábula de Cupido y Psiquis.” (Rocío Carande Herrero, Mal-Lara y Lepanto: Los epigramas latinos de la galera real de Don Juan de Austria [Sevilla: Caja San Fernando, 1990], p. 18.)

30. Núñez de Reinoso. “Further work needs to be done on Núñez de Reinoso's possible impact on the Persiles…. Its binary structure [Clareo y Florisea] and its gender reversals lead us to pose the question of influence once again.” (Diana de Armas Wilson, Allegories of Love: Cervantes' Persiles y Sigismunda [Princeton: Princeton University Press, 1991], p. 21, n. 62; contributed by her.)

31. Colonial literary studies. “What I foresee in the years to come are the development of colonial literary studies in the direction of social-cultural-literary articulations, in which textual analysis will be informed by cultural historical reconstructions for the period in question rather than the formalist and structuralist biases which have characterized much recent and even current work. Colonial scholars will be likely to read more good history, more good anthropology, participate more fully in the methodologies of other disciplines, and venture into the murky area of the relationship and transition between oral and written cultures…. Colonial literary studies…will be part of the much broader, multidisciplinary and international project of understanding more fully the cultural dimensions of colonialism, of understanding, if only gradually, that colonial culture is not a ‘subculture’ but rather the ground and site of extraordinary cultural improvisation and creativity.” (Rolena Adorno, “Colonial Spanish American Literary Studies: 1982-1992,” Revista interamericana de bibliografía, 38 (1988), 167-76, at pp. 172-73.)

32. Golden Age epic. The following contributed by Frank Pierce, 337 Fulwood Road, Sheffield S10 3BQ, U.K.: Of the outstanding poems (apart from Ercilla's), namely La Cristiada of Hojeda (which I tried to get you to read at Brown!), El Bernardo of Balbuena, La vida de San José of Valdivielso, El Monserrate of Virués, and the two mock epics, namely the Gatomaquia of Lope de Vega and the Mosquea of Villaviciosa (a good, recent edition of the latter appeared in Madrid, 1983, by José Mª Balcells), editions in some cases and certainly stylistic studies and analyses of structures are in order. These poets were of the Spanish Baroque and thus offer rich pickings both for language and form. This is specially true of Balbuena whose long poem (a late tribute to Ariosto) has a great variety of content with accompanying stylistic features. I have no doubt that a student specializing in Golden Age verse would find El Bernardo rewarding. My own work on Hojeda (both edition and criticism) shows, I think, that much still remains to be done in a work notable for its dense content and, in a tradition long established, its original treatment of the major Christian theme. Another work of distinct appeal to Latin Americanists is the very long set of poems, Varones ilustres de Indias, by Juan de Castellanos (editions in this century of parts of the work are available): this poet is remarkable for his evocation of the flora and fauna of colonial America and for his many tales of the discoverers. If a prospective student wishes to go beyond these few poets he/she can always be referred to my La poesía épica del Siglo de Oro (Gredos, 2nd ed., 1968), or the more recent volume I, Época colonial from Cedomil Goiç's Historia y crítica de la literatura hispanoamericana (Barcelona: Crítica, 1988).
     May I in conclusion quote the last two paragraphs from a lecture I gave in 1985 for the Madrid Autónoma colloquium (“La poesía épica del Siglo de Oro,” Edad de oro, 4 [1983], 87-105): “La épica literaria forma una parte esencial de la poesía clásica española. Su vastedad ha tendido a fortalecer el defecto de hoy, aun de los mismos hispanistas, a enfrentarse con estas extensiones de literatura, sobre todo las escritas en verso. Sin embargo, es de esperar que lo dicho arriba haya demostrado que ningún estudio profundo de la Edad de Oro, la de la mayor actividad literaria española, puede ser completo sin que se preste atención a su forma más popular. Desde luego, la poesía popular o de tipo tradicional se publicaba con frecuencia en ediciones de cancioneros o romanceros, de los cuales unos 50 aparecieron en este período. Esta rica vena de poesía y la del pliego suelto estaba relacionada con tradiciones orales. Pero se puede alegar que esas áreas de la poesía de la época, fácilmente accesibles a la sensibilidad moderna, no pueden gozarse plenamente aisladas de la epopeya. No sólo escribieron muchos poetas tanto en formas líricas como narrativas, sino que toda la poesía se componía de acuerdo con los mismos principios de proporción y decoro y los mismos ideales acerca de la posición del hombre en la sociedad y su relación con Dios y el universo. Es decir, toda la poesía del siglo XVI europeo tendía a expresar ciertos prototipos de pensamiento y creencia y a escribirse dentro de un marco de valores dados y aceptados. La poesía y la épica compartían el endecasílabo (el instrumento más flexible de origen italiano) y buena parte de la lengua retórica común.
Mucha valiosa investigación se ha realizado en los campos del renacimiento y el barroco español durante los últimos treinta años más o menos y todavía es mucho lo que aguarda al erudito y al crítico. Mi propia experiencia en este campo de la épica me lleva a estimular a otros a probar el sabor, muy especial, de este tipo de poesía, y así a extender nuestro gusto a áreas no experimentadas y a reexaminar nuestras preferencias. Si estamos dispuestos a tratar de identificarnos con el espíritu y las emociones del pasado a través de la comedia o de la novela picaresca, entonces ¿por qué no ensanchar nuestro interés estético añadiendo a estos dos géneros el épico, que permitiría al estudioso serio de la época ver cómo los valores básicos y los supuestos colectivos de una sociedad diferente de la nuestra eran altamente honrados en la poesía?”


     Esta sección está concebida como un trabajo colectivo. El texto que merece editarse y estudiarse; el manuscrito que se deteriora y que hay que rescatar; la pista que Ud. no tiene el tiempo para seguir; la cuestión que le interesa que alguien estudie; el tema que se presenta pero que no va a investigar, ni sus alumnos tampoco: para todo ello ofrecemos este fichero. A no ser que desee el anonimato, se hará constar su participación.

33. Sir Walter Scott y la literatura caballeresca española. “The influence of the Spanish romances of chivalry on Scott is a topic worthy of investigation, as it is very imperfectly treated by Clara Snell Wolfe, ‘Evidence of Scott's Indebtedness to Spanish Literature,’ RR, 23 (1932), 301-11, who does, however, observe that ‘Another phase of Scott's writing and a very extensive one—the choice of medieval chivalresque material for his novels—may owe much to his reading of Spanish….’ That the typically chivalresque in Scott finds its counterpart in Don Quixote and likewise in Amadís, its model, is manifest’ (p. 130), and that ‘The Talisman and Castle Dangerous are both true tales of chivalry, with all the characteristics of Amadís’ (p. 130). In the catalogue of Scott's library, Catalogue of the Library at Abbotsford (Edinburgh, 1838; rpt. New York: AMS, 1971), we find, besides the two books reviewed [see below], and Southey's translation of Palmerin of England, two different French editions of Amadís, the sixth part (i.e., seventh, in the Spanish numbering) of Amadis de Gaula, the 1737 French translation of Tiran le Blanc, as well as many other works related to chivalry and chivalresque texts in other languages. Even a superficial examination of Ivanhoe shows numerous parallels with the Spanish romances” (Castilian Romances of Chivalry in the Spanish Golden Age: A Bibliography [London: Grant & Cutler, 1979], p. 40).
     Los “dos libros reseñados” son la traducción de Southey de Amadis of Gaul (Londres, 1803), y el Amadis de Gaul de Rose, que se declara “libremente traducido del texto francés de Nicolas de Herberay” (Londres, 1803). La reseña—la primera que Scott escribió—se publicó en la Edinburgh Review, III, No. 5 (octubre de 1803), 109-36.
     Debido a su contacto con Amadís, Scott decidió ser novelista. Fue el autor más popular del mundo en su tiempo y el más imitado por autores españoles. Fue el autor predilecto de Milá y Fontanals, el que le introdujo, según el propio Milá, al medievalismo. Para más datos e información bibliográfica sobre Scott y la literatura caballeresca española en el romanticismo inglés, A Study of Don Quixote (Newark, Delaware: Juan de la Cuesta, 1987), pp. 220-23.

34. El ciego juglar. “What Cervantes, careful observer and commentator, does point to, and I believe a profitable direction for future research, are those unstudied juglares of Golden Age Spain, the ciegos…. It was the ciegos who sang and sold pliegos sueltos, at least from the beginning of the seventeenth century. The role which ciegos might have played in using formulas, creating variants, and perhaps oral composition as well, has not been studied.” (“The Romance as Seen by Cervantes,” El Crotalón—Anuario de Filología Española, 1 [1984], 177-92, en las pp. 191-92. Está en prensa una traducción de este artículo en el tomo Estudios cervantinos [Barcelona: Sirmio, 1991]. Más reciente que aquel artículo, Madeline Sutherland, “The Romance de ciego: A Description of a Mass Market Genre,” RQ, 37 [1990], 61-72.) Ya que Homero fue ciego, según viejísima tradición, nos hallamos ante una oportunidad para una contribución hispánica, parecida a la yugoeslava, a los estudios comparativos de poesía.

35. Pedro Laínez. La relación entre Cervantes y su “maestro poético” Pedro Laínez está sin estudiarse, y bien lo merece. Sobre ella no hay nada más reciente que Rudolph Schevill, “Laínez, Figueroa and Cervantes,” Homenaje ofrecido a Menéndez Pidal (Madrid: Hernando, 1925), I, 425-41. Hay datos sobre Laínez en la biografía cervantina de Astrana Marín. También José Manuel Blecua, “¿Un nuevo poema de Pedro Laynez?” en Homenaje: Estudios de filología e historia literaria luso-hispanas y iberoamericanas para celebrar el tercer lustro del Instituto de Estudios Hispánicos, Portugueses e Iberoamericanos de la Universidad Estatal de Utrecht (La Haya: Van Goor Zonen, 1966), pp. 137-42, incluido en su Sobre poesía de la edad de Oro: Ensayos y notas eruditas (Madrid: Gredos, 1970), pp. 89-95; Schevill, “Algunas poesías de Pedro Laínez,” Revue Hispanique, 81, 2 (1933), 10-28; Homero Serís, “Un nuevo manuscrito con poesías inéditas de Laínez,” BHi, 57 (1955), 325-26.

36. Republicación en forma de libro de un índice de la biografía cervantina de Astrana Marín. “De referencia obligada la monumental obra de Luis Astrana Marín…. Adolece de falta de crítica y es casi inmanejable, pero es de interesante lectura porque allí yacen enterrados al tuntún un sinfín de documentos que ilustran la historia y la literatura de la época” (Juan Bautista Avalle-Arce, “La captura de Cervantes,” BRAE, 48 [1968], 237-80, en la p. 238, n. 3).
     Existe un índice de esta obra que la hace mucho más manejable, pero es, sin embargo, casi inaccesible. Preparado como tesina en la Universidad de Kentucky, bajo la rigurosa dirección de Joseph Jones, estuvo brevemente a la venta, por una editorial desaparecida, en forma de microfilme (Lexington, Kentucky: Erasmus Press, 1978). Es imprescindible su publicación en forma de libro. La autora está dispuesta: Phyllis Emerson, 17305 Old Somerset Road, Waynesburg, KY 40489.

37. Hablando de reediciones, hace falta una nueva edición de la edición de Schevill y Bonilla de las obras de Cervantes. Su edición es, con mucho, la mejor que ha habido hasta la fecha. Adolece de una ortografía excesivamente conservadora, pero sus virtudes son preclaras. Además de ser la única edición de las obras completas de Cervantes en la cual están numeradas las líneas, es “la única en que constan todas las enmiendas introducidas y la que moderniza menos el texto” (“Repaso crítico de las atribuciones cervantinas,” NRFH, 38 [1990], 477-92, en la p. 482, n. 14). Repetidas veces he quedado impresionado con los esfuerzos de los editores por depurar el texto, del que se han apropiado, sin confesarlo, editores posteriores. Fue publicado por los mismos editores con una subvención particular, ya que no hallaron editorial interesada en tan meritorio proyecto. Es difícil de encontrar, incluso en muchas bibliotecas, y el papel de los primeros tomos está ya bastante deteriorado.

38. Una reimpresión de la edición de Don Quijote de Bowle. La otra clásica injusticia, en el campo de las ediciones cervantinas, es la primera edición moderna del Quijote, la de Bowle (1781). Fue la primera edición anotada, y Bowle el primero que intentó, sistemáticamente, reproducir las lecturas de Cervantes con el fin de explicar los puntos oscuros de su libro. Bowle fue también el primero que cotejó el texto, descubriendo las dos ediciones de Cuesta de 1605, el primero en hacer un índice del libro y el primero en enumerar las líneas. Según Ticknor, “hay pocos libros de tanta sabiduría, y al mismo tiempo de tanta modestia…. Es, en efecto, el verdadero cimiento de mucho lo que se ha hecho después en la anotación e ilustración del Quijote.” En la opinión de Julio Casares, las “famosas anotaciones” de Bowle, “discutidas, mejoradas y con harta frecuencia saqueadas por quienes vinieron después, despiertan todavía admiración y pueden estudiarse con fruto.” Y según Amezúa, “En la empresa de comentar el Quijote [eran necesarios] tiempo, estudio y literaria probidad, dotes y circunstancias, que, por fortuna para Cervantes, viéronse reunidas en un excelente varón, entusiasta por extremo de la incomparable novela, el reverendo doctor Juan Bowle, a quien puede reputarse por verdadero patriarca de los cervantistas y benemérito entre todos por la ejemplar obra que realizó…. Sus notas están concebidas y redactadas con gran discreción y excelente criterio, sin que nunca se aventure a dar paso alguno ni sentar afirmación que no tenga su arrimo en libros y autores dignos de toda fe…. Bowle es el primero también que saca a Cervantes de su carácter de escritor puramente nacional…. Obra, en suma, la de Bowle admirable y digna de loa por extremo; tanto más que, no contentándose con su solo comento, fue el primero también que formó un vocabulario cervantino y sacó el Índice de los nombres propios contenidos en la inmortal novela. Y como si no fuera bastante, a él se deben asimismo los primeros cotejos de su texto, con la anotación de algunas variantes de las ediciones primitivas, nuevo aspecto e trabajo crítico y esbozo de secciones que con los años tanta importancia alcanzarían en los estudios del Quijote.
     Pero ¡ay del cervantista que quiera consultar la rarísima obra de Bowle! Hay que acudir a las pocas bibliotecas que la tienen; ninguna la presta. Como pregunta John J. Allen, (HR, 57 [1989], 234): “¿No es hora de que se reimprima?”
     Para las fuentes de las citas y para bibliografía sobre Bowle: Thomas Percy and John Bowle, Cervantine Correspondence (Exeter: University of Exeter, 1987).

39. La edición del Quijote de Lord Carteret (1737). Está sin estudiarse la primera edición lujosa del Quijote, la primera en que la obra fue tratada como una obra maestra, la de Carteret (Londres, 1737). Fue en esta edición que se publicó la primera biografía de Cervantes, la de Mayáns. Un punto de partida puede ser la edición de la biografía por Antonio Mestre, Clásicos Castellanos, 172 (Madrid: Espasa-Calpe, 1972).

40. Tamayo de Vargas. “La personalidad del erudito toledano don Tomás Tamayo de Vargas está por estudiar…y bien merecería un estudio detenido” (Antonio Gallego Morell, Garcilaso y sus comentaristas, segunda edición revisada y adicionada [Madrid: Gredos, 1972], p. 52). Además de los muchos datos y bibliografía de Gallego, José Simón Díaz, Cien escritores madrileños del Siglo de Oro (Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1975), pp. 112-16. J.M.A.T. [¿Alda Tesán?], “Un proyecto de Tamayo de Vargas,” BBMP, 21 (1945), 79-81 (no visto).

41. Una edición de la Junta de libros, la mayor que España ha visto en su lengua, hasta el año de MDCXXIV, de Tamayo, Biblioteca Nacional, Madrid, MSS 9752 y 9753. La comenta Theodore S. Beardsley, Jr., en “The First Catalog of Hispano-Classical Translations: Tomás Tamayo de Vargas, ‘A los aficionados a la lengua española,’” HR, 32 (1964), 287-304. En la Hispanic Society of America hay una copia fotostática pues Beardsley, su director, tuvo un proyecto de publicarla en facsímil, que creemos abandonado. Es de esta inédita Junta una famosa frase que se suele citar incompleta: Cervantes es, según Tamayo, “ingenio, aunque lego, el más festivo de España.”

42. Un texto corto de Tamayo que merece editarse es un memorial dirigido al rey hacia 1620, British Library 1322.l.3. Pide una subvención para la publicación de una serie de crónicas castellanas medievales y del siglo dieciséis, para que los mozos nobles “aprendieran en las historias a lo que sus mayores les obligaron con sus hazañas, y si no lo son [nobles], a imitar los ejemplos de los mejores.” Esta lectura sería mejor que la de las comedias, novelas y los peores de todos, los libros de caballerías. Estos nuevos libros causan “tantos estragos en las costumbres,” y “apenas se hallan libres los retiramientos de las doncellas y recogimientos de los Monasterios desta peste.” Siguiendo su propio consejo, Tamayo publicó Diego García de Paredes y relación breve de su tiempo (Madrid, 1617).
     Llamó la atención a este texto J. N. Hillgarth, “Spanish Historiography and Iberian Reality,” History and Theory, 24 (1985), 23-43, en la p. 30, n. 25, aunque transcribió mal el número de ubicación del tomo como 1322.7.3. Parece ser el mismo que Gallego Morell, p. 55 n. 101 (vea ficha 40), cita como el MS (aunque impreso) 1749 de la Biblioteca Nacional de Madrid. El tomo 1322.l.3 ha sido microfilmado (Strozier Library, Florida State University, “Papeles varios,” Film 8982).

43. Documentos sobre la industria del libro en el siglo XVII. En la misma colección del British Library aparecen muchos otros documentos, memoriales y peticiones relativos a la industria del libro en el siglo XVII. Uno lo estudia María Cruz García de Enterría, “Un memorial ‘casi’ desconocido de Lope de Vega,” BRAE, 51 (1971), 140-60. También se hallan declaraciones de Murcia de la Llana; Antonio Cabreros Abendaño, Memorial en defensa de la inmunidad de los libros; “Don Francisco de la Puebla, vecino de la ciudad de Sevilla, dice que el año de 1603 segun consta de las addiçiones del Indice impresso en Venecia año de 1608, se publicó un edicto, por el qual se prohiben enteramente todos los libros dela Sagrada escriptura puestos en Verso, aunque sea Latino. De este infieren muchos estar prohibidas las poesias del Doctor Arias Montano Sevillano…,” etc.


44. La espiritualidad erótica en la España postridentina. “The distrust of erotic spirituality in Counter-Reformation Spain is a topic that deserves a study of its own.” (Alison Weber, Teresa of Avila and the Rhetoric of Femininity [Princeton: Princeton University Press, 1990], p. 120.)

45. Fray Luis de Granada: una edición del Libro de la oración, y un estudio de su influencia. “One of the topics for dissertations you might mention in JHP is a critical edition of Fray Luis de Granada's Libro de la oración, as well as studies of the influence of Luis de Granada's ideology on other writers after 1558 (that book about a certain Manchegan gentleman comes to mind). Granada was apparently quite present in Luis de León's thoughts.” (De una carta de Elizabeth Rhodes, 14 de noviembre de 1990. Vea el estudio de Rhodes, “Spain's Misfired Canon: The Case of Luis de Granada's Libro de la oración y meditación,” en el número anterior de esta revista, pp. 43-66.)

46. La antología miserable. Aunque superficiales y negativos la mayor parte de ellos, sería útil reunir entre cubiertas todos los comentarios sobre libros de caballerías en los siglos XVI y XVII. Para bibliografía, Romances of Chivalry in the Spanish Golden Age (Newark, Delaware: Juan de la Cuesta, 1982), p. 10 nn. 4-5, y A Study of Don Quixote (Newark, Delaware: Juan de la Cuesta, 1987), pp. 27-38. Nótese que en ninguno de sus estudios posteriores ha vuelto Riquer a reproducir los textos reunidos en la introducción a su primera edición del texto castellano de Tirante el blanco (Barcelona: Asociación de Bibliófilos de Barcelona, 1947). Un comentario no recogido es el de Francisco de Cuéllar, náufrago en las costas de Irlanda tras la derrota de la Invencible: “esta carta…que casi pareçerá sacada de algún libro de caballerías, la escribo tan larga para que V. m. vea en los lances y trabajos que me he visto” (ed. P. Gallagher y D.W. Cruickshank, en God's Obvious Design. Papers for the Spanish Armada Symposium, Sligo, 1988. With an Edition and Translation of the Account of Francisco de Cuéllar [London: Tamesis, 1990], p. 206).

47. También sería utilísima una colección de los prólogos de los libros de caballerías y de las justificaciones encontradas en sus licencias y aprobaciones. De éstas, por ejemplo, se puede concluir que durante el reinado de Felipe II, había menos restricciones sobre reediciones que sobre las ediciones de nuevos textos. Véase por ejemplo los preliminares de la edición de 1584 de Florisel de Niquea, o la de la edición de Palmerín de Olivia descrita por Maria José Serpa Leote Gonçalves da Silva Leal, “Uma impressão do Palmeirim de Oliva feita em Évora por Cristóvão de Burgos e atribuída a Francisco del Canto, de Medina del Campo” (Castilian Romances of Chivalry in the Sixteenth Century [London: Grant and Cutler, 1979], ficha FFd8), que hemos llegado a conocer gracias a la cortesía de María Carmen Marín Pina.

48. Un libro de caballerías a lo divino, la Historia y milicia cristiana del Caballero Peregrino (Cuenca, 1601) “merece un estudio cuidadoso, que hasta el presente no se le ha dedicado” (H. Salvador Martínez, introducción a su edición de la Peregrinación de la vida del hombre [Caballero del Sol] de Pedro Hernández de Villaumbrales [Madrid: Fundación Universitaria Española, 1986], p. 40).

49. También merece atención la Caballería celestial de Jerónimo de San Pedro o Gerónimo Sempere, para siempre distinguida por haber figurado en el Índice, caso único entre los libros de caballerías. La obra se publicó con una subvención de las autoridades valencianas. Ticknor fue el último que vio su segunda parte: ¿dónde puede encontrarse, acaso mal catalogada? (Por estar mal catalogada, desapareció durante muchos años la princeps de la tercera parte del Espejo de caballerías.) Para orientación, A Study of Don Quixote, p. 29, Romances of Chivalry in the Spanish Golden Age, pp. 45-46 y la introducción de Martínez ya citada, pp. 38-39.

50. El influjo ultrapirenaico en el sistema gráfico-fonológico del español medieval. Según Roger Wright (Late Latin and Early Romance in Spain and Carolingian France), antes de que comenzara el influjo cultural de los francos en la Península Ibérica, los hispanos escribían palabras exactamente como en latín, en cuanto a su forma, aunque las pronunciaban de modo distinto. El sistema gráfico-fonológico del castellano alfonsino vendría, según Wright, de Francia. Esto no es totalmente cierto, como Menéndez Pidal probó en numerosas ocasiones en Orígenes del español. Por otro lado, es cierto que hubo alguna influencia ultrapirenaica en el sistema alfonsino. Por ejemplo, la grafía ch, con el valor fonológico actual, vino seguramente de Francia. Pero en el sistema alfonsino la consonante palatal lateral, o la nasal, no se representaban como el francés o en el provenzal medieval. Posiblemente, el influjo ultrapirenaico fue efectivo únicamente en aquellos casos en que el sistema castellano del siglo XI era confuso, inestable; no tenía una relación exclusiva entre una letra y un fonema. (Ficha de Máximo Torreblanca, Linguistics Program, University of California, Davis, CA 95616.)

51. La morfología verbal en el Cancionero de Baena. Existen algunos trabajos relativos a la morfología histórica del verbo español a fines de la Edad Media y comienzos de la Moderna (bibliografía en la Historia de la lengua española de Lapesa, 9ª edición [Madrid: Gredos, 1984], pág. 273, nota 18; más información en Manuel Alvar y Bernard Pottier, Morfología histórica del español [Madrid: Gredos, 1983], capítulos IX-XII). El estudio del Cancionero de Baena debería de ayudar grandemente a nuestros conocimientos de la historia morfológica del verbo español. (Ficha de Máximo Torreblanca.)


52. Argel. Siendo tan importante la experiencia argelina de Cervantes para entender sus ideas religiosas y políticas, es deseable que se estudien, además de la Historia de Argel publicada como obra de Diego de Haedo, otros textos sobre la ciudad. En el deficientemente organizado Repertorio bibliográfico de las relaciones entre la península Ibérica y el norte de África (siglos XV-XVI). Fuentes y bibliografía de Mercedes García-Arenal, Miguel Ángel de Bunes, y Victoria Aguilar (Madrid: CSIC, 1989), aparecen varios relatos inéditos: Francisco Jiménez de Santa Catalina, Viage de Argel (Real Academia de la Historia, ms. 9-27-7E), Melchor de Zúñiga, Descriptión y república de la ciudad de Arjel (Biblioteca Nacional, Madrid, ms. 3227), Alonso Cano, Nuevo aspecto de la topografía de Argel (Real Academia de la Historia, ms. 2-71) y Antonio de Castañedo, Relación del estado de la ciudad de Arjel...1600 (Real Academia de la Historia, ms. 9-2240). No indican los compiladores dónde fue cautivado el padre José Tamayo: Memorias del captiverio del P. José Tamayo de la Compañía de Jesús, ni dan otra indicación de su ubicación sino “ms. de la Universidad de Salamanca.” No menciona a ninguno de estos autores George Camamis, Estudios sobre el cautiverio en el Siglo de Oro (Madrid: Gredos, 1977). Sobre la experiencia argelina de Cervantes tenemos en prensa la comunicación “¿Por qué volvió Cervantes de Argel?” en las Actas del Primero Congreso Internacional de la Asociación de Cervantistas (Barcelona: Anthropos).

53. Merece publicarse íntegramente la Relación berdadera de un caso estraño sucedido en Argel imbiado de Roma, año de mill y quinientos y ochenta y siete años, Biblioteca de la Academia de la Historia, Colección Salazar, F17, folios 135-41. Se trata de dos mujeres, cautivas por diez y siete años y casadas a la fuerza con turcos, que escaparon gracias a unos cristianos que habían puesto en libertad. Hay un breve resumen de Francisco Rodríguez Marín en su “nueva edición crítica” del Quijote (Madrid: Atlas, 1947-49), III, 242, n. 5.

54. El padre Juan de Ribera, promotor de la expulsión de los moriscos: “Objeto desde el siglo XVII de numerosas biografías de tipo hagiográfico, existe notable carencia de estudios modernos acerca de una figura de tal relieve histórico.” (Francisco Márquez Villanueva, “El Nunc dimittis del patriarca Ribera,” en El problema morisco (desde otras laderas) [Madrid: Libertarias, 1991], pp. 196-293, en la pág. 196, n. 1.)

55. Hace mucha falta un manual de estudios hispanoárabes. No hay ninguno, aunque existen varios para la victoriosa civilización hispanocristiana, o para la civilización musulmana en general (p. ej., el Middle East Studies Handbook de Jere L. Bacharach (Seattle: University of Washington Press, 1984). ¿Cuáles son las visiones de conjunto, las bibliografías, las guías de bibliotecas, las revistas? ¿Cuáles son los problemas metodológicos? ¿Cómo abarcar el estudio de la lengua? ¿Cuáles son las fuentes primarias y los estudios históricos e intepretativos de su literatura, historia, ciencia? Un capítulo valioso sería una visión de conjunto de los moriscos.
     Lo que sí hay es una historia de los estudios hispanoárabes: James T. Monroe, Islam and the Arabs in Spanish Scholarship (Leiden: Brill, 1970), obra necesitadísima de traducción al castellano. Cabe señalar también el nuevo y muy meritorio libro de L.P. Harvey, Islamic Spain, 1250 to 1500 (Chicago: University of Chicago Press, 1990), de que tenemos una reseña en prensa en BHS.

56. Urgente: edición de la biografía latina de Cisneros por Álvar Gómez de Castro, según el manuscrito corregido de puño y letra del autor. “La humedad ha hecho estragos en gran parte del manuscrito hasta el punto de que, si no se transcribe a tiempo, nos tememos que se perderá muy pronto.” Se ha perdido ya por deterioro el primer libro. (José Oroz Reta, introducción a su traducción de De las hazañas de Francisco Jiménez de Cisneros [Madrid: Fundación Universitaria Española, 1984], p. 12.) “El que pudo ser manuscrito original se conserva en la actual biblioteca de la Universidad de Madrid y presenta una redacción más extensa que los impresos: la localización del manuscrito y su estado presente resultan lamentables; el lugar en que se encuentra no tiene, en la actualidad, nada que ver con la Facultad de Derecho donde tradicionalmente se dice que está; la tal Biblioteca no tiene ni sala de lectura ni fichero para consultar sus fondos manuscritos y sólo la amabilidad de sus funcionarios permite localizar el volumen que, para mayor desgracia, se encuentra deteriorado en muchos folios—hasta dejarlos ilegibles—por la humedad. Bien valdría una mayor atención a este monumento de nuestra historiografía porque, de otro modo, lo dejaremos pasar a mejor vida, nosotros que tanto nos quejamos de la desidia de generaciones anteriores” (Antonio Alvar Ezquerra, “Alvar Gómez de Castro y la historiografía latina del siglo XVI: La vida de Cisneros,” en El erasmismo en España, ed. Manuel Revuelta Sañudo y Ciriaco Morón Arroyo [Santander: Sociedad Menéndez Pelayo, 1986], pp. 247-64).
     El manuscrito que se está perdiendo “es casi siempre más completo o más explícito” que la versión conocida, la editada en 1569, según palabras de Marcel Bataillon, Erasmo y España, trad. Antonio Alatorre, 2ª edición (México: Fondo de Cultura Económica, 1966), p. 1, n. 1. “El contenido del manuscrito no coincide exactamente con la obra impresa, hasta el punto de que lo que en aquél son tres páginas en el libro impreso no pasa, a veces, de 10 líneas” (Oroz, p. 13).

57. Por otra parte, falta una biografía crítica de Cisneros. Su papel como fundador de la Universidad de Alcalá, sus cargos de regente y de confesor de la reina, y la campaña de santificación causaron que se reuniera y conservara uno de los conjuntos más ricos de fuentes para una figura del aquel período. Pero falta el latinista seglar que esté dispuesto a leerlas, y han sido religiosos y defensores suyos todos sus biógrafos. En el número siguiente de esta revista, dedicado a “Visiones disidentes del 92” y coordinado por Diana de Armas Wilson, publicaremos nuestro ensayo: “Cisneros y la quema de los manuscritos granadinos.”

58. Hernando de Talavera. “Resulta casi increíble la absoluta penuria de investigaciones modernas en torno a una figura primordial para comprender tantos y tan importantes aspectos del reinado de los Reyes Católicos.” “Sigue echándose de menos la gran obra de conjunto a que la figura de Fr. Hernando de Talavera es acreedora” (Francisco Márquez Villanueva, Investigaciones sobre Juan Álvarez Gato, Anejos del BRAE, 4 [1960; reimpr. con apéndice, Madrid: Real Academia Española, 1974], p. 105 n. 1 y p. 514). Sobre el tolerante Talavera, a quien los moros de Granada llamaban “santo,” hay alguna bibliografía en mi trabajo citado en la ficha anterior.

59. Urgente: rescate del manuscrito de Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca. Ha desaparecido desde 1940 el manuscrito de una de las obras más importantes de la literatura española. Debido a esta carencia, existe en relación a Poeta en Nueva York la mayor controversia textual de la literatura hispánica contemporánea. Quienes podrían recuperar el manuscrito no quieren y quienes quieren, no pueden. Las ediciones recientes de Poeta en Nueva York están elaboradas a base o de borradores, o de las ediciones de 1940. Es importantísima la recuperación de este famoso manuscrito para establecer de una vez un texto definitivo de la obra. Su pérdida sería una tragedia.
     Pilar Sáenz de García Ascot, secretaria del editor José Bergamín quien lo publicó en 1940, me dijo en 1975 que el manuscrito estaba en poder de un pariente de ella, cuyo nombre no me comunicó a pesar de mi insistencia. En su opinión sería necesario acudir a “políticos” (el rey de España, por ejemplo) para presionar a dicho pariente.
     ¿Por qué quisiera alguien que el manuscrito no apareciera? Porque su aparición sacaría a la plaza su error en la aludida controversia. Para una introducción a ella, véanse el epílogo de Christopher Maurer a la nueva traducción norteamericana, Poet in New York, trad. Greg Simon and Steven White (New York: Farrar Straus Giroux, 1988), pp. 259-67, Andrew A. Anderson, “Poeta en Nueva York una y otra vez,” El crotalón. Anuario de filología española, 2 (1985), 37-51 y en los mismos revista y tomo, pp. 125-45, María Clementa Millán, “Sobre la escisión o no de Poeta en Nueva York de Federico García Lorca.”

60. Un pequeño estudio, una nota, pero hace falta: una comparación de las varias ediciones de un libro célebre, Noticia de un precioso códice de la Biblioteca Colombina, de Aureliano Fernández-Guerra y Orbe. Fue publicado primero en la revista La concordia, 1-6 (1863), según Jeremiah D. M. Ford y Ruth Lansing, Cervantes. A Tentative Bibliography of his Works and of the Biographical and Critical Material Concerning Him (Cambridge: Harvard University Press, 1931), p. 167. Entonces se incluyó en el Ensayo de una biblioteca española de libros raros y curiosos de Bartolomé José Gallardo, I (Madrid, 1863), cols. 1245-1370. En Palau y Dulcet hallamos otra edición, en forma de libro suelto, de 1864. Ford y Lansing, sin citar la edición de 1864, mencionan una edición “aumentada” en la revista La América, “año XI, núm. 5, 6, 7, Madrid, 1867.” Las posibles diferencias entre estas ediciones de 1863, 1864 y 1867 están sin examinar.

61. Cervantes y los dominicos. Aunque he reconstruido la biblioteca de Cervantes a base de los autores y obras que nombra o que muestra conocer (“La biblioteca de Cervantes,” en Studia in Honorem prof. Martín de Riquer, II [Barcelona: Quaderns Crema, 1987], 271-328), hay sólo un libro que consta documentalmente que Cervantes poseyera. Se trata de la Historia general de Santo Domingo, y de su orden de predicadores de Hernando del Castillo (Madrid, 1584). Consta su compra, además de cuatro no identificables “libritos dorados, de letra francesa,” en una subasta de 1590 (Luis Astrana Marín, Vida ejemplar y heroica de Miguel de Cervantes Saavedra [Madrid: Reus, 1948-58], IV, 463-64). Sería interesante un estudio de esta obra de Castillo y el interés cervantino en los dominicos. El libro ha sido microfilmado: Strozier Library, Florida State University, Film 8837; la edición de 1587 en la desigual “Hispanic Culture Series,” Film 3631, reel 284.
     Téngase en cuenta que 1) Avellaneda, ahora identificado con Ginés de Pasamonte, era un gran devoto de Santo Domingo y los dominicos (“Cervantes, Lope y Avellaneda,” publicado en 1984, retocado y traducido en mis Estudios cervantinos [Barcelona: Sirmio, 1991 (1992)]; Martín de Riquer, Cervantes, Passamonte y Avellaneda [Barcelona: Sirmio, 1988], pp. 105-13). 2) Cervantes ganó un premio en un concurso poético celebrado en el convento de Santo Domingo de Zaragoza (narrado en Jerónimo Martel, Relación de la fiesta que se ha hecho en el convento de Santo Domingo de la Ciudad de Zaragoza a la canonización de San Hiacinto (Zaragoza, 1595).
     Hernando del Castillo fue confesor y consejero político de Felipe II según la Encyclopedia universal ilustrada de Espasa-Calpe (s.v. Castillo, Fernando de), y también según P. Luis Fernández y Fernández de Retana, España en tiempo de Felipe II, 4ª ed., I (Madrid: Espasa-Calpe, 1981), 799, quien cita un documento al respecto. Con todo, apenas hay bibliografía sobre él. No aparece en el artículo de C. Palomo, “Confesores dominicos de los reyes de España,” en el Diccionario de historia eclesiástica de España, ed. Quintín Aldea Vaquero, Tomás Marín Martínez, y José Vives Gatell, I (Madrid: Instituto Enrique Flórez, CSIC, 1972), 600-01. No aparece en Yo te absuelvo, magestad. Confesores de reyes y reinas de España de Pedro Miguel Lamet (Madrid: Temas de Hoy, 1991).
     Las historias intelectuales y críticas de todas las órdenes religiosas españolas—es decir, historias escritas por personas ajenas a las órdenes historiadas—, y la historia comparativa y de sus relaciones, están por escribirse. ¿Cuáles eran la imagen popular y la realidad de los dominicos? No sabemos. Las noticias que me han llegado—y agradecería cualquier ficha bibliográfica que un lector pueda suplir—son una intolerancia en el siglo XV, y una actitud más protectora hacia los indios al principio del XVI. En el siglo XV se distinguían en los ataques a los judíos: “Les dominicains...seront généralement, en Espagne, violemment antisémites et antimusulmans” (Guy Beaujouan, La science en Espagne aux XIVe et XVe siècles [París: Université de París, 1967], p. 9). Se citan los casos del inquisidor Torquemada, y de Lope de Barrientos, quien quemó los libros de Enrique de Villena (Elena Gascón Vera, “La quema de los libros de don Enrique de Villena: una maniobra política y antisemítica,” BHS, 56 (1979), 317-24). Hay una comparación de las posiciones de los dominicos y franciscanos hacia los indios en el Capítulo 16, “Friars and Lost Tribes,” de Lost Tribes and Promised Lands. The Origins of American Racism de Ronald Sanders (Boston: Little, Brown, 1978).

62. Una traducción al inglés (o a otras lenguas) del texto que he identificado como un capítulo de las Semanas del jardín de Cervantes (Las semanas del jardín de Miguel de Cervantes (Salamanca: Diputación de Salamanca, 1988 [1989]); la historia del descubrimiento en “The Story of a Cervantine Discovery,” Manuscripts, en prensa. En las cinco reseñas que he visto hasta ahora, nadie ha sugerido a ningún otro autor, ni ha dicho que Cervantes no pudo haberlo sido. (Francisco López Estrada, “Las fronteras de Cervantes: ¿Las Semanas del jardín restituidas?,” Ínsula, 516 [1989], 4; James Parr, Cervantes, 10 [1990 (1991)], 101-02; Anthony Close, JHP, 14 [1990 (1991)], 305-08: Lilia E. F. de Orduna, Incipit, 9 [1989 (1990)], 199-202; Dennis Madrigal, “Elementos cervantinos en Las semanas del jardín,” Revista de estudios generales [Puerto Rico], 5 [1990-91], 35-56; Antonio Cruz Casado, Angélica, 2 [1992], en prensa.) Un estudio posterior de la fonética cervantina muestra que la del fragmento es completamente compatible (“Cervantes' Consonants,” Cervantes, 10.2 [1990 (1991)], 3-14). Es hora de que se traduzca.

63. Cervantes, corrector de su estilo. El mismo manuscrito, que lleva varias correcciones y añadiduras de la misma mano, ofrece la posibilidad de ver a Cervantes puliendo un escrito suyo, cuidando de pequeños detalles. Los textos del manuscrito Porras de las novelas “El celoso estremeño” y “Rinconete y Cortadillo,” que suelen estudiarse como ejemplos de revisiones cervantinas, carecen de autenticidad (Geoffrey Stagg, “The Refracted Image: Porras and Cervantes,” Cervantes, 4 [1984], 139-53; vea la hoja de erratas).

64. Hace falta una traducción al español de una obra de inspiración cervantina, Las andanzas de Benjamín III de Méndele Mójer Seforim (seudónimo de Shalom Yacov Abramovich, 1917). Escrita en idisch y publicada en 1878, ha sido traducida al polaco con el título El Don Quijote judío, y del polaco al ruso, checo y ucranio. También hay versiones en inglés y alemán, y el autor lo tradujo al hebreo. La obra trata de las andanzas del protagonista y su compañero por la Rusia del zar y satiriza las fantasías estériles de los judíos que viven en los pueblecitos rusos. La obra fue tema de la conferencia de Solomon Lipp, “¿Un Don Quijote judío?,” en el Primer Congreso Internacional de la Asociación de Cervantistas, Almagro, 29 de junio de 1991; se publicará en las actas del Congreso. (Ficha de Solomon Lipp, Department of Hispanic Studies, McGill University, Montreal, Quebec, H3A 1G5, Canada.)


65. Bernardo del Carpio a través de la literatura española. Hasta el siglo diecinueve, el arquetipo del héroe hispano no fue el Cid, sino el casto Bernardo del Carpio, de quien hasta Milá y Fontanals (¡!) escribió un poema épico. Los orígenes de la leyenda de Bernardo han merecido algún examen, como también su tratamiento en el drama y en el romancero. Pero no hay ningún estudio que incluya también los poemas épicos: el Bernardo de Bernardo de Balbuena, la Historia de las hazañas y hechos del invencible Caballero Bernardo del Carpio de Agustín Alonso, la Segunda parte de Orlando de Nicolás Espinosa, El verdadero suceso de la famosa batalla de Roncesvalles de Francisco Garrido de Villena, Las lágrimas de Angélica de Barahona de Soto, España defendida de Suárez de Figueroa, la Lira heroica de Francisco Núñez de Oria y el poema de Milá ya mencionado. Para referencias bibliográficas, el Capítulo II, “The Ideal Libro de caballerías: The Bernardo,” en A Study of Don Quixote (Newark, Delaware: Juan de la Cuesta, 1987). (Una versión primitiva de este capítulo fue publicada como “El Bernardo de Cervantes fue su libro de caballerías,” ACerv, 21 [1983 (1984)], 103-17.)

66. Traducciones de Leonardo Bruni. Aunque “fue uno de los humanistas italianos mejor representados en las bibliotecas castellanas,” están sin publicar las traducciones de sus Vidas de Dante y Petrarca, “sus tratados latinos sobre la caballería, sobre la hipocresía y…[sus] abundantes cartas.” (Carlos Alvar, “Notas para el estudio de las traducciones italianas en Castilla durante el siglo XV,” Anuario medieval, 2 [1990], 22-41.)

67. Sólo se han publicado fragmentos de una traducción del siglo XVI del Purgatorio de Dante (Francisco R. de Uhagón, “Una traducción castellana desconocida de la Divina Comedia,” RABM, tercera época, 5 [1901], 525-59).

68. “No tenemos ninguna buena edición moderna, bien puntuada y bien anotada, del famoso prólogo de Boscán…rico como documento personal, histórico y teórico.” (Elias Rivers, “Nota sobre Bernardo Tasso y el manifiesto de Boscán,” en Homenaje al profesor Antonio Vilanova, ed. Adolfo Sotelo Vázquez and Marta Cristina Carbonell [Barcelona: Universidad de Barcelona, Departamento de Filología Española, 1989], pp. 601-05, en la p. 603).

69. En el deficientemente organizado Repertorio bibliográfico de las relaciones entre la península Ibérica y el norte de África (siglos XV-XVI). Fuentes y bibliografía de Mercedes García-Arenal, Miguel Ángel de Bunes, y Victoria Aguilar (Madrid: CSIC, 1989), encuentro mención de un al parecer inédito Diario de Túnez de Francisco Ximénez, Real Academia de la Historia, MS. E 196-E 199.

70. Influjo de La Numancia en la identidad española. “La influencia de La Numancia sobre el concepto moderno de la nacionalidad española merece un estudio detallado.” (“Repaso crítico de las atribuciones cervantinas,” NRFH, 38 [1990], 477-92, en la pág. 481; reimpreso en la colección Estudios cervantinos [Barcelona: Sirmio, 1991 (1992)], pp. 83-103, en la p. 87). Según La Numancia, la nación española es prerromana: no andaluza, cartaginesa ni gaditana, sino celtíbera y castellana. Desde su redescubrimiento a finales del siglo XVIII, La Numancia ha sido una de las comedias más estudiadas y representadas. Además de las notas en “Repaso crítico,” véase Stanislav Zimic, “Visión política y moral de Cervantes en Numancia,” ACerv, 18 (1979-80), 107-50.
     Interesa saber de dónde vino este concepto de España, si es que le vino de alguna parte. ¿Del historiador Morales, con quien estudió el futuro mecenas de Cervantes el cardenal Sandoval y Rojas?

71. Representar las comedias y entremeses “nunca representados” de Cervantes. Me asombra que haya teatro de Cervantes sin estrenar hasta la fecha. Según Manuel Muñoz Carabantes, “Cincuenta años de teatro cervantino,” ACerv, 28 (1990), 155-90, de las diez comedias de Cervantes cuyos textos nos han llegado, sólo se han puesto en escena Los baños de Argel, Pedro de Urdemalas, El gallardo español (éste, en Argel), y La Numancia. ¿Por qué, en uno de los festivales del teatro clásico español, no estrenarlas todas de una vez? Aunque no son comedias al estilo de Lope, cuanto más se llega a comprenderlas, mejor estructuradas, mejor pensadas parecen. Para tener en cuenta, el libro de Edward H. Friedman, The Unifying Concept: Approaches to the Structure of Cervantes' Comedias (York, South Carolina: Spanish Literature Publications Company, 1981).

72. La literatura sefardí. Pese a la extraordinaria, deslumbrante riqueza de la literatura escrita por los judíos españoles, se estudia muy poco. Hay muchas obras sin traducir y las traducidas no siempre están disponibles. Hace falta una guía comparable a la conocida Introducción a la literatura medieval española de Francisco López Estrada. No hay una historia escrita con completa libertad: el valioso Manual de historia de la literatura hebrea de David Gonzalo Maeso (Madrid: Gredos, 1960), que coloca la literatura hispanohebrea en un contexto más amplio, lleva el “Nihil obstat” ; también el cauteloso José María Millás Vallicrosa, Literatura hebraicoespañola, 2ª edición (Barcelona: Labor, 1967), una historia, ya un poco vieja, de extensión completamente desproporcionada a la riqueza de su material. La poesía ha sido mejor tratada. Las mejor antología es, con mucho, The Penguin Book of Hebrew Verse, ed. y trad. T. Carmi (Harmondsworth: Penguin, 1981). Se halla una bibliografía, limitada a obras en español, de los poetas hebraicoandaluces en Ángel Sáenz-Badillos y Judit Targarona, Poetas hebreos de al-Andalus (Siglos X-XII) Antología, 2ª edición (Córdoba: El Almendro, 1990).

73. Una historia del pensamiento sefardí. Quisiera mucho que existiera una historia que perfilara tanto lo ortodoxo como lo heterodoxo, la ciencia y filosofía y el oscurantismo, la abertura y el rigidez, llegando por un lado al rechazado Espinosa y por otro a la gematría, la magia numerológica. Tendría que tratar de las respuestas al pensamiento cristiano medieval, de las conversiones voluntarias tanto como las forzadas. Por fin, nos ayudaría a entender por qué su cultura no floreció después del destierro, y las raíces judías de la gran cultura católica del Siglo de Oro.

74. El fondo del destierro de 1492. No hay, y hace mucha falta, una historia imparcial y documentada del fin del judaísmo en España, algo como la que Gerald Brenan escribió para la guerra civil del siglo XX. Las que existen, y no hay ninguna reciente, están escritas desde el punto de vista judío, una documentación de la terrible persecución antes y después de 1492. La honradez intelectual requiere un examen de la actitud y acciones judías hacia los cristianos. Los intereses que cobraron los prestamistas, por ejemplo, ¿eran justos o abusivos? ¿Ha de quedar sin comentario el hecho de que el comercio de esclavos y la fabricación y exportación de eunucos fueran durante siglos actividades exclusivamente judías? Los cristianos (y creo que también los moros) percibieron a los judíos como altaneros, que rechazaban en vez de invitar a los infieles a salvarse por la conversión. ¿Se hallan aquí las raíces de las leyes de pureza de sangre del siglo XVI?
     También cabe un reexamen del fondo intelectual. Los cristianos, sobre todo después de la insólita Disputa de Tortosa, creían que la razón estaba de su parte, y los judíos no podían sino recurrir a su tradición.
     En mi artículo “Cisneros y la quema de los manuscritos granadinos,” que se publicará en el número siguiente de esta revista, sugiero que Cisneros, confesor de la reina, tuvo un papel en la inesperada decisión de desterrar a los judíos.

75. El reino judío de Granada. Anticipo del desastre de 1492 es la caída del reinado zirí de Granada, un reino judío en todo menos en su nombre. Aunque las fuentes son relativamente abundantes, es casi desconocido que haya habido un reino judío en España. En una situación sin precedente desde tiempos bíblicos, un judío estuvo a la cabeza del ejército; este judío (Samuel Ibn Nagrilla) fue poeta, dejándonos mucha sangrienta poesía militar. Tampoco se conoce generalmente que Bargebuhr haya sugerido la tesis que la Alhambra haya tenido su origen (no su forma actual) en un templo judío, construido 1000 años después de la destrucción del segundo templo de Jerusalén. La grandeza y la rápida caída del reinado, y los motivos del único pogrom contra judíos en la historia medieval con que se cierra el período, merecen un estudio. Como introducción, los artículos “Granada” y “Jews, Sephardic” en la Encyclopedia of Homosexuality, ed. Wayne Dynes (New York: Garland, 1990).

76. España y el papado. Tampoco existe una historia crítica de las relaciones entre España y el papado, incluyendo el papado aviñonés.

77. La historia de los condes de Orgaz. “We have an archive here with documents that go back to the twelfth century. Long ago I used it to prepare a Ph.D. thesis on the history of the counts of Orgaz and transcribed over four hundred pages with my computer. Unfortunately, at just that point I realized that I'd never manage to actually go through it all again in order to actually write the thesis, so it simply never got done.” (“The Count of Orgaz,” Architectural Digest, January 1992, pp. 114-16. Le agradezco a Javier Herrero el llamarme la atención a este número de Architectural Digest, dedicado a temas españoles.)

78. Invenciones cortesanas. “There exists no adequate study of the so-called courtly invenciones, which combined visual and material elements called devisas with letras or motes (texts intended to gloss indirectly, ingeniously, and ambiguously the visual image). See Pierre Le Gentil, La poésie espagnole et portugaise à la fin du Moyen Age (Rennes: Philon, 1949-53), I, 214-18, II, 219-28, and Francisco Rico, ‘Un penacho de penas: Sobre tres invenciones del Cancionero general,’ RJ, 17 (1966), 274-84.” (E. Michael Gerli, JHP, 15 [1991 (1992)], p. 245, n. 12.)

79. El diario de Morla Lynch. Sólo se ha publicado en versión censurada uno de los documentos más importantes para conocer la realidad íntima de la Generación del 27: el diario del embajador chileno Carlos Morla Lynch (En España con Federico García Lorca: Páginas de un diario íntimo [Madrid: Aguilar, 1957]). En 1985, la poseedora del manuscrito completo fue su nieta, Verónica Morla, Príncipe de Vergara, 57, Esc. A, 8º B, 28006 Madrid, (91) 411-03-38. Según informes, ha hablado varias veces de destruirlo. Sería trágico perder las memorias completas de una persona a cuya casa acudían tantos poetas. (Comentado en “Lorca and Censorship: The Gay Artist Made Heterosexual,” Angélica [Lucena], 2 [1991], 121-45.)

80. El informe oficial sobre la muerte de Lorca. Aunque piensan algunos que después de tantos libros sabemos todo sobre el asesinato de Lorca, nos falta todavía una cantidad de documentos importantes. Entre éstos, los primeros son el informe oficial mandado a Franco, y la denuncia de Lorca hecha por Ramón Ruiz Alonso. En el archivo del gobernador militar de Granada, José Valdés Guzmán, hubo (según su hijo) una carpeta con la etiqueta “Asunto García Lorca.” Tal carpeta estaba vacía en el momento de verla él, aunque el hijo sí poseía—o posee todavía—la minuta, y “ya sólo esto constituye una documentación importante.” Añadió: “Tengo otros papeles que mencionan a Federico y que resultarán aplastantes en el momento en que se conozcan.” Todo ello ha de buscarse o en el archivo de Franco o entre los herederos de Valdés. (Comentado en “Unanswered Questions about Lorca's Death,” Angélica [Lucena], 1 [1990], 93-107.)

81. Martín de Riquer, maestro del rey Juan Carlos I. Que aquél fuera llamado a desempeñar el histórico cargo de preceptor del príncipe consta en un artículo de periódico (La vanguardia, 16 de enero de 1990, reproducido en el Boletín cultural, No. 96, enero de 1990, p. 15). Cabría perfilar las enseñanzas y lecturas, y estudiar el grado en que el papel del monarca en la consolidación de la democracia, su comportamiento en el asalto al congreso (un momento secular en la historia de España), y su promoción del castellano, se derivan del trabajo de Riquer. (La posición del rey frente al castellano aparece repetidas veces en los recortes reproducidos en el útil Boletín cultural, distribuido en los EE.UU. por el Cultural Office de la Embajada Española. Un ejemplo: “El Rey pide respeto para el castellano como ‘instrumento de nuestra solidaridad nacional,’” ABC, 6 de marzo de 1990, reproducido en Boletín cultural, No. 96, marzo de 1990, p. 10.)


82. Preparar y hacer disponible un texto electrónico de las Obras completas de Cervantes. Un texto electrónico permite la localización rápida de palabras, combinaciones de palabras, nombres, formas verbales, etc. Es una herramienta básica de la investigación moderna. Desde hace años circulan textos electrónicos de Shakespeare, Dante, Goethe, etc. Un texto electrónico supliría la falta de concordancias, que también existen desde hace mucho tiempo para muchos otros autores en otros países.

83. Reunir y publicar las Obras completas de Américo Castro. “Hay un proyecto, semiabandonado, como tantos otros—España es un país riquísimo en proyectos, escasísimo en realizaciones—que es el de editar las obras completas de don Américo.” (Alonso Zamora Vicente, “Américo Castro y Cervantes,” en Homenaje a Américo Castro [Madrid: Universidad Complutense, 1987], pp. 213-20, en la pág. 213.) También es deseable la publicación de su epistolario.

84. Corregir y completar las Obras completas de Baroja. “La incompleta y, a trechos, harto defectuosa edición de sus Obras completas.” (Pere Juan i Tous, “Ciencia frente a historia: Sobre el trasfondo anarquista del anticatalinismo barojiano,” en Einheit und Vielfalt der Iberoromania [Hamburg: Helmut Buske, 1989], pp. 147-58, en la p. 151, n. 9.)

85. Libros españoles antiguos de la Biblioteca de San Petersburgo. Por cortesía y esfuerzo de Olga Svetlakova (Leningradskaya obl., Izhorskaya 6 k 13, 188002 Leningrad), dispongo de una lista de los 35 libros españoles antiguos que existen en esta biblioteca. Algunos, no sé si todos, fueron compras del embajador ruso en España hace más de un siglo. Son en su mayoría del siglo dieciséis y la compiladora sólo ha incluido “algunos” de los libros del diecisiete. Aun más, los libros son principalmente de literatura española: incluye Barahona de Soto, Boscán, Castillejo, Argensola, Antonio de Guevara, el cancionero Vergel de amores, etc. Entre ellos figura un ejemplar único, el libro de caballerías Lidamor de Escocia. (Un microfilme de este ejemplar único de Lidamor de Escocia se halla en Strozier Library, Florida State University, Film 9357; comenté su adquisición en “Búsqueda y hallazgo de Philesbián de Candaria,” Miscellanea barcinonensia, 11 [1972], 147-57.)
     Bien merece publicarse en Cuadernos bibliográficos o una revista parecida, entre otros motivos porque podría animar a Olga a que nos envíe una lista del notable fondo hispánico en la biblioteca de Minsk. Pero hace falta un pequeño trabajo para revisar, corregir, y anotar estas entradas. Enviaré fotocopia de esta lista a quien la solicite.

86. Estudios socio-literarios de los libros de caballerías. “The romances of chivalry constitute a largely unexplored area of socio-literary study, and…the value of such texts as encoded cultural documents must be rediscovered in the same way that critics have reappraised the import of the novela picaresca in Spain and the baroque novel in Italy.” (Augustus Pallotta, “Venetian Printers and Spanish Literature in Sixteenth-Century Italy,” Comparative Literature, 43 [1991], 20-42, en la p. 35. He atacado el concepto de novela picaresca en “Does the Picaresque Novel Exist?” Kentucky Romance Quarterly, 26 [1979], 203-19.)

87. La historia de las biografías de Cervantes. “[Es conveniente] desarrollar la trayectoria del biografismo cervantino, diferenciando sus etapas, aclarando sus postulados, midiendo sus aportaciones y sus limitaciones. Semejante estudio, entre otros resultados, podría ayudarnos a analizar las sucesivas representaciones que tenemos de Cervantes, como otros tantos hitos de un proceso mitificador cuyos orígenes han de buscarse en el autodiscurso cervantino.”

88. Una reseña documentada de la vida de Cervantes. “En segundo lugar, hacer una reseña documentada de las experiencias y acciones del autor del Quijote, al estilo de la que James Fitzmaurice-Kelly bosquejó en su época, pero complementando y ampliándola: una recopilación de todos los datos de que disponemos sobre la vida de Cervantes, con la indicación de su procedencia y el complementario crítico que se merecen. Este corpus cervantinum vendría a constituir una referencia imprescindible para cualquier investigador, a la par que una base insustituible para las futuras encuestas.”

89. “Al fin, una exposición de todos los problemas que plantea esta vida, incluyendo, a propósito de cada punto controvertido, una presentación de las hipótesis aducidas, así como de las vías que quedan por explorar. Pueden imaginarse diferentes apartados que corresponden a las etapas sucesivas del manco de Lepanto. También podrían incluirse temas que, hasta ahora, eran coto vedado de los intérpretes de la obra cervantina—el Quijote, el Persiles, las ideas estéticas o el teatro—pero que convendría enfocar desde la perspectiva del biógrafo. ¿Es este esquema el más apto para facilitar un reconocimiento completo del área que se ofrece a una investigación exhaustiva? Es una de las muchas preguntas que me gustaría someter a reflexión.” (Jean Canavaggio, “Cervantes en su vivir: ¿Un arte nuevo para una nueva biografía?” Anthropos, 98-99 [1989], pp. 41-48, en la p. 48).

90. Una edición de San Ignacio de Loyola: poema heroico de Hernando Domínguez Camargo. “Todavía no existe, desgraciadamente, una adecuada edición moderna que haga accesible esta difícil obra maestra del gongorismo americano.” (Elias L. Rivers, “Góngora y el nuevo mundo,” Hispania, 75 [1992], 856-61, en la p. 858.)

91. Poesías de Jerónimo de Barrionuevo. “Ningún estudioso se ha entretenido en rescatar de su silente yacencia este manuscrito autógrafo [ms. 3736] que reposa en algún sótano oscuro de la Biblioteca Nacional de Madrid.” El “impresentable mamotreto” contiene “miles y miles de versos.” (José Ramón Fernández de Cano y Martín, “Don Jerónimo de Barrionuevo, poeta castrado,” en Estado actual de los estudios sobre el Siglo de Oro, ed. Manuel García Martín [Salamanca: Universidad, 1993], 347-55).

92. Hace falta un índice de una colección en microfilme de libros españoles antiguos. La serie “Iberian and Latin American Books before 1701” (antes “Hispanic Culture Series” ) contiene centenares de libros de los siglos XV y XVI, reproducidos de ejemplares de la Biblioteca Nacional de Madrid. Hay de todo: por ejemplo, muchos libros de caballerías. Pero la serie jamás ha sido catalogada como se debe; no existe sino una lista. Por ello, ha sido poco utilizada. En 1993 su casa editora es Omnisys Corporation (ha pasado por varias casas), y su distribuidor en 1993, para todo el mundo: Norman Ross Publishing, 330 West 58th St., New York, NY 10019. Pida una descripción detallada. En la biblioteca de la Florida State University existe la colección completa hasta el rollo 500 (Film 3631), y listas encuadernadas de su contenido (Z2682 H573 y Z2682.H57 1976).
     Entre los libros figuran varios que pueden ser difíciles de catalogar: por ejemplo, textos hispanohebraicos. Serían necesarias, para un catálogo completo, nociones de biblioteconomía. Pero tendría su validez aun un catálogo de los textos en castellano, que son la mayoría.

93. Editar el epistolario de Gerald Brenan. Dejó caja tras caja de cartas, unos tres o cuatro millones de palabras. La calidad literaria de las cartas es muy alta. (Véase el comentario de su biógrafo Jonathan Gathorne-Hardy, citado en el New York Times Book Review, 16 de mayo de 1993, p. 12.)

94. Temas de cultura homosexual española. En el Lesbian and Gay Studies Newsletter del caucus gay de la norteamericana Modern Language Association, 18.2 (1991), 1, 5-7; 18.3 (1991), 27-30; 19.2 (1992), 6-8; y 19.3 (1992), 7-11, hay 53 fichas de temas de posible trabajo en esta área. Enviaré fotocopias a quien las solicite.

95. Reunir las Obras en prosa atribuidas a Cervantes. Las únicas obras atribuidas que han sido recogidas son las poéticas (véase la meritoria colección de Schevill y Bonilla, en el tomo 6 de su edición de las Comedias y entremeses). De las obras atribuidas en prosa las únicas de fácil acceso son la Tía fingida, bien editada por Bonilla, de donde tomaron el texto editores posteriores, y el supuesto fragmento de las Semanas del jardín publicado por un servidor.
     Una colección completa de estas obras llenaría un tomo de papel biblia, pero aun una selección sería utilísima. La necesidad más apremiante es una reedición de la Relación de las fiestas que en Valladolid se hicieron al nacimiento de nuestro Príncipe, sin edición desde 1916. Otros textos están asequibles sólo en las reimpresiones del Ensayo de una biblioteca de libros raros y curiosos de Gallardo, o en viejas ediciones de la Sociedad de Bibliófilos Españoles. Para detalles, véase mi “Repaso crítico de las atribuciones cervantinas” en mis Estudios cervantinos (Barcelona: Sirmio, 1991), pp. 83-103; “Cervantes autor de la Topografía de Argel de Diego de Haedo,” que presentaré al VII Coloquio de la Asociación de Cervantistas, Alcalá de Henares, noviembre de 1993; Las “Semanas del jardín” de Miguel de Cervantes (Salamanca: Diputación de Salamanca, 1988), Antonio Cruz Casado, “Una recuperación: Las semanas del jardín, de Miguel de Cervantes,” Anales cervantinos, 30 (1992), 163-73. En el futuro espero dedicar estudios a la autoría cervantina de la Relación de la cárcel de Sevilla y del Cautiverio y trabajos de Diego Galán.

97. Editar Amadís de Grecia, de Feliciano de Silva. La necesidad de ediciones modernas de las obras caballerescas de Feliciano de Silva, el interesantísimo autor predilecto de Don Quijote, es evidente y apremiante. La edición que anuncié y comencé hace unos quince años está abandonada. He microfilmado todas las ediciones antiguas; estas películas están dentro de poco en la Strozier Library, Florida State University. Para una introducción a la obra, mi “Amadís de Gaula and Amadís de Grecia,” en Romances of Chivalry in the Spanish Golden Age (Newark, Delaware: Juan de la Cuesta, 1982), pp. 75-85. En el mismo libro, pp. 87-88, hay otras sugerencias de temas de trabajo relacionados con los libros de caballerías castellanos.


     1 See the reviews by Joseph Snow, MLJ, 60 (1976), 227-28; Alan Soons, Renaissance Quarterly, 28 (1975), 96-98; Hensley C. Woodbridge, Hispania, 58 (1975), 230; A. Hacthoun, REH [Alabama], 11 (1977), 473-74; Frederick A. de Armas, Hispanófila, No. 55 (September, 1975), 103-04; Otis Green, HR, 44 (1976), 179-80; Joseph L. Laurenti, Revista interamericana de bibliografía, 25 (1975), 182-83.
     2 Earlier, and with annotations missing in the Clásicos castellanos edition, “El rey Rodrigo en la literatura,” BRAE, 11 (1924), 157-97, 251-86, 349-87, 519-85; 12 (1925), 5-38, 192-216.
     3 Daniel Eisenberg, Romances of Chivalry in the Spanish Golden Age (Newark: Juan de la Cuesta, 1982), pp. 83-84.
     4 Rogel de Grecia, quoted in my Romances of Chivalry in the Spanish Golden Age (Newark: Juan de la Cuesta, 1982), p. 83.
     5 Poeta en Nueva York: Historia y problemas de un texto de Lorca (Barcelona: Ariel, 1976), p. 186, n. 17.

[1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16] [17] [18] [19] [20]
[21] [22] [23] [24] [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] [32] [33] [34] [35] [36] [37] [38] [39] [40]
[41] [42] [43] [44] [45] [46] [47] [48] [49] [50] [51] [52] [53] [54] [55] [56] [57] [58] [59] [60]
[61] [62] [63] [64] [65] [66] [67] [68] [69] [70] [71] [72] [73] [74] [75] [76] [77] [78] [79] [80]
[81] [82] [83] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] [93] [94] [95] [96] [97]


Daniel.Eisenberg@bigfoot.com
Home Page: http://users/jehle/deisenbe/index.htm
URL: http://users/jehle/deisenbe/Other_Hispanic_Topics/Research_Topics_in_Clas_Sp_Lit.htm